El Bayern siempre está ahí

Equipo
By Equipo
5 Min Read

No resplandece el Bayern, no como lo hacía en otros tiempos.

Los bávaros parecen añorar a Franz Beckenbauer, su alma, fallecido en enero de este año: andan apurados en la Bundesliga, es posible que le entreguen el título al Bayer Leverkusen en este próximo fin de semana (y el dato es noticia: el Bayern había encadenado once ligas, todas las que se habían disputado desde el 2013). Y sus hombres franquicia no son los que eran, pues no mandan Kimmich ni Goretzka, temibles en otros años. Y a veces encajan derrotas sonrojantes. Como muestra, la del último fin de semana, ante el Heidenheim (3-2). Y en defensa tienden a mostrarse temblorosos. Y su presión sobre la primera línea rival brilla por su ausencia. Y Harry Kane pelea y golea pero no hay manera, el marcador casi nunca le acompaña. Y su técnico, Thomas Tuchel, es carne de cañón.

O gana algo en estas próximas semanas, o kaputt.

Todos esos malos farios se llevaba, anoche, el Bayern al Emirates Stadium, el hogar del Arsenal, el flamante líder de la Premier.

Cuánto mal fario.

Y, venga, el lector se lo puede imaginar: de allí salía en pie. Aquí tenemos al Bayern, vivo en la Champions, con la ronda ni a favor ni en contra, sino todo lo contrario, cuántas paradojas.

Será cosa del pedigrí, ese aura que acompaña a los grandes, que se crecen cuando pintan bastos y, cuando hay que estar, están: en pedigrí, el Bayern le saca tres cuartos al Arsenal.

La crónica es una montaña rusa de escenas, pues el partido iba a ir decantándose de un lado y del otro para desembocar en tablas, posiblemente el mejor premio para ambos contendientes, visto lo visto.

El compromiso había nacido a dos velocidades. El Arsenal era un cohete y el Bayern se mostraba tímido, encogido sobre sí mismo, incapaz de apropiarse del balón, achicando.

La pelota era del Arsenal, imperial se mostraba.

El partido lo lideraban Odegaard y Jorginho y el marcador lo abría el fenomenal Saka (minuto 12), un cuchillo en el área bávara, blandita como un flan.

Ahí es donde entra en juego el pedigrí, pues en vez de encogerse el Bayern, se encogía el Arsenal. 

Todo lo que no han fallado los gunners en este curso, lo fallaban en un santiamén. Dos errores defensivos (una mala salida primero, una mala carrera hacia atrás después) facilitaban el arreón alemán.

En el 18 marcaba Gnabry (al final se marchaba lesionado) y en el 30, Saliba tumbaba a un vertiginoso Sané en el área y Kane, penalti perfecto, en paradinha, raso y al polo opuesto del portero, colocaba el 1-2. Luego, el Bayern volvía a ser el que es en este curso, volvía a encogerse, y permitía que el Arsenal se marchara aliviado del envite, tras el gol de Trossard (76).

Ficha técnica

Arsenal, 2 – Bayern, 2

Arsenal: Raya; White, Gabriel, Saliba, Kiwior (Zinchenko, m.46); Rice, Odegaard, Jorginho (Gabriel Jesús, m.66); Saka, Havertz (Partey, m.86) y Martinelli (Trossard, m.66).

Bayern: Neuer; Kimmich, Dier, De Ligt, Davies; Laimer, Goretzka, Musiala; Sané (Coman, m.66), Gnabry (Guerreiro, m.70) y Kane.

Goles: 1-0. Saka, m.12, 1-1. Gnabry, m.18, 1-2. Kane, m.32 y 2-2. Trossard, m.76.

Árbitro: Glenn Nyberg (Suecia) amonestó a Partey (m.89) por parte del Arsenal y a Davies (m.9) y Kane (m.55) por parte del Bayern de Múnich.

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el Emirates Stadium (Londres).

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *