El oro sube un 25% desde los atentados de Hamas y anota un récord histórico

Equipo
By Equipo
8 Min Read

Si el tiempo es oro, el oro está viviendo uno de sus mejores tiempos. El metal amarillo lleva varios días seguidos encadenando récords históricos. Después de nueve ganancias mensuales consecutivas, roza los 2.300 dólares la onza, una cifra nunca vista.

Hay un factor coyuntural que pesa: la próxima bajada de los tipos de interés. Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Fed), apuntó esta semana a un descenso “en algún momento del año”. Esto impulsa el metal, porque el oro suele subir cuando las rentabilidades de otros activos –en este caso, el precio del dinero– bajan. “Hay movimientos en el mercado de los derivados: si los fondos cotizados en bolsa (ETF) de oro ven mayores entradas, es posible que el precio del oro siga subiendo”, comenta un inversor.


Evolución de la cotización del oro 2023-2024

Fuente: Trading Economics

Evolución de la cotización del oro 2023-2024

Fuente: Trading Economics

Evolución de la cotización del oro 2023-2024

Fuente: Trading Economics

Hay que recordar que ante la persistencia de la inflación, los inversores empezaron hace muchos meses a comprar oro para proteger a sus activos de la depreciación. Es la misma razón por la que el bitcoin –que algunos consideran el oro criptográfico– se ha disparado, a su vez, hasta récords históricos. “El metal imita la reciente evolución de los precios del bitcoin, que consideramos su sustituto digital”, indica Yves Bonzon, de Julius Baer.

Asimismo, el colosal endeudamiento de Estados Unidos también hace temer una pérdida de confianza en el billete verde, lo que podría apoyar, en última instancia, la demanda de oro (la deuda pública de EE.UU. podría alcanzar el 107% del PIB en 2029, superando los máximos de la Segunda Guerra Mundial).

Los comentarios de Powell sobre la futura rebaja de tipos de interés favorecen a esta materia prima

El otro elemento a tener en cuenta es la geopolítica. No es una casualidad que su carrera alcista haya empezado a inicios de octubre, coincidiendo con los atentados de Hamas contra Israel, y acumule un alza del 25%. Cuando la geopolítica se hace incierta, actúa como valor refugio ya que el oro carece de riesgo de impago y tiene un valor real intrínseco. “Los conflictos actuales, las tensiones comerciales y más de 60 procesos electorales que tendrán lugar alrededor del mundo animarán a los inversores a orientarse hacia el oro”, escriben en una nota los analistas del World Gold Council.


Proporción de oro

en las reservas del Banco Central de Rusia

FUENTES: Gold.org, FMI y Trading Economics

Proporción de oro en las reservas del Banco Central de Rusia

FUENTES: Gold.org, FMI y Trading Economics

Proporción de oro en las reservas del Banco Central de Rusia

FUENTES: Gold.org, FMI y Trading Economics

No obstante, las cotizaciones llevan un tiempo prolongado alimentadas por movimientos de compra por parte de los bancos centrales. Una tendencia de largo plazo que empezó con la gran crisis financiera del 2008. Y que ahora se ha acentuado –una vez más, por razones geopolíticas–. “Los datos de febrero muestran que las reservas mundiales de oro de los bancos centrales aumentaron en 19 toneladas, el noveno mes consecutivo de crecimiento”, afirma a este diario Krish Gopaul, analista sénior de Europa y Oriente Medio del World Gold Council. Solo en los últimos dos años –con la guerra de Ucrania de por medio– los bancos centrales han acumulado 2.000 toneladas de oro.

En particular, desde la crisis de las subprime (2008) las reservas de oro de los bancos centrales emergentes se han más que duplicado. En el último trimestre del 2023 las mayores adquisiciones procedieron de Turquía y China. Este grupo de países quiere, por razones geopolíticas, alejarse del dólar, que sigue representando dos tercios de las reservas de los bancos centrales mundiales.

Y luego está el caso de Rusia. Desde la invasión de Crimea en 2013, el país empezó una progresiva desinversión de bonos estadounidenses. Y ha aumentado de forma sustancial el porcentaje del oro en las reservas de su banco central, que han pasado desde el 10% al 23% La decisión del G-7 de congelar 300.000 millones de dólares en activos del banco central ruso planteó a Rusia la cuestión de si no sería mejor preservar las reservas de otra forma: con el oro.


Lee también

Piergiorgio M. Sandri

People look at vehicles at a car dealerships store, in St. Petersburg, Russia, Saturday, March 9, 2024. China replaced the European Union as Russia's main trade partner, and Chinese vehicles swiftly took over half the car market last year. (AP Photo)

Moscú usa el oro para eludir las sanciones, al acumular reservas y venderlas a Emiratos Árabes por dólares

“Las transacciones de oro ofrecen ventajas para eludir las sanciones, como el anonimato, la escasa trazabilidad y las alternativas a los centros financieros occidentales, donde Estados Unidos y sus aliados pueden restringir los flujos comerciales”, subraya en un estudio Zouhoure Bousbih, estratega de mercados emergentes de Natixis IM. La estrategia de acumulación de oro de Rusia le permitió resistir ya que este mercado permaneció aislado, en un primer momento, de las sanciones comerciales occidentales.

Así, los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en un centro para cambiar el oro de Rusia por dólares y eludir así las sanciones. Dubái importó 96,4 toneladas (6.200 millones de dólares) de oro ruso en 2022, frente a las 1,3 toneladas importadas en 2021, es decir, 75 veces más. Los otros dos países que más compran oro de Moscú son –cómo no– China y Turquía: los cajeros automáticos de Rusia, oro mediante.

Los chinos quieren joyas

No hay que perder de vista que el oro, excluyendo las reservas de los bancos centrales, representa tan solo el 1% de los activos financieros globales. En cambio, existe un mercado físico paralelo que está viviendo un cierto desequilibrio y que también acaba impulsando los precios. A escala global la producción del metal está estancada y crece a un 1,7% anual. En la minería la cantidad de oro que puede extraerse por tonelada de mineral está en declive, cada vez hay que mover más roca y la operación es cada vez más cara. El mayor productor mundial es China (con 374 millones de toneladas), seguida por Rusia (con 324). Moscú –obligada para eludir sanciones– es la excepción y pretende incrementar su producción un 4% al año hasta el 2026. Frente a una oferta anémica, en cambio, la demanda está al alza sobre todo por el impulso del mercado al detalle de China (mayor mercado mundial). Tal como se señala en un análisis de Bank of America, las ventas de joyas batieron récord históricos. “Este interés refleja la falta de alternativa para los inversores chinos, con los mercados bursátiles locales y el inmobiliario que en estos momentos no son muy atractivos”.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *