beneficios fiscales a los que puedes acogerte si tienes más de 65 años

Equipo
By Equipo
18 Min Read

Ser mayor de 65 años tiene ventaja en la campaña de la renta 2023-2024, ya que este colectivo tiene derecho a determinadas reducciones y exenciones en la cuota íntegra estatal y deducciones que varían en función de la comunidad autónoma en la que se resida. El listado de los beneficios fiscales es extenso y conocerlos puede reducir de manera significativa la factura con la Agencia Tributaria. 

Rentas y ganancias patrimoniales exentas de tributación, incremento del mínimo personal por edad, así como deducciones por arrendamiento de vivienda habitual, discapacidad o por estar inscrito en un gimnasio forman parte de la lista de los beneficios fiscales más destacados que pueden aprovechar las personas mayores para pagar menos en el IRPF. 

Delegación de la Agencia Tributaria de la plaza Letamendi, en Barcelona

Delegación de la Agencia Tributaria de la plaza Letamendi, en Barcelona

Ana Jiménez

La declaración de la renta de los contribuyentes con 65 años o más se rige, en general, por «los mismos criterios» que se aplican al resto, explica Carme Ferrer, asesora fiscal y socia de Ros Petit. Es por ello que tendrán la obligación de presentar la declaración si perciben rendimientos del trabajo -en los que se incluye la pensión de jubilación- a partir de 22.000 euros anuales o superen los 15.000 euros si tienen dos o más pagadores y a partir del segundo en adelante hayan percibido 1.500 euros o más.

Prestaciones y ayudas económicas 

Rentas exentas de tributación

Los contribuyentes de este colectivo pueden aplicar en sus declaraciones, siempre que cumplan determinados requisitos, las siguientes exenciones fiscales: las  prestaciones económicas por acogimiento de personas con discapacidad o mayores de 65 años, las ayudas económicas otorgadas por instituciones públicas a personas con discapacidad con un grado igual o superior al 65% o mayores de 65 años para financiar su estancia en residencias o centros de día. Asimismo, están exentas las prestaciones públicas vinculadas al servicio, para cuidados en el entorno familiar y de asistencia personalizada, «que se derivan de la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia», detallan desde el Gabinete de Estudios de la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF). 

No tributan en la renta

Ganancias patrimoniales exentas 

Una de las exenciones más destacadas de las que disfrutan los mayores de 65 años es que no deben tributar las ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión de la vivienda habitual. La exención «también se aplicará si se transmite la nuda propiedad y se reserva el usufructo vitalicio», matiza Ferrer. No obstante, si el bien inmueble «se adquirió por la sociedad de gananciales y solo uno de los cónyuges tiene 65 o más años, la exención solo se aplicará por la mitad del beneficio obtenido», aclara Rubén Gimeno, secretario técnico del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF).

Letrero de un piso a la venta

Letrero de un piso a la venta

Pau Venteo / Shooting

Asimismo, quedará exenta de tributación la ganancia patrimonial obtenida por la transmisión de cualquier elemento patrimonial -por ejemplo, bienes inmuebles distintos a la vivienda habitual, acciones o derechos- si el importe percibido en la transmisión se reinvierte, en el plazo de 6 meses, en la constitución de una renta vitalicia a su favor. La cantidad máxima que podrá destinarse a este producto de ahorro será de 240.000 euros. 

Además, la renta vitalicia «deberá tener una periodicidad inferior o igual al año, comenzar a cobrarse en el plazo de un año desde su constitución, y el importe anual de las rentas no podrá decrecer en más de un 5% respecto del año anterior», comentan desde AEDAF. A esto se suma que el contribuyente deberá comunicar a la entidad aseguradora que la renta vitalicia que se contrata constituye la reinversión del importe obtenido por la transmisión de su patrimonio. 

Respecto al rendimiento del capital mobiliario, como las anualidades de las rentas vitalicias inmediatas, el contribuyente podrá aplicarse una reducción del 24% de estas, siempre y cuando tenga una edad comprendida entre los 66 y 69 años, «o el 8% si tiene más de 70 años», añade Gimeno. 

Bienes del patrimonio personal

La hipoteca inversa tampoco tributa 

Otra de las fórmulas para cubrir las necesidades económicas durante la etapa de la vejez es recurrir a la hipoteca inversa, un préstamo o crédito garantizado mediante una hipoteca sobre un bien inmueble que constituye la vivienda habitual del solicitante, que debe tener 65 años o más. La renta adicional que obtenga el contribuyente tras su contratación no tributará en el IRPF si se cumplen ciertos requisitos, como que «la deuda solo sea exigible por el acreedor y la garantía sea ejecutable cuando fallezca el prestatario o, si así se estipula en el contrato, cuando fallezca el último de los beneficiarios», dilucida Gimeno. 

Edad

Incremento del mínimo del contribuyente

El mínimo del contribuyente es la parte de la renta anual obtenida que no tributa porque la Agencia Tributaria considera que se destina a satisfacer las necesidades básicas personales y familiares. «Se obtiene sumando los mínimos por contribuyente, por descendientes, por ascendientes y por discapacidad», explica Ferrer.

El mínimo del contribuyente es, con carácter general, de 5.550 euros anuales, si bien, atendiendo a la edad, se incrementa en las siguientes cantidades: para los de más de 65 años, en 1.150 euros, y para los de edad superior a 75 años, en 1.400 euros. En algunas comunidades autónomas -Andalucía, Islas Baleares, Galicia, Madrid y Comunidad Valenciana- estas cuantías son superiores. 

En el caso de declaración conjunta de unidades familiares, el otro contribuyente no da derecho a la aplicación del mínimo del contribuyente, pero sí resulta computable el incremento del mínimo del contribuyente del otro cónyuge, si su edad es superior a 65 o 75 años. 

Por comunidades autónomas

Deducciones específicas para mayores de 65 años

Algunas comunidades autónomas cuentan con deducciones específicas en la declaración de la renta para los mayores de 65 años. Estas son las más destacadas:

Andalucía

Los mayores de 65 años, así como los contribuyentes menores de 35 años y víctimas de violencia doméstica o terrorismo, pueden deducirse en la declaración el 15% de las cantidades satisfechas por el alquiler de vivienda habitual, con un máximo de 600€ con carácter general, y 900€ si el contribuyente es discapacitado. 

Aragón

Deducción de 75 euros por cada contribuyente que tenga 70 o más años y obtenga rendimientos a incluir en la base imponible general y no sean exclusivamente del capital. No obstante, la cantidad resultante de la suma de la base imponible general y la base imponible del ahorro (casillas 0435 y 0460) no puede ser superior a 23.000 euros en declaración individual o 35.000 euros en declaración conjunta.

Canarias

Deducción de 360 euros por cada contribuyente con un grado de discapacidad igual o superior al 33% y 144 euros por cada contribuyente mayor de 65 años. Estos dos importes son compatibles entre sí. La cantidad resultante de la suma de la base imponible general y la base imponible del ahorro (casillas 0435 y 0460) no puede ser superior a 42.900 euros en tributación individual o 57.200 euros en tributación conjunta.

Cantabria

Deducción del 10% de las cantidades satisfechas por el arrendamiento de la vivienda habitual, deducción que puede aplicar en su declaración el titular del contrato de arrendamiento. El importe máximo es de 300 euros anuales en tributación individual o 600 euros anuales en tributación conjunta. 

Se deben tener cumplidos 65 años o más y la suma de la base liquidable general y la base liquidable del ahorro, minorada en el mínimo personal y familiar, debe ser inferior a 22.946 euros en tributación individual o 31.485 euros en tributación conjunta. Además, los importes pagados en el alquiler deben superar el 10% de la renta del contribuyente, deben estar justificados con factura y justificante de pago. «No son válidos los pagos en efectivo», aclaran desde AEDAF.

Castilla – La Mancha

Deducción de 150 euros para los contribuyentes mayores de 75 años. El contribuyente no podrá aplicase esta deducción si es mayor de 75 años y reside durante más de 30 días naturales al año en centros residenciales de mayores de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha o en plazas concertadas o subvencionadas por ésta en otros centros, a excepción de las estancias temporales derivadas de convalecencias debidamente acreditadas por el Servicio de Salud de la comunidad autónoma.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la cantidad resultante de la suma de la base imponible general y la del ahorro del contribuyente no puede ser superior a 27.000 euros en tributación individual o 36.000 euros en tributación conjunta. En los supuestos en los que la persona mayor de 75 años tenga un grado de discapacidad acreditado igual o superior al 65%, se aplicará la deducción por discapacidad del contribuyente.

Castilla y León

Deducción de 300 euros por cada contribuyente con una edad igual o superior a 65 años, con un grado de discapacidad igual o superior al 33%. Y 656 euros por cada contribuyente, con una edad igual o superior a 65 años, con un grado de discapacidad igual o superior al 65%.

La cantidad resultante de la suma de la base imponible general y la base imponible del ahorro del contribuyente menos el mínimo personal y familiar (casillas 0435, 0460 y 0520) no puede ser superior a 18.900 euros en tributación individual o 31.500 euros en tributación conjunta. Solo se aplica, además, en los casos en los que el contribuyente no fuera durante el ejercicio fiscal usuario de residencias públicas o concertadas de la comunidad de Castilla y León.

Catalunya

Deducción del 10% de las cantidades satisfechas en el año 2023 por el alquiler de la vivienda habitual del contribuyente viudo o viuda mayor de 65 años o más. El importe máximo de la deducción sería de 300 euros. La cantidad resultante de la suma de las bases imponibles general y del ahorro del contribuyente menos el mínimo personal y familiar no puede ser superior a 20.000 euros en tributación individual o 30.000 euros en tributación conjunta.

Hay que recordar, añade la asesora fiscal Carme Ferrer, «que aquellos contribuyentes residentes fiscales en Catalunya que hayan enviudado en 2021, 2022 y 2023 pueden aplicar una deducción en la declaración anual del IRPF que asciende a 150 euros con carácter general y a 300 euros en el supuesto de que el contribuyente tenga a su cargo uno o más descendientes que den derecho a aplicar el mínimo por descendientes».

Galicia 

Deducción del 10% de las cantidades pagadas a terceros por los contribuyentes que tengan una edad igual o superior a 65 años y estén afectados por una discapacidad igual o superior al 65% y que, además, precisen de ayuda de terceras personas. El límite máximo de la deducción es de 600 euros.

El importe resultante de la suma de las bases imponibles general y del ahorro minorada en el importe de los mínimos personal y familiar no puede ser superior a 22.000 euros en tributación individual o 31.000 euros en tributación conjunta. «Además, el contribuyente en 2023 no deber haber sido usuario de residencias públicas o concertadas de la comunidad autónoma de Galicia o beneficiario del cheque asistencial de la Xunta de Galicia» , recuerdan desde AEDAF.

La Rioja

Deducción del 100% de los gastos del contribuyente mayor de 65 años en 2023, con el límite de 300 euros anuales, en relación con los siguientes servicios de ejercicios físicos y de práctica de deporte realizados en la comunidad: los prestados por gimnasios e instalaciones deportivas, por entidades inscritas en el Registro del Deporte de La Rioja, en clases para la práctica del deporte o la educación física, así como por una federación riojana. «Pueden ser actividades realizadas por el contribuyente, su cónyuge y aquellas personas que den derecho a la aplicación de los mínimos familiares por descendientes y ascendientes. Las cantidades pagadas deben estar justificados con la pertinente factura», aclaran desde la asociación de asesores fiscales.

Comunidad Valenciana

La  Comunidad Valenciana aplica una deducción similar, en concreto del  50%, si el declarante es mayor de 65 años y del 100% si el declarante es mayor de 75 años. El límite máximo de la deducción por la práctica del deporte y actividades saludables será de 150 euros.

Otra deducción destacable que se aplica en la comunidad es la de 197 euros por cada contribuyente con discapacidad igual o superior al 33% y de edad igual o superior a 65 años. La cantidad resultante de la suma de la base liquidable general y de la base liquidable del ahorro no podrá resultar superior a 30.000 euros en declaración individual o 47.000 euros en declaración conjunta. No se podrá aplicar esta deducción el contribuyente que obtenga en 2023 una prestación que estuviera exenta en el IRPF del 2023. Asimismo, está sometida a límites específicos.

Islas Baleares

Deducción del 15% de las cantidades pagadas en el arrendamiento de una vivienda habitual en el territorio de Islas Baleares en el caso de contribuyentes que a 31 de diciembre de 2023 fueran mayores de 65 años y no ejercieran ninguna actividad laboral o profesional. El importe máximo de la deducción será de 530 euros.

El contribuyente no puede tener derecho en la declaración del 2023 a aplicar ninguna deducción por inversión en vivienda habitual. Asimismo, la cantidad resultante de la suma de la base imponible general y la base imponible del ahorro no puede ser superior a 33.000 euros en tributación individual o 52.800 euros en tributación conjunta.

Planes de pensiones

Reducción en la declaración

Los contribuyentes tienen posibilidad de reducir la tributación de los planes de pensiones si perciben cobros por este concepto en forma de capital. En concreto, detalla Rubén Gimeno, de REAF Asesores Fiscales, «en las prestaciones derivadas de contingencias acaecidas a partir del 1 de enero de 2007, y por la parte correspondiente a las aportaciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2006, los beneficiarios podrán aplicar una reducción del 40% si rescatan el plan». No obstante, se establecen unos plazos para percibir el capital durante los cuales se permite la reducción del 40%. «Pasados esos plazos, aunque la prestación se cobre en forma de capital, no existirá ninguna reducción», avisa. Por ejemplo, si el contribuyente se jubiló en 2021, 2022 o en este año 2023 podrá aplicar la reducción.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *