cuando invertir y apostar se confunden

Equipo
By Equipo
5 Min Read

La línea entre invertir y apostar se difumina con la facilidad para acceder a apps de compra y venta de activos, presentaciones que se asemejan a la de un juego de azar y la búsqueda de dinero rápido. En el camino ni se valoran riesgos ni se opta por alternativas seguras. Y se abren las puertas a la adicción.

Así lo revela una investigación del Observatorio Social de la Fundación La Caixa. “Cada vez es más habitual encontrar mecánicas del mundo de los juegos de azar y apuestas en la inversión. Es la gamblificación (por gamble, en inglés, apostar). Diseños llamativos para aumentar la implicación, notificaciones en el teléfono, sonidos y estímulos como una tragaperras, foco en las ganancias…”, expone Ainhoa Coloma-Carmona, profesora de la Universidad Miguel Hernández de Elx e investigadora principal. “Con ello se facilita ver la inversión como un juego, probar suerte. Invertir se convierte en una nueva modalidad de apuesta. Se buscan beneficios a corto plazo, inmediatos, en mercados volátiles”, plantea. El trading, la compra y venta de activos cotizados, incluso en segundos, es la forma de hacerlo. Más guiados por la suerte que por la razón…

“La facilidad en el acceso es un factor de riesgo”, comenta Ainhoa Coloma-Carmona

La investigación, en la que también han participado José Luis Carballo, Fernando Miró-Llinares y Jesús C. Aguerri, cuenta con una encuesta telefónica a 1.011 personas y otra online a 1.429. Con ellas se ve que un 13,3% ha invertido o hecho trading el último año. Bolsa, cripto y fondos cotizados son las opciones preferidas. Los activos digitales llaman principalmente a los jóvenes de entre 18 y 25 años, con un 12,8% invirtiendo en criptomonedas, mucho más volátiles. “Ser más joven es factor de riesgo para desarrollar problemas”, advierte. 

Un aspecto que ha llamado la atención es la poca profesionalización del inversor. “Un 98,6% son amateurs”, detalla Coloma-Carmona. “La accesibilidad es un factor de riesgo para desarrollar problemas. Acerca la inversión a gente sin conocimiento, que puede ver como un entretenimiento actividades donde hay un riesgo importante de perder dinero”, destaca. “Cuando normalizas el uso del juego reduces la percepción de riesgo, y eso aumenta el desarrollo de una conducta adictiva”.


Lee también

Luis Federico Florio

Un trader en la bolsa de Nueva York

Llega a hablar de una “hipótesis de sustitución”. “Hemos visto que los amateurs reducen el trading en semanas con botes elevados en la lotería”. Es decir, hay relación directa entre juegos de azar e inversión. También se menciona el concepto de “ trading patológico”: el 85% de las personas que cumplen criterios de juego patológico también hace trading . Un 13% tiene conductas problemáticas, como necesitar cada vez más tiempo invirtiendo, enfado al querer reducir y dejar posiciones o mentir sobre pérdidas.

Gran parte de los que cumplen criterios de juego patológico también hacen ‘trading’, dice la investigación

El fenómeno llega a los videojuegos. Se compra con dinero real las llamadas loot boxes, cajas botín con elementos aleatorios de un juego –trajes, vidas, mejoras– con la esperanza de que toque algo muy buscado y revenderlo. “Las compras y los micropagos son estrategias predatorias que fomentan gastar”, señala. Y crece la apuesta en partidas transmitidas online. Se da sobre todo en jóvenes de 18 a 25 años. El riesgo es mayor entre los que hacen las dos cosas, invertir y apostar en videojuegos: solo la mitad considera que sean un riesgo importante.

Confundir inversión y apuesta acaba mal. Antonio Castelo, analista de iBroker, alerta que sin experiencia “es más probable cometer errores en operaciones rápidas. Es difícil evaluar riesgos y tomar decisiones lógicas”. “Lo más probable es que se pierda, y mucho. Hay muchos casos de gente que se deja cifras ingentes, con una rapidez pasmosa, por operaciones sin sentido al no tener conocimiento ni experiencia”, remacha. “La inversión suele basarse en el análisis económico y financiero. Las apuestas dependen del azar”. Dos mundos…

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *