2024, el viaje de tus sueños

Equipo
By Equipo
10 Min Read

Es muy probable que este año hagamos el viaje que quedó pendiente en 2020 y más de uno decidirá, por fin, cumplir con un sueño largamente aplazado. A pesar de los datos macroeconómicos, la guerra en Ucrania, las limitaciones de movilidad en algunos países asiáticos y el alza de los precios de la energía, el sector es optimista porque el número de reservas para el verano sube a buen ritmo. “Pesan más las ganas de viajar y estos dos años de pandemia que la realidad. Antes de la covid-19 hubiéramos sido más prudentes, pero ahora queremos hacer ese viaje que quedó pendiente y, cuando volvamos de las vacaciones, ya veremos”, asegura Jordi Martí, presidente de ACAVe, la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas.

Lo corrobora el “American Express Travel: Informe global sobre tendencias de viajes 2022”, realizado en febrero entre 1.000 viajeros de Australia, Canadá, India, Japón, México, Reino Unido y 2.000 de EE. UU. El 74 % de los encuestados coincidieron en que están dispuestos a reservar un viaje para 2022, incluso si es posible que deban cancelarlo o modificarlo más adelante, un 56 % más que el año anterior. También aseguran que esperan viajar más que en 2020 y planifican gastar más o lo mismo que antes de la pandemia. Además, un 55 % desea reservar el viaje soñados de sus vidas este año, en especial las generaciones millennial (67 %) y Z (65 %). Según Audrey Hendley, vicepresidenta de American Express Travel, “la pandemia ha hecho que todos nosotros, incluyendo a los viajeros, podamos reevaluar nuestras prioridades. Los turistas quieren recuperar el tiempo perdido y elijen con cuidado con quién viajan, qué lugares visitan, las marcas a las que apoyan y cómo gastan su dinero a medida que el sector de viajes continúa avanzando”.

Las ganas de viajar se sobreponen a los datos económicos y anticipan un verano como los de antes 

ACAVe tiene muy buenas perspectivas para este verano, “y mejoran cada día”, asegura Martí. “Los resultados de una encuesta a nuestros asociados en abril fueron muy positivos y apuntaban a que realmente empezábamos a recuperarnos”, añade. A nivel global, este repunte es significativo, aunque no está en los niveles de 2019. Los destinos recibieron casi el triple de llegadas internacionales en el primer trimestre de 2022 que en el mismo periodo de 2021, con Europa liderando el repunte del sector, aseguran desde la Organización Mundial del Turismo (OMT). Y pese a que el turismo internacional sigue estando un 61% por debajo de los niveles de 2019, se espera que la recuperación gradual continúe a lo largo de 2022, a medida que

más destinos suavicen o levanten las restricciones de viaje, especialmente en Asia y el Pacífico.

Y sobre las preferencias de los viajeros españoles en cuanto a los destinos, siguen siendo las mismas que en 2019: “Europa, EE.UU, México, Egipto o los safaris por África están cogiendo protagonismo; y a nivel nacional, las islas y la costa mediterránea en general”, explica Martí que recuerda que “las restricciones todavía afectan a algunos países y al tráfico aéreo, que se está recuperando y restableciendo”.

Sostenibilidad y digitalización son dos de las palabras más utilizadas en el sector, tanto para los viajeros como para los profesionales. Unos las demandan mientras que los otros trabajan para ofrecerlas no solo en los viajes y los destinos, sino también en las organizaciones. “Hay mucho interés por la sostenibilidad”, afirma Martí, “y desde el sector se están haciendo muchos esfuerzos en formación e implementación de medidas. Actualmente trabajamos a fondo en los dos pilares básicos de los fondos europeos Next Generation, la sostenibilidad y la digitalización, y no solo porque el cliente lo pide, sino porque es una exigencia que nos hemos impuesto”.

De hecho, un reciente informe de Expedia Media Solutions, recogido por Hosteltur, asegura que una de las tendencias que marcarán el turismo en todo el mundo en 2022 será la sostenibilidad, además de los destinos secundarios y los programas de fidelización. De hecho, según los datos del estudio, un 59% de los encuestados sigue dispuesto a pagar más por opciones de viajes sostenibles. También queremos ser más sostenibles en los alojamientos que escogemos. Según Expedia Group, en los comentarios de los usuarios después de su estancia, los términos relacionados con la sostenibilidad y los servicios ecofriendly son mencionados en enero de 2022 el doble que un año antes. Se valoran especialmente las estaciones de carga de coches eléctricos, el uso de energía solar, el reciclaje, la eliminación de los plásticos de un solo uso y la instalación de luces led.

La sostenibilidad también se refleja en el impacto y la finalidad de los viajes, porque los turistas buscan marcas que prioricen el apoyo a las comunidades locales: el 81% de los encuestados a nivel global quiere visitar destinos donde puedan sumergirse en la cultura local y que el dinero que gasten sea destinado para los habitantes del lugar, según el estudio de American Express Travel. Pese a los datos, “hay todo tipo de perfiles y no podríamos decir que la sostenibilidad es la máxima prioridad de cada cliente que entra en una agencia, pero sí que es un plus que puedes añadir en tus productos, los clientes lo valoran y creo que cada vez está más asumido. En un futuro inmediato la sostenibilidad seguramente ya no será una exigencia sino algo que irá incluido en la oferta de modo natural”, asegura el presidente de ACAVe.

Más eficientes gracia a la digitalización

La digitalización acelerada por la pandemia afecta a todos los sectores, también al de los viajes. Permite a los usuarios ser más independientes y estar más informados, crear viajes a medida o utilizar herramientas novedosas en los lugares de destino. También es una aliada para los profesionales del sector, que conocen mucho mejor cómo son los viajeros y qué quieren. Para Jordi Martí, “todo el mundo tenía muy claras las exigencias de la digitalización antes de la pandemia, pero el día a día no nos dejaba hacer lo que nos habría gustado. Muchos han aprovechado el parón de la covid-19 para ponerse al día con nuevas herramientas, para actualizar sistemas y procesos, y conocer más el mercado”.

Antes de la pandemia, habían surgido propuestas novedosas, start-ups que digitalizaban al 100% los viajes de negocio o de ocio y que querían ser disruptivas, como TravelPerk, fundada en 2015 por tres extrabajadores de Booking.com y especializada en la venta de viajes corporativos. De hecho, el pasado enero la start-up se convirtió en un unicornio al alcanzar una valoración de 1.300 millones de dólares (1.144 millones de euros).

Sostenibilidad y digitalización, dos de las palabras clave para el resurgir del sector 

“La competencia siempre es buena”, asegura Martí, “somos los primeros que estamos liderando estos cambios hacia lo digital, trabajando todos los inputs que nos ayudan a mejorar los sistemas y la comunicación con el cliente. Aportar nuestra experiencia a temas tecnológicos nos da un valor competitivo ante el resto, lo tenemos claro y no nos lo quedamos mirando, sino que lo hacemos nuestro y lo desarrollamos”.

De hecho, entre las mejores start-ups turísticas del mundo seleccionadas por el Top 100 Startups & Innovators de la Organización Mundial del Turismo, hay 22 españolas. Son propuestas como Apadrinaunolivo, que lucha contra la despoblación; AR Vision / CultuAR, una aplicación personalizada de realidad aumentada, que ofrece contenidos dinámicos e interactivos en tiempo real; Bobelo Travel, una agencia de viajes inteligente; Byhours, la primera y única plataforma a nivel internacional para reservar microestancias en más de 3.000 hoteles; o Komodore, un software de gestión de huéspedes enfocado a automatizar y personalizar la comunicación a lo largo de todo el viaje.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *