La rebaja de IRPF de Madrid provoca una pérdida de ingresos irrecuperable

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Las continuas rebajas en el IRPF de la Comunidad de Madrid suponen una pérdida de ­recaudación fiscal que no se recupera ni con la atracción de contribuyentes de otras comunidades autónomas, que generarían más ingresos a las arcas públicas, ni con el probable incremento inducido de la oferta laboral. Es una de las conclusiones del estudio Migraciones interregionales en España de determinados perfiles de contribuyentes en el período 2016-2019: el papel de las variaciones autonómicas en la imposición sobre la renta y la riqueza, publicado por el Instituto de Estudios Fiscales (IEF), organismo de análisis ­dependiente del Ministerio de Hacienda, y que analiza la mo­vilidad residencial del 1% de los contribuyentes más acaudalados durante los años previos a la pandemia.

El informe señala que la estrategia desplegada por los gobiernos de la Comunidad de Madrid en las últimas décadas, reduciendo el tramo autonómico del impuesto sobre la renta, genera una pérdida recaudatoria que es “notablemente superior a las posibles ganancias de ingresos públicos generados por la migración de contribuyentes del resto de España”. El estudio analiza con detalle la distribución por el país de las rentas más altas durante los cuatro años previos a la pandemia y coincide por esta conclusión con estudios anteriores que apuntaban en la misma dirección, como los de David R. Agrawal y Dirk Foremny.

Más de 360 rentas muy altas de Catalunya se mudaron a Madrid atraídos por ventajas económicas y fiscales

El documento técnico viene a contradecir, por tanto, la afirmación de que las rebajas fiscales son beneficiosas para la economía de un territorio. Los expertos apuntan que se trata más bien de un mito: “Quien baja impuestos pierde bastante recaudación”. La Agencia Tributaria concluyó que las rebajas en el IRPF de las distintas autonomías restaron 1.677 millones a los ingresos en el 2023.

Otra de las conclusiones del estudio es que, gracias, en parte, a estas rebajas fiscales, Madrid ejerció de centrifugadora de una mayoría de entradas de altos contribuyentes entre el 2016 y el 2019. Más de 6.000 altos contribuyentes se mudaron de comunidad autónoma en ese periodo, y más de 2.500 eligieron Madrid como su destino, que recibió de todos los territorios. Los trasvases más significativos se produjeron desde Andalucía, con más de 530 migraciones fiscales, y Catalunya, con 366 traslados de rentas altas hacia la capital. El segundo territorio que más rentas altas acogió antes de la pandemia fue la propia Catalunya, aunque a gran distancia de Madrid, con 479 migraciones fiscales, el 8% del total. 158 de ellos llegaron de Madrid y el resto, esencialmente, de comunidades autónomas limítrofes: 83 desde Baleares, 77 de la Comunidad Valenciana y 40 de Aragón.


Lee también

Eduardo Magallón, Fernando H. Valls

Horizontal

La amplia mayoría de autonomías perdieron durante el 2016 y el 2019 contribuyentes considerados VIP, incluida Catalu­nya. Cuatro, sin embargo, arrojaron un saldo migratorio positivo: la Comunidad de Madrid, Galicia, Cantabria y Extremadura.

El investigador principal del informe es Fernando Rodrigo, profesor del departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Zaragoza, que explica que “una confluencia de factores económicos y fiscales provocan la confluencia de altos contribuyentes hacia Madrid”. Entre esos factores, añade Rodrigo, se encuentra el crecimiento del PIB, la localización de sedes de grandes empresas y centros de decisión, la inversión extranjera directa, la tasa de ­urbanización, la especialización en sectores productivos de alto valor añadido y también las ventajas fiscales.

Las rebajas de las autonomías en el impuesto sobre la renta restaron 1.677 millones en el 2023

El informe señala que “las diferencias regionales en la tributación autonómica en los impuestos sobre la renta y también la riqueza (esencialmente el de patrimonio, bonificado en Madrid hasta la irrupción del nuevo impuesto a las grandes for­tunas) resultan ser un factor significativo” para que los altos contribuyentes decidan cambiar de residencia fiscal. Para Rodrigo, en cambio, los impuestos son “un factor de relocali­zación residencial de segundo orden”.

Esta realidad se enfrenta a otro problema también reflejado en el estudio publicado por el think tank del Ministerio de Hacienda. Hace referencia a los inconvenientes a los que se enfrenta la Agencia Tributaria para comprobar si los cambios de residencia fiscal son reales o ficticios. Es decir, podría haber contribuyentes que tienen su domicilio fiscal en Madrid pero el núcleo de los negocios podría estar en otro territorio. Para combatir esta situación las administraciones de Catalunya y la Comunidad Valenciana cuentan con planes específicos.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *