Estos son los 7 errores más comunes en la renta: ¿cuántos cometes?

Equipo
By Equipo
9 Min Read

Presentar la declaración de la renta con errores puede disparar la factura fiscal. En esta campaña, como en cualquier otra, enviar datos personales erróneos, olvidarse de declarar ciertas ganancias o directamente creer que no se está obligado a hacer el trámite pueden costar muy caros.

Cualquier error puede decantar la balanza y que se pase de una potencial devolución a acabar pagando. “A menudo nos preguntan cuántos errores se producen en los borradores y cuántos borradores contienen errores. A estas alturas solo puedo contestar que habiendo un error ya se está perjudicando a un contribuyente”, expone Fernando Santiago, presidente del Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos.


Lee también

Luis Federico Florio

La campaña de la renta 2023-2024 está en marcha y ya se puede consultar el borrador

Presentar el borrador sin más

Entrar al borrador, ver que sale a devolver, o a pagar poco, y presentar la declaración sin más. Sacarse el trámite de la renta de encima es tentador, pero también un error. «Algunos aspectos muy específicos pueden pasarse por alto, pero, sin embargo, pueden ser claves a la hora de reducir el gasto asociado a la declaración», advierten desde la Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros (EFPA). Estos son algunos.

Es posible que en el borrador que ofrece la Agencia Tributaria se emitan datos de situaciones personales, cambios que se hayan producido en el ejercicio o que se hayan incorporado otros que no tocan. A la vez, que se queden por el camino datos como donaciones o aportaciones a colegios profesionales, que dan derecho a deducción, no se hayan incluido.

Delegación de la Agencia Tributaria de la plaza Letamendi, en Barcelona

Delegación de la Agencia Tributaria de la plaza Letamendi, en Barcelona

Ana Jiménez

Por eso, antes de presentar la declaración sale a cuenta revisar los datos fiscales de los que dispone la Agencia Tributaria y comprobar si son correctos. Si faltan, habrá que incorporarlos en sus apartados correspondientes. La omisión de algunos pueden conllevar sanciones, por lo que no es un punto menor… «Los datos pueden no ser correctos o estar desactualizados, por los que el declarante tiene la responsabilidad de comprobarlos, antes de aceptar el resultado que arroja dicho borrador», inciden desde el Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos.

Olvidar los cambios personales

Un nacimiento, un divorcio, una unión… Los ingresos y el patrimonio pueden estar mejor controlados por la Agencia Tributaria, pero la situación de cada uno no tanto.  «Es vital revisar y comunicar cualquier cambio en la situación personal que pueda afectar la declaración. Esto incluye cambios de domicilio, estado civil o nacimiento de hijos, entre otros muchos, que deben reflejarse correctamente para maximizar las deducciones y beneficios fiscales», advierten los asesores y planificadores fiscales.

Por ejemplo, no comunicar un nacimiento si no consta no dará derecho a deducciones por maternidad, que se elevan a hasta 1.200 euros por año.


Lee también

Raquel Quelart

Madres y bebés haciendo ejercicio en un gimnasio

No comparar la declaración conjunta

A la hora de hacer la declaración conviene sumar los datos del cónyuge para estar seguro de que sale más a cuenta la declaración individual que la conjunta. Esto se puede realizar en los datos identificativos del declarante, sumando al cónyuge en el apartado correspondiente. El programa de la renta pedirá identificar al cónyuge para sumar sus datos.

Una vez se haya incorporado la información del cónyuge, en la parte superior del «Resumen de declaraciones» se mostrarán los cálculos en tiempo real por la tributación individual y conjunta. «En unidades familiares donde los ingresos sean bajos, suele ser recomendable optar por la declaración en pareja, aunque siempre será necesario estudiar los casos de manera individual», comentan desde la EFPA.


Lee también

Raquel Quelart

Oficinas de la Agencia Tributaria de la calle de Guzmán el Bueno, Madrid

Creer que no se está obligado a declarar

Creer que la campaña de la renta no afecta es otro de los grandes errores. Los trabajadores con un pagador están obligados a hacerla si ingresan más de 22.000 euros brutos anuales. En caso de tener más de un pagador, el límite cae a 15.000 euros si cobra 1.500 euros del segundo pagador y siguientes.

Además, este año hay un gran cambio para los trabajadores autónomos. Todos tendrán que presentar la declaración, sin importar si han tenido ingresos o no, si han ganado dinero o si han estado apenas un día dados de alta en el régimen.

La Agencia Tributaria especifica en su portal todos los contribuyentes que están obligados a declarar. Por ejemplo, aquellos que ingresen el ingreso mínimo vital.


Lee también

La Vanguardia

Los contribuyentes no obligados a declarar están obligados a presentar la declaración si solicitan una devolución del impuesto

Pasar por alto las deducciones estatales y autonómicas

Otro error por querer ir rápido es olvidarse de las deducciones. Entre las estatales, que se pueden aplicar todos los contribuyentes si cumplen los requisitos, se encuentran algunas por vivienda, obras de reforma energética o por la compra de un coche eléctrico. 

En el caso de las autonómicas,  como dependen de dónde viva el declarante, hay que repasar si hay nuevas o han cambiado los requisitos, cosa que han hecho varias autonomías este año. No es un factor menor, porque el ahorro puede llegar a ser de miles de euros y hay algunas tan dispares, y que pueden escapar al control del contribuyente, como por las cuotas del gimnasio, la compra de bicis o residir en núcleos menos poblados. 


Lee también

Luis Federico Florio

Las deducciones autonómicas hacen la diferencia en la renta

Olvidarse de nuevos valores y activos

Otro de los puntos flojos está en las novedades de los últimos años. La declaración de las operaciones con criptomonedas o las ventas en plataformas de segunda mano tienen que tributar cuando existe una ganancia por el medio. En ambos casos este año han crecido los controles de la Agencia Tributaria por su posesión o por las operativas, según el caso. 

A diferencia de otros años el fisco cuenta cada vez con más información de los usuarios, lo que se refleja en que se enviarán casi 950.000 avisos por criptomonedas y unas 164.000 por operaciones de juego en línea.


Lee también

Luis Federico Florio

Jubilados paseando por el centro de Barcelona

Despistarse con las fechas

Por mucho que la campaña sea una de las más largas que se recuerdan, a alguno se le pasa el trámite por alto. El 1 de julio marca el fin de la campaña oficial, pero por el medio hay otras fechas a tener en cuenta. Como el 29 de abril, cuando arranca la solicitud para la cita previa para atención telefónica, que se iniciará el 7 de mayo; o el 29 de mayo, cuando se podrá pedir cita previa para ir a las oficinas de la Agencia Tributaria, que empezarán a atender el 3 de junio.

Las declaraciones que se envíen más tarde tendrán un recargo si se hacen de forma voluntaria y un recargo y multas adicionales en casos de regularización si se ha enviado un requerimiento.


Lee también

Luis Federico Florio

Oficina de la Agencia Tributaria en Madrid

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *