¿Qué esperan aprender los científicos del eclipse total en Estados Unidos?

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Extraños comportamientos animales, una corona solar rara vez observable e incluso posibles efectos en los seres humanos. Estas son algunos de los aspectos en los que los científicos trabajarán intensamente este lunes para recopilar datos valiosos sobre el eclipse solar que atravesará Estados Unidos.

Los eclipses totales son «raros» y representan una «oportunidad científica increíble», subrayó recientemente Pam Melroy, administradora asociada de la NASA, durante una conferencia de prensa. La agencia espacial estadounidense liderará la observación, en particular con el lanzamiento de cohetes sonda.

Esto es lo que los investigadores plantean estudiar

La corona solar

Cuando la Luna cubra completamente el disco central del Sol, la capa exterior de su atmósfera, llamada corona solar, será visible «de una manera muy especial», dijo Pam Melroy. Sin embargo, esta es un área “que todavía no comprendemos del todo”.

El calor de la corona aumenta con la distancia a la superficie del Sol, un fenómeno contradictorio que los científicos luchan por explicar.

También es en esta región superior donde se producen las erupciones solares o las prominencias de inmensas estructuras de plasma.


Lee también

Agencias

'Efecto gloria' en Cheops

Durante un eclipse, la parte más baja de la corona es mejor visible que usando un instrumento especial llamado coronógrafo, dice Shannon Schmoll, astrónoma de la Universidad Estatal de Michigan. Entonces esta es una oportunidad de oro para estudiarlo.

Hay algo que preocupa especialmente a los científicos: el Sol se encuentra actualmente cerca de su pico de actividad, que regresa cada 11 años. Por lo tanto, “las posibilidades de observar algo increíble son muy altas”, se regocijó Pam Melroy.

La ionosfera

Los científicos también estudiarán los cambios en la parte superior de la atmósfera terrestre, la ionosfera.

Por aquí pasan gran parte de las señales de comunicaciones. «Las interrupciones en esta capa pueden causar problemas para nuestro GPS y nuestras comunicaciones», dijo Kelly Korreck, funcionario de la NASA.

Sin embargo, la ionosfera se ve afectada por el Sol: sus partículas se cargan de electricidad bajo su radiación durante el día.


Lee también

Mònica Usart / RAC1

Horizontal

Se lanzarán tres pequeños cohetes sonda antes, durante y justo después del eclipse desde Virginia, en el este de Estados Unidos, para medir estos cambios.

La caída de luz causada por el eclipse, más rápida y localizada que una puesta de sol, debería permitir aprender más sobre cómo la luz afecta la ionosfera, para poder predecir mejor posibles perturbaciones problemáticas futuras.

Comportamiento de los animales…

Los eclipses provocan comportamientos sorprendentes en los animales: se ha visto, por ejemplo, a jirafas galopar o a gallos y langostas empezando a cantar.

Además de la luz, también pueden bajar las temperaturas y los vientos, a los que los animales son sensibles.

Andrew Farnsworth, investigador del Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, estudia el efecto en las aves. Utiliza radares meteorológicos para detectar animales en vuelo.


Lee también

Joan Anton Català

El momento de la finalización de la totalidad, capturado desde Oregón durante el eclipse solar de 2017

Durante el eclipse anterior en Estados Unidos, en agosto de 2017, los investigadores observaron “una caída en el número de animales voladores”, explica.

Este eclipse había provocado el cese del comportamiento diurno (con aterrizaje de insectos o pájaros), pero sin provocar comportamientos nocturnos como el vuelo de murciélagos o aves migratorias, explica. Este año, en abril, estas aves podrían verse obligadas a migrar aún más.

Estos estudios son “importantes para comprender la forma en que los animales perciben el mundo”, subraya el experto.

… y también de los humanos

«Los eclipses tienen un poder especial. Tocan a las personas, que sienten una especie de reverencia por la belleza de nuestro Universo», dijo esta semana el jefe de la NASA, Bill Nelson.

Es este sentimiento de asombro lo que los investigadores estudiaron en 2017, basándose en datos de poco menos de 3 millones de usuarios de la red social Twitter.

El resultado: aquellos en el camino del eclipse eran más propensos a usar el pronombre «nosotros» (en lugar de «yo») y a preocuparse por los demás, según Paul Piff, investigador de psicología en UC Irvine. Una experiencia de asombro parece “conectarnos unos con otros”, resumió.

Este año planea estudiar si un experimento de este tipo podría tener un impacto en las divisiones políticas.

También están previstos unos 40 proyectos de ciencia participativa. «Le animamos a que ayude a la NASA observando lo que ve y oye a su alrededor», llamó Bill Nelson.

Los ciudadanos participantes podrán, por ejemplo, registrar el sonido del entorno a su alrededor o la temperatura y la nubosidad mediante una aplicación telefónica.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *