La travesía Matagalls-Montserrat celebra su cincuenta aniversario con 3.000 inscritos

Equipo
By Equipo
7 Min Read

«Anar a Montserrat a peu no és pas res de l’altre món, però anar-hi des del Montseny i en un sol dia ja és un rècord que no sé si el jovent d’avui seria prou fort per a batre”. Esta frase, escrita por el montañero y cura Jaume Oliveras, en el número de mayo-junio de 1929 del boletín del G.E. Juventut Catalana, incitó a un grupo de amigos del Club Excursionista de Gràcia (CEG) a intentar hacer en un máximo de 24 horas el mismo recorrido, de 83 kilómetros y cerca de 3.000 metros de cuestas, que culminó por primera vez, en 1904, el pionero. No fue hasta 1962, y después de varias salidas infructuosas, que lo consiguieron. Diez años después, en 1972, nacía formalmente la travesía Matagalls-Montserrat, que en la actual edición, el próximo fin de semana, celebra su cincuenta aniversario.

La travesía, de 83 km y cerca de 3.000 metros de cuestas, debe finalizarse en un máximo de 24 horas

El CEG propone a los participantes realizar un itinerario similar al ideado por Oliveras en un máximo de 24 horas. Las limitaciones impuestas por los parques naturales del Montseny y de Sant Llorenç del Munt i l’Obac para preservar entornos frágiles han supuesto eliminar algún tramos y tomar la salida desde El Brull, mientras que Oliveras partió de la misma cima del Matagalls, a 1.698 metros.

Matagalls-Montserrat

Participantes descansando en una de las primeras ediciones 

Cedida Manel Arnau

La popular Matagalls-Montserrat, que el sábado día 17 reunirá a los alrededor de 3.000 inscritos, invita a recuperar la figura de Oliveras (La Garriga, 1877–Barcelona, 1957), un pionero del excursionismo y gran pirineísta. Junto con Antoni Arenas ascendió calzando alpargatas el Aneto, el 14 de julio de 1906, por la inédita “via dels descalços” y en 1910 el Encantat Gran, entre otros picos del Pirineo. En cumplimiento de una promesa a causa de la muerte de dos compañeros fulminados por un rayo en el Aneto, el 27 de julio de 1916, el párroco se trasladó una temporada a las misiones capuchinas de la Guayana venezolana.

La primera vez tardé 23 horas y media y perdí 3,5 kilos de peso por el esfuerzo. Hay que tener en cuenta que antes no había puntos de avituallamiento con bebida y comida


Francesc AlavedraParticipante, 72 años

La Matagalls-Montserrat es una suerte de homenaje a un personaje muy respetado, que a los 72 años subió por última vez al techo de los Pirineos. A la misma edad que Francesc Alavedra volverá a plantarse en la línea de salida de esta travesía. “Mi primera vez fue en 1976, entonces era un poco mas larga pues se empezaba en la cumbre del Matagalls y se pasaba por enclaves, como la canal de Santa Agnès, por los que ahora ya no se puede. Tardé 23 horas y media y perdí 3,5 kilos por el esfuerzo. Hay que tener en cuenta que antes no había puntos de avituallamiento con bebida y comida”, comenta Alavedra, que el sábado lucirá el dorsal número 1.

Cuenta que ha participado en la mayoría de ediciones, en unas 40, y que sus mejores tiempos se sitúan entre las 21 y las 22 horas. “Con la experiencia decidí cambiar de estrategia y parar a dormir, al principio descansaba cinco horas, pero desde que cumplí los 70, solo unas tres para poder llegar en el plazo permitido”, detalla.

Avituallamento

Un punto de avituallamiento en el recorrido 

Cedida Manel Arnau

Ramon Ripoll, de 75 años, seguramente es el único que estuvo en la primera, además de en tantas otras, y que el sábado lo intentará de nuevo. En su caso, no duerme pero se impone parar 15 minutos en todos los avituallamientos.

En 1972

La primera edición contó con 159 participantes, de los que 53, el 33%, llegaron a la meta de Montserrat

El reto lanzado por Oliveras fue aceptado en 1972 por 159 personas, de las que 53, el 33%, llegaron a la meta de Montserrat. “Todos son ganadores, no es una competición, el reto es acabar. Ahora el número máximo de participantes que podemos admitir es de 3.000; en el 2019 lo consiguió un 80%”, destaca Montse Freixas, vicepresidenta del CEG.

Aunque la primera cita fue hace medio siglo, la del próximo fin de semana será la edición número 43 pues al principio se organizaba cada dos años y se ha suspendido alguna convocatoria.

En el 2021

El más rápido ha culminado la travesía en menos de ocho horas 

La moda de las carreras por montaña ha hecho que cada vez se sumen más deportistas que realizan buena parte del itinerario corriendo. En 1972, el tiempo medio invertido fue de 21h40m y en el 2019 de 17h49m. En el 2021, una edición atípica pues se fijaron restricciones por la covid, el más rápido precisó 7h58m.

Los datos que desgrana la vicepresidenta Freixas indican que aunque las mujeres son minoría, representan el 20% del total, proporcionalmente son más las que logran su objetivo en comparación con los hombres. En el 2019, finalizaron el 84,3% de las féminas, casi seis puntos más que los participantes masculino

Matagalls-Montserrat

Algunos participantes con el dorsal que lucirán el próximo sábado 

Miquel Gonzalez / Shooting

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *