La aerolínea Volotea enfila la salida a bolsa tras facturar 694 millones de euros

Equipo
By Equipo
5 Min Read

La aerolínea Volotea ve factible su salida a Bolsa antes de acabar el año, una operación que le serviría para impulsar el crecimiento y mejorar su estado financiero, con la reducción de deuda como objetivo principal. “Somos cotizables, pero ahora hemos de esperar a que otras empresas de mayor tamaño salgan a Bolsa y les vaya bien”, ha afirmado el fundador y consejero delegado de la compañía, Carlos Muñoz, desde Lyon, donde Volotea celebra en una gala haber alcanzado los 60 millones de pasajeros. Muñoz estima el salto al parqué para el “segundo semestre del año en el mejor de los escenarios”, aunque ha descartado fijar una fecha concreta a la espera de unas condiciones idóneas en el mercado. Si el debut se retrasa valora otras opciones para reforzar su estructura financiera.

No es la primera vez que la low cost trata de cotizar. La aerolínea lo intentó en el 2015 pero acabó descartando la operación. Ahora, en cambio, el directivo considera que sí ha llegado el momento. A su favor Muñoz, también fundador de Vueling, ha exhibido la evolución de su facturación y unas perspectivas de crecimiento al alza. La aerolínea creada en Barcelona ingresó 694 millones de euros en el 2023, un 24,6% más que en el ejercicio anterior, con una mejora del resultado operativo (ebitda), hasta los 96 millones. La aerolínea no ha informado sobre el beneficio neto. El año anterior el ebitda fue de -47 millones de euros y perdió 138 millones de euros, con un patrimonio neto negativo de 284,5 millones de euros. La deuda actual, que querrían reducir de forma significativa con la posible salida al parqué, se sitúa en la actualidad en 313 millones de euros, 37 millones por debajo de la cifra inicial.

Llega a las 450 rutas y aumenta capacidad un 16%

Como otras compañías del sector del transporte, Volotea acudió a la SEPI y al ICO para sobrevivir a la pandemia y la restricción a los viajes. El préstamo de la Sociedad de Participaciones fue de 200 millones de euros (más diez millones de un crédito participativo a cargo de los accionistas), sin amortización de capital hasta el 2029. Por su parte, el crédito del ICO llegó a los 150 millones de euros. 

La aerolínea ve oportunidades de crecimiento este año tanto en actividad como económicamente, con una demanda para volar que no decae pese al incremento del precio de los billetes de avión. Muñoz ha calculado que la facturación para este 2024 ronde los 800 millones de euros, con un nuevo incremento del resultado operativo que situaría a Volotea en beneficio neto. Para ello se apoyará en una mejora de la estructura de costes gracias a la bajada del fuel, un mayor margen y un aumento de la oferta de plazas de entre un 12% y un 16% respecto al 2023, con hasta 13 millones de asientos ofertados. Asimismo, operará 450 rutas (13 nuevas desde España), un 10% más.


Lee también

Maite Gutiérrez

Apertura Dinero sobre cómo se están forrando las aerolíneas con la subida de precios de los billetes de avión. En la imagen, que aparezca un avión de Ryanair

Muñoz también se ha ofrecido a operar las rutas que se liberen para que la CE apruebe de forma definitiva la fusión de Iberia con Air Europa. “Estamos interesadas en todas”, ha asegurado, tanto con su propia flota como alquilando aviones de Air Europa. Esto reforzaría su posición en España, su tercer mercado por detrás de Francia e Italia. El país galo se ha convertido en el principal centro de operaciones de Volotea, donde se ha situado como primera aerolínea en el mercado doméstico fuera de París. Su estrategia consiste en conectar ciudades de tamaño medio donde la oferta aérea no está tan desarrollada. 

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *