El lugar sagrado prehistórico escondido en una abadía medieval de Inglaterra

Equipo
By Equipo
8 Min Read

Crowland, en el condado de Linconshire (Inglaterra), está hoy en día dominada por las espectaculares ruinas de su abadía medieval. Pero la leyenda decía que en la zona se encontraba una ermita anglosajona perteneciente a San Guthlac, quien falleció en el año 714 y era famoso por su vida en soledad tras renunciar a las riquezas como hijo de un noble.

Cuando su cuerpo incorrupto fue descubierto 12 meses después de su muerte, Guthlac fue venerado por una pequeña comunidad monástica que se dedicó a su memoria. La popularidad del santo mientras estaba vivo, el éxito de este culto y la peregrinación que inspiró, fueron factores clave en el establecimiento de la Abadía de Crowland en el siglo X para honrar su legado.

¿Un túmulo funerario saqueado?

Existen fuentes históricas sobre la vida de Guthlac, principalmente la Vita Sancti Guthlaci (Vida de San Guthlac) escrita poco después de su muerte por un monje llamado Félix. Estos pocos textos apuntan que el ermitaño creó su morada a partir de un túmulo funerario previamente saqueado.

Durante años, los arqueólogos han tratado de encontrar su ubicación, y aunque se consideraba que Anchor Church Field, en la parte noreste de Crowland, era el sitio más probable, la falta de excavaciones y el creciente impacto de la actividad agrícola en la zona habían impedido una comprensión integral del área.

Los restos de la Abadía de Crowland que aún quedan en pie

Los restos de la Abadía de Crowland que aún quedan en pie

Wikipedia

Investigadores de las Universidaes de Newcastle y Sheffield optaron ahora por excavar Anchor Church Field y, para su sorpresa, se encontraron con una historia mucho más compleja y antigua de lo que se esperaban. Porque el primer descubrimiento con el que se toparon fue un lugar sagrado prehistórico del que nadie tenía conocimiento.

Este henge –una estructura arquitectónica prehistórica con forma circular u ovalada limitada por una zanja o un terraplén- data del Neolítico Final o de la Edad del Bronce Temprano y ya se ha convertido en uno de los descubrimientos más grandes jamás realizados en el este de Inglaterra.


Lee también

David Ruiz Marull

Horizontal

Según explican los arqueólogos en un artículo publicado en la revista Journal of Field Archaeology, debido a su tamaño y ubicación, el henge habría sido un lugar destacado en la región y habría jugado un papel ceremonial importante en un momento histórico en el que Crowland era una península rodeada de agua y pantanos por tres lados.

El sitio sagrado estaba situado en un punto distintivo y muy visible que se proyectaba hacia los pantanos. Pero con el paso del tiempo fue abandonado. Aún así, la gente de la zona le habría seguido dando importancia al lugar, especialmente por los importantes movimientos de tierra prehistóricos realizados, que todavía habrían sido visibles en época medieval.

Un peine de hueso encontrado durante las excavaciones

Un peine de hueso encontrado durante las excavaciones

Newcastle University

De ahí que, probablemente, ermitaños como Guthlac lo consideraran un lugar de descanso ideal. Paisaje único con un largo y sagrado pasado. De ahí que durante la vida del santo se volvió a ocupar el henge.

Las recientes excavaciones permitieron encontrar grandes cantidades de material, entre ellos cerámica, dos peines de hueso y fragmentos de vidrio de un recipiente para beber de alto estatus. Las estructuras, sin embargo, parecen haber sido destruidas por actividades posteriores.

Perspectiva occidental de la Abadía de Crowland realizada el 14 de julio de 1724 que incluye una cabaña en Anchor Church Field ubicada sobre un montículo distintivo

Perspectiva occidental de la Abadía de Crowland realizada el 14 de julio de 1724 que incluye una cabaña en Anchor Church Field ubicada sobre un montículo distintivo 

Journal of Field Archaeology

«Sabemos que los anglosajones reutilizaron muchos monumentos prehistóricos, pero encontrar un henge, especialmente uno que antes era desconocido, ocupado de esta manera es realmente bastante raro», asegura el doctor Duncan Wright, profesor de Arqueología Medieval en la Universidad de Newcastle. .

«Aunque los objetos anglosajones que encontramos no pueden vincularse con Guthlac con certeza, el uso del sitio en esta época y más tarde en el período medieval añade peso a la idea de que Crowland fue un espacio sagrado en diferentes momentos a lo largo de milenios», añade.

Una sala y una capilla del siglo XII

Los elementos más destacados descubiertos ahora fueron los restos de una sala y una capilla del siglo XII, construidas por los abades de Crowland probablemente para venerar a los ermitaños. El espacio se habría utilizado como alojamiento de la élite, tal vez para peregrinos de alto estatus que visitaban el lugar.

Aunque la mayor parte de la piedra de estos edificios fue robada en el siglo XIX, los documentos sugieren que la capilla del lugar estaba dedicada a Santa Pega, la hermana de Guthlac, quien también era una importante ermitaña. Las mismas fuentes describen que la capilla yacía en ruinas en el siglo XV, y es posible que el sitio comenzara a perder popularidad a medida que el interés por las peregrinaciones disminuyó con la Reforma anglicana del siglo XVI.

Representación de San Guthlac hecha en el vitral de una iglesia

Representación de San Guthlac hecha en el vitral de una iglesia 

Wikipedia

Directamente delante de la sala y la capilla, los investigadores redescubrieron un pozo revestido de piedra de un metro de largo que ya se había encontrado en el siglo XIX. Actualmente, los arqueólogos creen que este hoyo es en realidad el agujero de un poste de bandera o, más probablemente, el escenario de una gran cruz.

Después del siglo XII se inició el drenaje de las marismas de Crowland, transformando la topografía de la zona. Sin estar rodeado de agua, Anchor Church Field quedó en un terreno que podía ser arado y cultivado. La actividad agrícola se intensificó a partir de este período y, aunque la sala parece haber durado más que la capilla, también perdió su función de alto estatus a lo largo de los siglos.

Una cabaña en el sitio

A pesar de este cambio de uso, el lugar conservó su historia sagrada hasta hace relativamente poco tiempo: documentos del siglo XVIII registran que el propietario de una cabaña construida en el lugar a partir de los restos de la sala continuó venerando a los ermitaños, entrando a su jardín trasero cada domingo para arrodillarse y orar.

«Al examinar la evidencia arqueológica y los textos históricos, queda claro que incluso en años posteriores Anchor Church Field aún era visto como un lugar especial digno de veneración», apunta el doctor Hugh Willmott, de la Universidad de Sheffield.

«Guthlac y Pega fueron figuras muy importantes en la historia cristiana primitiva de Inglaterra, por lo que es tremendamente emocionante que hayamos podido determinar la cronología de lo que claramente es un sitio de importancia histórica», concluye.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *