Marc Gasol entra en la gloria de los Grizzlies y en el corazón de Memphis

Equipo
By Equipo
12 Min Read

Marc Gasol tuvo noches memorables en Memphis durante más de una década vistiendo la camiseta de los Grizzlies. Su álbum de recuerdos es amplio. Pero este sábado, madrugada del domingo en Barcelona, ocupó un lugar especial. Los Grizzlies retiraron la camiseta del número 33 y la pusieron en lo más alto del pabellón.

El mediano de los Gasol tuvo trato de “leyenda”, así se refirió a él el ‘speaker’. Había gente con caretas con la cara de Marc. Artistas que animaron el descanso luciendo camisetas con el 33. Fue especial, con toda su familia ahí y la reunión del llamado ‘Core 4’ que formó con Zach Randolph, Tony Allen y Mike Conley en los mejores años de sus vidas, cuando elevaron a los Grizzlies a lo más alto.

“Fue un place y un privilegio verte jugar a tanto alto nivel”, afirmó Pete Branca, el ‘speaker’ del equipo. “Fue un placer y un privilegio disfrutar de tu clase y tu encanto, y del aprecio que sientes por esta ciudad”, reiteró antes de entregarle el micrófono para que el homenajeado se dirigiera al público, muy numeroso a pesar de que la fiesta se hizo al final del partido de los locales contra los 76ers de Filadelfia, que, además, ganaron.

Al lado de su esposa, Cristina Blesa, y sus dos hijos (Julia y Luca), Marc se arrancó pidiendo perdón a sus compañeros por haber sido a veces tan cabezota. “Me preocupaba mucho por esta ciudad y quería ganar”, se excusó.

Luego explicó que esta semana él y toda su familia han disfrutado de Memphis, parte muy importante en sus vidas, y de los viejos amigos. “Hemos encontrado mucho amor y respeto en los seguidores, siempre estaremos con vosotros”, prometió en medio de una sonora ovación. Y tuvo palabras para sus otros tres compañeros históricos en los Grizzlies, a ellos les dio las gracias porques, aseguró, nunca habría ganado el anillo que, ya sin ellos, ganó con los Raptors de Toronto.

Vertical

La camiseta gigante de Marc Gasol, que posa junto a los otros tres del ‘Core 4’, Zach Randolph, Tony Allen y Mike Conley (de izquierda a derecha) 

Nikki Boertman / AP/LaPresse

Entonces se produjo el momento esperado, la elevación del 33 al olimpo de los Grizzlies, a la gloria de Memphis y al corazón la ciudad.

El aprecio tuvo una clara expresión. Marc consiguió que el ‘Core 4’ se reuniera otra vez, algo que no sucedía desde el 2017. Ni siquiera hubo reencuentro cuando a finales del 2021 retiraron el 50 de Randolph, hasta esta noche el único dorsal con este honor en esta franquicia. Ya no está solo.

Coincidencias del destino, los locales se enfrentaron a los de Filadelfia, entrenados por Nick Nurse, que era el preparador de los Raptors cuando estuvo Marc y ganaron el anillo en el 2019. “Fue un jugador excepcional, pero permítanme decir que era todavía mejor persona”, dijo Nurse en la previa del partido de homenaje.

La noche tuvo varios alicientes. Antes que nadie habló Pau, el hermano mayor, que es el que abrió la senda de los Gasol en la ciudad de Elvis y también en la que asesinaron a Martin Luther King.

Aquí aterrizó Pau en el 2001 y vino con toda la familia. Marc estudio en esta ciudad, en el instituto Lausanne, donde también retiraron el dorsal 33, hasta que decidió volver a Barcelona y Girona, paso previo a su regreso a Memphis en el 2008, donde jugaría once temporadas, hasta que fue traspasado a la escuadra de Toronto.

“Como hermano, significa mucho ver que a mi hermano recibir este honor esta noche por el legado que dejó en Memphis”, remarcó Pau.

Horizontal

Marc y Paul Gasol se reunieron en la pista en la que los dos se iniciaron en la NBA 

Nikki Boertman / AP/LaPresse

«Tengo una sensación de enorme orgullo, de felicidad, por Marc, por el reconocimiento que esto supone, lo que él y sus compañeros consiguieron en esta franquicia, en esta ciudad, en la liga», aseguró Pau. “Estoy muy orgulloso de él. Memphis está orgullosa de ti, Marc, esto es increíble”, añadió.

Habló de la determinación ética de su hermano, de su fortaleza competitiva, “aprendió rápido y se convirtió en uno de los mejores del mundo», prosiguió. Confesó que antes de que fuera ‘drafteado’ (elegido), él ya insistió a los dirigentes del equipo para que intentarán ficharlo. “Desde el primer día marcó diferencias», señaló. Para Pau era uno de los peores rivales, hacia pocos puntos cuando se enfrentaba a él porque Marc conocía bien sus movimientos.

«Marc ha logrado cosas extraordinarias aquí a lo largo de su carrera», reiteró Pau sobre las once temporadas que Marc formó parte de este equipo.

«Viví un momento especial de esta franquicia y con algunos de mis compañeros asentamos la fundación de este equipo en esta ciudad», recordó Pau. La franquicia se instaló en esta urbe de Tennessee en 1995, procedente de Vancouver (Canadá). “Nos sentimos orgullosos de lo que hemos hecho», dijo el hermano mayor, en rueda de prensa previa, al referirse a la herencia Gasol en Memphis.

Pero a media temporada, en el 2008, optó por irse a los Lakers de Los Angeles, donde escribió su gran historia, ganó dos anillos, trabó una amistad inolvidable con el desaparecido Kobe Bryant y tuvo el honor de que le retiraran su dorsal 16 en marzo del 2023.

Marc tomó el testigo en Memphis y lo amplió. No solo superó los éxitos de Pau en esta escuadra, sino que se convirtió en símbolo del equipo y un factor identitario para esta ciudad. Su labor en la pista estuvo acompañada de una intensa actividad social y humanitaria con niños que ha calado. «El ADN de Marc conectó muy bien con la identidad de esta ciudad. Muy trabajador, lo daba todo para el equipo. Cada partido que disputaba repercutía en esta ciudad de clase trabajadora», sostuvo Pau en la rueda de prensa.

“Tu familia es muy importante en tu éxito”, subrayó Marc al inicio del acto de tributo, sentado entre sus otros tres amigos y con sus padres detrás. “Nuestros padres renunciaron a muchas cosas en su vida social para que fuéramos felices. Cuando te conviertes en padre entiendes ese papel en la vida. Por eso siempre les estaré agradecido, por los valores que nos inculcaron y que tenemos”, afirmó.

Al comparar la retirada de la camiseta de Pau y la suya, Marc estuvo diplomático. “Es una celebración a la vez en la misma familia. Al final del trayecto, está muy bien que cada uno tenga su celebración, así que no puedo comparar. Para mi esto es el desafío que afrontas como ser humano, que impacto tendremos”, indicó.

En las once temporada con los Grizzlies, Marc lideró el ‘grit and grind’, un “apretar los dientes y triturar” convertido en lema de la escuadra desde entonces, un baloncesto muy físico con el que los de Memphis llegaron a los ‘playoff’ siete temporada seguidas y en el que el catalán era el líder. La mejor fue la 2012-2013. Entonces disputaron la final de la Conferencia Oeste después lograr una marca de 56-26 en la campaña regular y recibir solo 89,3 puntos de media por partido.

Ese año Marc Gasol obtuvo el premio individual al mejor defensor del año en la NBA, el primer europeo en alcanzar esta distinción. Dos años más tarde (2014-2015) fue seleccionado en el mejor quinteto de la NBA, el único jugador de la historia de los Grizzlies que lo ha conseguido.

Esa temporada tuvo otra gran distinción. En el partido de las estrellas de la NBA, disputado en febrero del 2015 en el Madison Square Garden, Marc hizo el salto inicial por la conferencia oeste. Su rival era un buen conocido, su hermano Pau, que saltó por el este puesto que formaba parte de los Bulls de Chicago. Esa fue la única ocasión en que los dos hermanos fueron titulares en este evento. “Ese fue uno de los momentos álgidos de nuestras vidas”, confesó Pau.

El pívot catalán, y hoy presidente del Girona, es el jugador con más minutos jugados en la historia de la franquicia de Memphis (25.917), partidos disputados como titular (762), tiros de campo anotados (4.341), tiros libres encestados (2.701), rebotes (5.952) y tapones (1.135). También figura como el segundo con más puntos (11.684), asistencias (2.639) y dobles-dobles (194).

Además del partido de las estrellas disputado en la Gran Manzana, Marc fue seleccionado en otras dos ocasiones (2012 y 2017) para esa fiesta de la NBA.

La franquicia de Memphis anunció que retiraba la camiseta con el dorsal el 33 el pasado 1 de febrero, el día siguiente a que Marc comunicase que dejaba el baloncesto profesional.

Memphis, a la ribera del Misisipi, compite con Nashville como capitales musicales. Si la capital es más country, la ciudad por siempre más vinculada a los Gasol suena más a blues. Así que los Grizzilies editaron un vinilo en honor a su admirado pívot que repartió esta noche del sábado entre los asistentes al homenaje. Hubo mucha en el homenaje.

La franquicia ya estrenó hace unos días un documental (diponsible en YouTube) con un título elocuente, ‘Marc Gasol: Memphis Made’, hecho en Memphis. Él es más que un jugador, es un símbolo de la ciudad.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *