“La vivienda doblará el precio en poco más de una década”

Equipo
By Equipo
10 Min Read

Alexander Vaughan y Stijn Teeuwen fundaron la inmobiliaria Lucas Fox hace ya 18 años, focalizados en los extranjeros que buscaban vivienda en Barcelona y desde entonces se han convertido en un referente del inmobiliario de lujo en España. En esta entrevista, en la que responden indistintamente, destacan como España se ha convertido en un destino de moda, tanto en Europa como en Estados Unidos, y auguran que la presión de los compradores internacionales, con alto poder adquisitivo, disparará los precios de la vivienda hasta doblarlos en un periodo de 10 a 20 años.

“España está de moda y es el país más deseado para vivir por personas adineradas de todo el mundo”

El año pasado cayeron las ventas de viviendas pero el mercado de lujo, en el que ustedes operan, ha resistido muy bien.

El año pasado intermediamos en 965 transacciones, un 12% menos que el año anterior, con un precio medio de 1,03 millones de euros, que subió un 7%. Facturamos 29,7 millones, un 9% menos que en 2022 que fue nuestro récord porque aún teníamos el impacto positivo del final de la pandemia. Pero no vendimos más porque no tenemos más producto.

¿No tiene un techo la demanda de inmuebles caros, como los que venden ustedes?

Es verdad que hay compradores nacionales que desearían comprar y no tienen dinero para hacerlo y la subida de los tipos de interés se lo pone más difícil. Pero España es un país muy interesante y que miran ahora compradores de todo el mundo, de Latinoamérica, de Europa, de Estados Unidos, que quieren vivir aquí.

Por ello creemos que en las zonas prime y en las grandes ciudades los precios van a seguir subiendo. Sucederá lo que ha pasado en ciudades como Londres, Nueva York o París. Quizás algún año los precios no suban pero en un periodo más largo, de 10 a 20 años, pueden incluso doblarse. Es cierto que eso es malo para los ciudadanos nacionales, porque no tienen tanto dinero como los internacionales, pero ha pasado en cada gran ciudad del mundo.

Las autoridades habrían de intervenir para evitar eso, ¿no creen?

La regulación que aprobó Barcelona, de obligar a destinar el 30% de las nuevas promociones a vivienda social, lo que ha logrado es que no se construya nada, ni para vender a precio libre ni social. Ha subido el precio de las viviendas que hay y para los compradores españoles es aún más difícil acceder al mercado.

Claramente hace falta vivienda asequible pero hay que buscar fórmulas que han funcionado en otras ciudades. Por ejemplo, que para construir en el centro haya que hacer vivienda asequible en otras zonas. Pero es importante para la ciudad que haya vivienda asequible, para evitar que pase como en algunas zonas de Londres, que están casi vacías porque las casas las han comprado personas de fuera que apenas viven allí. Y eso es malo para todos.

¿Es por esa limitación de producto en Barcelona que quieren centrar su crecimiento en Madrid?

En el centro de Madrid tampoco hay inmuebles de calidad. En España la mayoría de los inmuebles son de propiedad horizontal, con muchos propietarios, mientras que en otros países hay más propiedad vertical y el dueño puede derruir los inmuebles viejos para construir otros nuevos de calidad.

Modern livingroom and patio area

El interiorismo cobra mucha importancia en este tipo de viviendas  

Getty Images/Blend Images

¿Cómo está repartido geográficamente el negocio de Lucas Fox?

Ahora el 60% está en Catalunya, pero también somos muy fuertes en Menorca, Eivissa, la Costa del Sol y Valencia. Hemos abierto en San Sebastián y vamos a abrir en Mallorca. En Madrid tenemos ya cuatro oficinas, pero aunque es el mayor mercado de inmobiliario de lujo nos ha costado crecer. Para impulsar nuestra oficina en Madrid yo mismo (Alex Vaughan) me he ido a vivir allí. Porque no es lo mismo tener un delegado que al dueño mismo tirando del negocio.

Ustedes dos son los fundadores y propietarios de Lucas Fox. ¿No han pensado en abrir el capital a algún inversor, para acelerar el crecimiento de la empresa, o incluso en una salida a bolsa?

Generamos caja neta, con un margen ebitda que supera el 20%, aunque el año pasado bajó al 17%, o sea que no necesitamos más capital. Si en el futuro apostamos por una expansión internacional sí que lo estudiaremos. Para salir a bolsa, aún somos demasiado pequeños.

Lucas Fox ya tiene agencias fuera de España.

Sí, hace años que estamos en Andorra, y nos va muy bien, y tenemos oficinas en Montpellier (Francia) y Oporto (Portugal), pero son más que nada para testear los mercados de esos países. Hemos tenido peticiones de otros países, como los del Adriático, para que nos implantásemos. Nuestro objetivo sin embargo es Portugal, pero no para este año. Seguramente optaremos allí por un sistema mixto, como en España, con oficinas propias en las grandes ciudades y zonas más turísticas y franquicias en otras ubicaciones.

Ustedes han apostado por tener su personal en plantilla, frente a otras inmobiliaria de lujo que han apostado por una red en la que predominan los agentes autónomos.

Empleamos a 250 personas, la mitad extranjeros, y para conseguir fidelizarlos necesitamos tenerlos en plantilla. Y es importante para nosotros no tener mucha rotación porque les damos mucha formación. Vendemos propiedades muy caras, a personas de alto nivel, más del 70% extranjeros, que están acostumbradas a tener un servicio de calidad. Nuestros honorarios se justifican por el asesoramiento que les damos y por la confianza que les da hablar con expertos que conocen como funciona el mercado inmobiliario en su país de origen y las peculiaridades del nuestro.

¿Es diferente el mercado inmobiliario de lujo de Barcelona del de otras zonas, como el de Madrid, por ejemplo?

La diferencia es el origen de los compradores: allí son mayoritariamente latinoamericanos, aunque están creciendo los de otros países, y aquí nuestros primeros clientes son ahora americanos pero viene gente de todo el mundo. Además, ellos han crecido mucho desde la pandemia, porque levantaron las restricciones más rápidamente, y por los incentivos fiscales, pero Barcelona está creciendo con mucha fuerza.

¿Influyen en ello eventos como la Copa América?

Por ahora no, porque solo han venido los equipos, pero en los últimos años ha mejorado mucho la percepción internacional de Barcelona, que en algunos momentos se vio penalizada por la inestabilidad política y la percepción de inseguridad. Ahora la Copa, la llegada del hub de AstraZeneca y la implantación de muchas empresas tecnológicas hacen que las perspectivas de la ciudad sean muy buenas.

¿Porqué es tan grande el interés internacional por comprar en España?

España está de moda y es ahora el país más deseado para instalarse. Hablamos con americanos ricos o con gente del norte de Europa y todos quieren vivir aquí. Por la calidad de vida, la comida y porque vivir en sus países es tres veces más caro para ellos. No son los compradores de hace unos años, jubilados con pensiones bajas que venían a instalarse en la costa, sino empresarios, inversores, nómadas digitales o jubilados adinerados que no vienen a beneficiarse de la sanidad pública que tenemos aquí ni de las ayudas sociales, y que van a impulsar el crecimiento económico. Creemos que hay que ver esto como una gran oportunidad para el país, y felicitarse, porque a veces no somos conscientes pero en esto España lo ha hecho muy bien.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *