Empate entre colosos

Equipo
By Equipo
6 Min Read

El Manchester City se sobrepuso al ambiente tenso de las noches europeas del Real Madrid y se llevó un empate del Bernabéu. Al Madrid le dio para sobrevivir al gol de pillo de Bernardo Silva en el primer minuto y luego, cuando su pila se estaba acabando en la segunda parte tras haber fallado goles que le hubieran puesto en ventaja por 3-1 y, tras recibir dos mazazos del rival, aún tuvo arrestos para alcanzar un empate que le mantiene vivo en una eliminatoria que se presumía buena y está resultando magnífica.

Pocas veces un choque de estilos quedó tan claro como el que se vio anoche. El City no renunció al juego de posición que caracteriza siempre a los equipos que dirige Guardiola, asociándose una y otra vez en el medio campo y buscando hacer daño por las bandas. El Madrid fue el once eléctrico de toda la vida, muy junto atrás y capaz de llegar al área rival en tres o cuatro toques verticales.

El once del City

Sin Kevin de Bruyne

La sorpresa llegó con las alineaciones. La del Madrid era exactamente la esperada pero en el City , a las bajas sabidas de los defensas Aké y Walker ,se sumaban dos más: el portero Ederson y el belga Kevin de Bruyne, el jugador más temido por los blancos, clave junto a Bernardo Silva en la eliminación de la temporada pasada. Para suplir al brasileño Guardiola optó por Stefan Ortega, alemán de origen español, y para el centro del campo el recambio fue Mateo Kovacic.

Si la consigna en el Madrid era jugar con coraje y disciplina todo saltó por los aires ya en el minuto uno, en una falta lateral. Cuando se podía esperar un centro al área de Bernardo Silva el portugués asaltó la Banca con una genialidad, un disparo ajustado al palo mal defendido por Lunin, el único error del ucraniano en todo el partido.

El fallo no descompuso a Lunin, que muy poco después tapó un remate venenoso de Haaland. El noruego, bien marcado por Rüdiger, sigue sin tener su día ante el Madrid.

La reacción del Madrid

Dos goles en dos minutos

Si alguien presumía otro baño del City, se equivocaba. El Madrid reaccionó con entereza, sin perder la calma y se metió en el partido con fortuna, algo que el Madrid suele encontrar en la Champions porque la busca con fiereza, se maneja bien y domina las claves de la competición.

Sin apenas haber hecho nada, el Madrid encontró el empate en el minuto doce en un remate lejano de Camavinga que dio en Ruben Dias y despistó al portero Ortega. Un minuto después una gran asistencia de Vinícius a Rodrygo pemitió a este hacer el 2-1 con un toque sutil, un balón que entró poco a poco. Como hace dos años, el Madrid le había metido dos goles al City en dos minutos.

A partir de ahí el partido entró en el guión esperado. La pelota era del City pero el Madrid se defendía con orden y Lunin no tuvo que intervenir más en el primer tiempo. De hecho, el Madrid a la contra hacía muchísimo más peligro y Rodrygo tuvo otras dos ocasiones y una Vínícius para ampliar el marcador en contras en las que no se cerró bien el remate y Ortega se encontró con balones fáciles.

Bellingham

Podrá jugar la vuelta

El momento más delicado para el Madrid vino en una patada de Bellingham en el centro del campo sobre Ruben Dias (se vengó de una anterior) que el árbitro francés no sancionó y que le hubiera supuesto perderse el partido de vuelta. No es el caso de Tchouaméni, el único de los cuatro amonestados que no podrá estar en el Etihad. Los otros que se salvaron fueron Vinícius y Camavinga.

La segunda parte comenzó sin cambio de jugadores. Bellingham pudo marcar en un error de la defensa citizen. Luego falló el gol Vinícius. El City generaba más juego que peligro hasta que Foden se sacó un remate a la escuadra que supuso el 2-2 en el 66. Lo peor para el Madrid vendría muy seguido, otro gran remate ahora de Gvardiol que puso el marcador 2-3 en el 71.

Todo parecía otra vez perdido para el Madrid, pero una gran volea de Valverde puso el 3-3 en el marcador en el 79. El madrid volvió a atacar hasta el final, sin consecuencias para el marcador. Esto no se ha acabado. El que pase tendrá que sudárselo, pero el Madrid ha perdido la ventaja de campo.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *