Renta 2023 – 2024: Claves para declarar criptomonedas y evitar líos con el fisco

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Las criptomonedas han irrumpido con fuerza en el mundo financiero, y es por ello que la Agencia Tributaria vuelve a poner el foco sobre ellas, por lo que tiene previsto remitir casi un millón de avisos para recordar a los contribuyentes la necesidad de declarar bitcoin, ethereum u otros activos digitales. Uno de los principales problemas, no obstante, radica en el hecho de que la mayoría no sabe cómo hacerlo, tal como indica una reciente encuesta realizada a usuarios de las plataformas Binance y TaxDown. 

Si bien más de la mitad se decanta por recurrir a gestorías y profesionales en tan engorroso trámite, aun así es conveniente conocer cómo tributan estos activos para evitar líos con el fisco. Sobre todo si se tiene en cuenta que una de las novedades de la campaña de la renta 2023-2034 es que Hacienda ha introducido en los datos fiscales de los contribuyentes información detallada sobre las tenencias y movimientos de criptomonedas en el extranjero, coincidiendo con la creciente importancia y regulación de este tipo de monedas.

Horizontal

Ilustración de varias monedas de bitcoin 

Benoit Tessier / Reuters

A esto se suma la nueva obligación de comunicar, a través del modelo 721, la tenencia de monedas virtuales custodiadas en el extranjero a 31 de diciembre del año pasado por un valor superior a los 50.000 euros. El periodo para registrar el formulario se abrió el 1 de enero y finalizó el pasado 31 de marzo.

La manera de incluir las criptomonedas en la declaración dependerá de cómo se hayan adquirido y utilizado. Por ejemplo, si compraste monedas virtuales y no las vendiste en el 2023 , «no tienes que incluirlas» en la renta, explican desde TaxDown. Otro supuesto bastante habitual es intercambiar una criptomoneda por otra o hacerlo por euros o dólares. En este caso, a ojos de Hacienda, se ha producido «una ganancia o pérdida patrimonial» que deberá declararse. Lo mismo ocurre cuando se ha utilizado este tipo de activo para realizar pagos de bienes y servicios. Además, hay otros supuestos que obligan a pasar cuentas con la Agencia Tributaria. 

Tipos impositivos distintos 

Diferentes maneras de declarar criptomonedas 

Marta Rayaces, responsable de inversiones tradicionales y criptoactivos de TaxDown, detalla que cuando se vende una moneda virtual o se intercambia por otra «tributa en la base imponible del ahorro», por lo que se le aplica un tipo impositivo que va del 19 al 28%. Lo mismo ocurre con la remuneración que se obtiene a través de la inversión en criptomonedas que consiste en tenerlas inmovilizadas durante un tiempo, ya sea porque las prestamos (lending), las aportamos para contribuir al funcionamiento de la red (staking) o porque aportamos liquidez a un protocolo o a una pool (yield farming). 

Otro supuesto habitual es que el contribuyente intercambia sus criptomonedas por un bien de consumo, como un coche. En este caso debería tributar por el incremento patrimonial que ha obtenido desde que compró los criptoactivos hasta la fecha de la transmisión, a pesar de que nunca se haya reconvertido en dinero fiat. Eso sí, para determinar la cuantía a pagar a Hacienda, se tendrá en cuenta el valor en euros que tenga la criptomoneda en cada momento y se reflejará la ganancia en la base imponible del ahorro. 

Un contribuyente navegando por la sede electrónica de la Agencia Tributaria

Un contribuyente navegando por la sede electrónica de la Agencia Tributaria

Xavier Jurio / La Vanguardia

Sin embargo, no siempre las ganancias obtenidas por la inversión en criptomonedas se reflejan en la base imponible del ahorro. Si el contribuyente ha captado aidrops -término que hace referencia a la distribución gratuita de tokens a propietarios de criptomonedas a cambio de cumplir determinados requisitos-, en este caso Hacienda lo interpretará como un regalo y se incluirá en la base imponible general de la declaración, con lo cual tributará a un tipo más elevado, «del 19 hasta casi el 50%, dependiendo de donde se resida», añade Rayaces.

Por último, recuerda que los contribuyentes que hayan tenido rendimientos en el 2023 por minar criptomonedas utilizando medios de producción propios y de recursos humanos con la finalidad de crear este tipo de activos  «tendrán que darse de alta como autónomos». » Sin embargo, si han realizado staking facilitando sus tokens para participar en la validación de las transacciones de la red y de sus bloques, a cambio de lo que han recibido una remuneración, no se considerará actividad profesional, aunque sí deberá incluirse la ganancia en la base imponible del ahorro.

En todo caso, la Agencia Tributaria se mantiene vigilante respecto a las monedas virtuales pese a que estas estén depositadas en plataformas de intercambio en el extranjero, por lo que evitar proporcionarle este información puede acabar en sanción. 

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *