La nueva Romareda costará 180 millones y albergará a 43.000 personas

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Poco a poco, la nueva Romareda va cogiendo forma. Según sus responsables, la construcción del nuevo estadio del Real Zaragoza en la capital aragonesa tendrá un coste de 148,5 millones de euros (unos 180 millones con la aplicación del IVA) y contará con capacidad para algo más de 43.000 espectadores, requisito que le permitirá pujar por ser una de las sedes del Mundial 2030. Los trabajos comenzarán en julio y está previsto que se completen a lo largo de cuatro años.

“Contaremos con un proyecto arquitectónico icónico, que establecerá en nuestra ciudad una catedral del fútbol del siglo XXI”, recalcó durante la presentación de este lunes la alcaldesa, Natalia Chueca, que preside la sociedad mercantil creada a partes iguales por el Ayuntamiento, el Gobierno de Aragón y el Real Zaragoza para construir y gestionar el futuro estadio.

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, explica los detalles de la Nueva Romareda

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, explica los detalles de la nueva Romareda 

Daniel Marcos

El coste avanzado hoy supone un incremento con respecto al recogido en el anteproyecto presentado en mayo del año pasado, donde se habló de 140 millones. “Confiamos en que las desviaciones sean mínimas a partir de este presupuesto”, afirmó la alcaldesa. Las exigencias de la FIFA para poder albergar partidos mundialistas también ha llevado a incrementar la capacidad de los 42.500 asientos previstos inicialmente a los 43.184 actuales (casi 3.000 VIP), si bien la cifra final todavía podría variar.

El encargado del proyecto es el arquitecto César Azcárate, de la firma IDOM (al cargo del nuevo estadio de San Mamés o de la última reforma del Camp Nou), cuya pretensión ha sido crear un estadio de diseño vanguardista, “modelado por el cierzo” -para lo que han planteado fachadas cóncavas y convexas que ayudarán a protegerlo contra el viento-, en el que se siguen las recomendaciones de las instituciones nacionales e internacionales futbolísticas y se apuesta por la accesibilidad, la sostenibilidad y la eficiencia energética.


Lee también

Ismael Arana

Imagen del interior del futuro estadio de La Romareda

El nuevo edificio se levantará en cinco plantas sobre rasante, con una altura superior a los 31 metros, y dos sótanos. La planta -2 será el nivel al que se encontrará el terreno de juego. Además de las gradas, en esas cinco plantas se establecerán zonas de hospitality, las taquillas, la tienda oficial del club, el museo, una sala para los medios de comunicación y diferentes zonas VIP. La planta quinta estará coronada con una terraza exterior de 360 grados con vistas a la ciudad.

“Está diseñado para funcionar los 365 días del año. Podremos acoger grandes conciertos (u otros eventos) que hasta ahora venían pasando de largo por Zaragoza al ser necesario un recinto con capacidad para 40.000 personas”, manifestó la regidora.

Imagen del proyecto de la Nueva Romareda

Imagen del proyecto de la n ueva Romareda 

Daniel Marcos

Está previsto que la primera fase arranque el próximo 8 de julio, tras un concierto ya programado de Enrique Bunbury, momento en el que se derribarán los edificios anexos de gerencia y el Cubo, así como la grada sur, que se reconstruirá durante la temporada entrante.

Si bien intentarán minimizar las molestias, las obras afectarán progresivamente a los miles de abonados (29.000 esta temporada) con los que cuenta el club. En este sentido, Chueca aseguró que «garantizará siempre la asistencia de entre 20.000 y 21.000 espectadores», y que se trabaja en la preparación de diferentes alternativas que no afecten demasiado a los espectadores en caso de que haya que disputar varias jornadas en otra sede. Ese posible ‘Plan B’ será uno de los temas que abordará el Real Zaragoza en su reunión del miércoles con representantes de LaLiga para planificar la próxima temporada.


Lee también

Ismael Arana

Horizontal

En la ciudad son pocos los que dudan de la necesidad de contar con un nuevo estadio. La última reforma de calado se produjo hace cuatro décadas, para el Mundial de España 82, y en la actualidad el recinto presenta un aspecto muy desmejorado con cables sueltos, paredes desconchadas y herrumbre por todos los lados. Una sensación general de decrepitud poco acorde con el palmarés de uno de los históricos de España que atraviesa su particular travesía por el desierto tras 11 años en Segunda que el próximo año, de la mano del histórico Víctor Fernández, tratará de poner fin de una vez por todas con las obras de fondo.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *