Almodóvar es especialista en escenas bobas y en hacerme sentir vergüenza ajena

Equipo
By Equipo
5 Min Read

Carlos Boyero siempre ha escrito lo que le ha dado la gana. Ha vertido sus opiniones sobre cine, política u otras áreas de la actualidad desde diversos medios de comunicación. Hace dos años decidió dejar de cubrir el Festival de San Sebastián del que era habitual desde los años 80. 

Su despedida quedó filmada en el documental El crítico (Juan Zavala, Javier Morales Pérez, 2022). Ahora, Boyero ha ido un poco más allá y ha publicado No sé si me explico (Espasa), unas memorias redactadas con la colaboración del periodista Borja Hermoso, que prometen ser controvertidas porque Boyero cuenta su vida y, de paso, habla sin tapujos de cine, de compañeros periodistas o de política.


Lee también

Leonor Mayor Ortega

Boyero portada

El polémico crítico de cine deja algún títere con cabeza, porque habla con afecto de compañeros como Oti Rodríguez Marchante, Pedro J. Ramírez, Julia Otero, Iñaki Gabilondo o Carlos Francino. Pero también tira con bala contra otros personajes como Pedro Almodóvar, sobre todo, contra Pedro Almodóvar, a quien dedica un capítulo completo titulado ¿Qué je hecho yo para merecer esto? 

«Almódovar es un especialista en escenas bobas y en hacerme sentir vergüenza ajena», afirma el crítico y pone algún ejemplo de las secuencias que más le han desagradado: «Se encontraban dos amigas por la calle y una le contaba a la otra que había conocido a su marido en el Festival de Música Sagrada de Fez, o algo así. Y el marido era albañil, o carpintero, tampoco estoy seguro. Y digo yo: ¿qué hace un albañil de Toledo en el Festival de Músicas Sagradas de Fez, que solían visitar los Rolling Stones haciendo turismo? ¡Anda ya, no te tires el rollo, tío, no seas ridículo…!»


Lee también

La Vanguardia

Almodóvar y Swinton en el estreno de 'La voz humana'

Otro de los momentos del cine de Almódovar que disgustan a Boyero es «ese final de Todo sobre mi madre, con un personaje presuntamente fascinante y misterioso, un transexual que ha dejado embarazada a una monja que interpreta Penélope Cruz y a la que ha contagiado el sida, y que de repente aparece al final de la película y resulta que es Toni Cantó con un par de tetas, vestido de Armani eso sí, y con un pelucón terrible».

Pese a cargar sin piedad contra Almodóvar, Boyero reconoce que le gustan algunas de sus películas como ¡Átame!, Qué he hecho yo para merecer esto, Mujeres al borde de un ataque de nervios y Volver, pero insiste en que el manchego «ha realizado demasiadas películas que me dan grima». «No lo aguanto, me resulta insoportable, es cosa de piel y de alma (…) No aguanto su cine. Él a mí tampoco».  

En las páginas de No sé si me explico queda claro que a Boyero no le gusta Pedro Almodóvar. Tampoco le agrada otro Pedro. Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno. «Ya sé que Pedro Sánchez tiene muy buena pinta, habla inglés y tiene mucho prestigio internacional, o eso aseguran sus múltiples palmeros y palmeras (…), pero a mí me provoca grima su pretendida ética, o la ausencia absoluta de ese concepto en su comportamiento», afirma. 

Y añade: «Reconozco su habilidad para la desvergüenza absoluta, la mentira y la capacidad de manipulación. Sus cambios vergonzosos de opinión con respecto a lo que había declarado tan solo meses atrás en relación a varios temas, pero sobre todo el de la amnistía, los encuentro lamentables». 

Boyero carga también contra algunos miembros del Gobierno. «Y que decir de sus ministros y sus ministras. No son creíbles, y hablan y se comportan como los curas. Recitan textos que suenan a la representación teatral más falsa. Y cuando veo a Bolaños y a Albares, no puedo evitar imaginármelos en el pupitre del cole, encarnando a la perfección el papel de los chivatos de la clase». 

No sé si me explico está repleta de muchas otras críticas, pero también de vivencias, de anécdotas y de halagos hacia las personas que Boyero aprecia y hacia los compañeros de oficio a los que respeta. 

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *