Los Gibert, los trenes y el desarrollo del Maresme

Equipo
By Equipo
17 Min Read

El siglo XIX, el siglo de la Revolución Industrial, fue el periodo de los grandes cambios sociales, políticos, tecnológicos y filosóficos. Se podría decir que el siglo comienza con la derrota y confinamiento de Napoleón en la isla Santa Helena en 1815. El devenir de España fue muy divergente del de Europa, España quedó rezagada viendo como la mayoría de sus colonias americanas se independizaron en el primer tercio de siglo, que el absolutismo borbónico quebró el país y sólo en determinadas partes periféricas, la industrialización pudo cambiar el panorama, y casi siempre, al margen del gobierno de turno.

Como breve pincelada, recordemos que en este periodo se inventa la locomotora de vapor (1804), Beethoven escribe su tercera sinfonía (1804-06), aparece la primera fotografía (1826), la primera anestesia (1846), Marx escribe su manifiesto comunista (1848), aparece el teléfono (1854), la pasteurización (1864), Nobel inventa la dinamita (1866), aparece el gramófono (1888), el primer avión (1890), la radio y el cinematógrafo (1894) y la aspirina (1899).

El teniente Gibert

Después del lamentable periplo de la corona española y su venta a Napoleón por parte de Carlos IV, su hijo, Fernando VII (el deseado), vuelve a territorio español, 1814. Sus correligionarios le esperaban en La Jonquera, pudo ser un momento épico, pero el glamour se desvaneció al lanzarse el monarca sobre un cuarto de pollo rustido y devorarlo con fruición. Fue en ese momento cuando uno de nuestros protagonistas, Manuel Gibert Sans (1795-1873), aparece en esta historia. Gibert estaba de guardia en La Jonquera. Gibert ya había luchado contra las tropas napoleónicas y había alcanzado, en ese momento, el grado de teniente.

España sufrió tres guerras carlistas durante el siglo, la primera 1833-40, la segunda 1846-49 y la tercera entre 1872 y 76. Las tres con tres aspirantes al trono diferentes pero de la misma estirpe, contra la decisión del monarca de abolir la ley sálica para que su hija (Isabel II) llegase a ser reina. (Se inicia la primera guerra con Carlos María Isidro de Borbón, hermano de Fernando VII como aspirante al trono).

Manuel Gibert Sans en 1851

Manuel Gibert Sans en 1851

Astaracum

Manuel Gibert estudió derecho. Su padre fue abogado y su abuelo notario. Vicente Gibert, notario, fue autor del libro originalmente escrito en latín, Teórica del arte de Notaría o manual de escribanos, publicado en Barcelona en 1828.

Manuel Gibert estudió en Cervera, única universidad activa en Catalunya desde que Felipe V cerrase las universidades catalanas por el decreto de Nueva Planta en 1717. La universidad de Barcelona reabrió en 1842.

Resulta curioso constatar que Gibert no abandonó la carrera militar para estudiar leyes y que durante su vida activa, compaginó sus actividades militares con la política, con la promoción empresarial y con el mecenazgo cultural.

En el Partido Moderado de Catalunya

Tras los actos vandálicos como la quema de conventos en Barcelona, acontecidos a la muerte del Fernando VII en 1833, Gibert es nombrado comandante del 14º batallón de milicianos.

Las órdenes religiosas apoyaban a los carlistas. Comenzó la regencia de MªCristina por la minoría de su hija de Isabel II. Los movimientos tumultuarios fueron conocidos como las bullangas. A partir de estos hechos, Gibert se consolidó como hombre fuerte del Partido Moderado en Catalunya.

Casa Gibert, 1866, plaza Catalunya

Casa Gibert, 1866, plaza Catalunya

Astaracum

Gibert fue un promotor principal en el derribo de las murallas de Barcelona, especialmente en el Portal de l’Angel, donde además compró, en 1835, gran cantidad de terrenos extramuros, concretamente en la actual plaza de Catalunya y el Passeig de Gracia. Fue precisamente en el centro de la actual plaza donde se hizo una gran mansión, encargada al arquitecto Oriol Mestres (padre del escritor, poeta e ilustrador, Apel.les Mestres). Fue también en esa época cuando desarrolló su proyecto de Sociedad del Liceo Filarmónico Dramático, inicialmente en los terrenos del convento de Montsió y al poco tiempo, en colaboración con su amigo Joaquim de Gispert, lo trasladaron a los terrenos del actual teatro del Liceo, del que Gibert fue su primer presidente. Entregó gran cantidad de dinero para su construcción que le fue canjeado por un palco y 24 plateas en el gran teatro del Liceo.

Su inmensa fortuna se fue consolidando con la compra de terrenos agrícolas de lo que luego sería el Eixample, en acciones del ferrocarril de Barcelona a Mataró y en muchos otros negocios.

Cuando se menciona el ferrocarril de Barcelona a Mataró siempre aflora el nombre de Miquel Biada que fue su principal promotor. Justo reconocimiento el que se hace a este emprendedor, que no pudo ver finalizada su obra, al fallecer unos meses antes de la inauguración del tren, en 1848.

junta directiva del tren 1860

junta directiva del tren 1860

Astaracum

España estaba inmersa en la segunda guerra carlista, el ambiente era hostil, con bastante inseguridad para las obras y el desarrollo normal de la línea férrea.

En 1847 Gibert había sido nombrado Gobernador civil de Barcelona, ante esta consolidación de poder, los miembros de la junta de la compañía ferroviaria de Barcelona a Mataró, le pidieron que presidiera la empresa y él aceptó.

Adicionalmente a los desórdenes y daños a la propiedad del ferrocarril, Gibert tenía otro reto, prolongar el tren a los pueblos costeros y dar sentido empresarial al proyecto. A tal efecto, lo primero que hizo fue un BANDO bastante contundente, en él, se especificaba multas de 100 reales por cruzar las vías por lugar no autorizado, que los guardias de seguridad de la empresa fueran equiparados a la policía , penas pecuniarias de monto elevado por obstaculizar y dañar la vía, pago de los costos de los desperfectos y penas corporales, si la situación lo requería. Seguidamente procedió a negociar con los pescadores de Mataró para dejar las vías lo más alejadas posible de la playa y continuar hacia Llavaneres. Si bien este ferrocarril no pudo tener la gloria de ser el primer ferrocarril español, pues Cuba, entonces española, lo tuvo unos años antes, sí fue el pionero en la península.

Bando 1848 Gibert

Bando 1848 Gibert

Astaracum

Otra empresa había iniciado la línea de ferrocarril de Barcelona a Granollers y parecía lógico que la expansión de ambas fuese hacia Girona y de allí a la frontera francesa. La labor de Gibert para negociar y acabar fusionándose con la otra empresa, fue clave. En cada etapa, la empresa iba cambiando de nombre incorporando el de la población a la que accedía. Para este proyecto, Gibert contó con la valiosísima colaboración del ingeniero Joaquim Carrera Sayrol, que hizo la perforación del segundo túnel de España, entre Caldes d’Estrac y Arenys de Mar. Las líneas litoral e interior coincidieron en Maçanet, en el punto conocido como el Empalme, y de allí prosiguieron juntas hacia Girona.

El tren llega a Arenys de Mar en 1857

De Arenys al Empalme, 37,3 Km, la obra se realizó en dos tramos, el primero, de 27,9 Km de Arenys a Tordera, se inauguró en diciembre de 1859. La obra fue faraónica, con 2.000 obreros diarios y teniendo que perforar los túneles de Sant Pol, La Cabra y la Torreta en Calella. Se concluyó en 20 meses, sin embargo, el segundo tramo de 9,7 Km, tardo mucho, terminándose en 1862.

Desde allí a Girona, las dos empresas se fusionaron bajo el nombre de Caminos de Hierro de Barcelona a Gerona. La resultante fue una línea litoral entre Barcelona y el Empalme de 75 Km y una interior, de Barcelona al Empalme, de 70 Km y del Empalme a Girona, una línea común de 30Km.

En julio del 1863, la empresa obtiene la concesión de Girona a Figueres, de 41,2 Km. La concesión de Figueres a la frontera, de 27,1 Km, se obtuvo en 1864.

En 1868, Manuel Gibert firmó su última memoria en la empresa. Ese mismo año fue elegido como diputado en las Cortes.

Baños Colon Caldes d'Estrac

Baños Colon Caldes d’Estrac

Astaracum

Durante las obras del ferrocarril, Manuel Gibert pensó que Caldes d’Estrac era un buen sitio para comprar terrenos y hacerse una casa, por lo que adquirió terrenos en la calle Callao y allí edificó. Construyó varias casas adosadas que regaló a su hija Elvira. Fueron las primeras casas de veraneantes de Caldes d’Estrac.

La Revolución de 1868, conocida como La Gloriosa, supuso el destronamiento de Isabel II, que fue expulsada del país junto a su madre , instalándose en París. Se iniciaba el periodo conocido como el Sexenio Democrático, de 1868 a 1874. Se levantaron en armas los generales Prim, Topete, Serrano, Caballero, Dulce y el Duque de la Torre. Para los miembros del Partido Moderado, como Gibert, comenzaban tiempos difíciles. Gibert se había identificado mucho con Isabel II, incluso ella presidió el acto de colocación de la primera piedra en su mansión del centro de la actual plaza Catalunya. Gibert rechazó un título nobiliario propuesto por Isabel II.

Passeig dels anglesos, Caldetes

Passeig dels anglesos, Caldetes

Astaracum

Prim apostó por el príncipe italiano Amadeo de Saboya como rey de España, pero Prim fue asesinado antes de que el nuevo monarca llegase a Madrid y tras triste y corto reinado, presentó su renuncia. Se proclamó entonces la primera República, que no funcionó, dando fin al sexenio con la Restauración borbónica en la figura de Alfonso XII, hijo de la reina Isabel.

Manuel Gibert Sans, había contraído matrimonio en 1821 con Mª Ángeles de Olivas de Pomareda, hija del médico militar Miguel de Olivas. Una de sus hijas, Dolors Gibert Olivas, se casó con el agente de bolsa Frederic Maristany Serra, y de este matrimonio nació Eduard Maristany Gibert (1855-1941. Fue ingeniero de caminos, participó en la empresa ferroviaria que había presidido su abuelo Manuel Gibert y posteriormente, trabajó en la línea ferroviaria MZA (Madrid, Zaragoza, Alicante), en la que llegó a ser presidente, como también de la S.A. Cros. Fue él quien diseñó y construyó el túnel de Argentera, provincia de Tarragona, cerca de Falset, de 4 km de longitud, siendo galardonado por Alfonso XIII con el título nobiliario de Marqués de Argentera.

Quinta Elvira, Badalona

Quinta Elvira, Badalona

Astaracum

Otra hija de Manuel Gibert y Mª Ángeles de Olivas, Elvira (1829-1910), se casó con el ingeniero mecánico Salvador Pi Fábregas, originario del barrio del Born, Barcelona, interesante personaje, bohemio, gran viajero y traductor jurado de nueve idiomas. Sus hijos fueron educados en varios idiomas, siendo el principal, el francés.

El matrimonio (Salvador Pi y Elvira Gibert), disfrutaba de una casa de veraneo en Caldes d’Estrac, regalada por el padre de Elvira, así como de una mansión en Badalona conocida como Can Pi Gibert o Quinta Elvira. En esta mansión, con reminiscencias medievales en forma de almenas, fue donde nació el primogénito, August Pi Gibert (1860-1923). Su madre Elvira se puso de parto en Caldes d’Estrac mientras veraneaba y fue en coche de caballos hacia Barcelona para parir, pero ante la inminencia del nacimiento se alojaron en la casa de Badalona y allí parió.

Elvira Park, Badalona, actualmente

Elvira Park, Badalona, actualmente

Astaracum

August Pi Gibert fue médico, discípulo de Ramón y Cajal, con reconocido prestigio profesional. Destinó parte de su patrimonio en invertir en muchos negocios, entre ellos, la Font Picant de Amer (Girona) cuya agua era considerada como medicinal. Otro hijo de este matrimonio entre Salvador Pi Fábregas y Elvira Gibert de Olivas, fue Lluís Pi Gibert, pintor figurativo, que residió en esta mansión de Badalona y en Sitges.

La propiedad fue vendida durante la etapa franquista, a la empresa textil Montalfita, de la familia Montal, con muchos vínculos con Arenys de Mar. Allí se instaló una fábrica textil y se derribó la mansión. En los años 70 del pasado siglo, en estos terrenos, que habían quedado justo al margen de la autopista, se construyó un conjunto residencial conocido como Elvira Park.

Elvira Gibert Olivas

Elvira Gibert Olivas

Astaracum

Elvira Gibert de Olivas dedicó, en su madurez, mucho tiempo y dinero a obras caritativas, pensó en construir una iglesia, por lo que pidió autorización eclesiástica para construirla en Caldes d’Estrac. No sólo la obtuvo sino que también fue condecorada por el Papa. Se trata de la iglesia-capilla del Carmen, junto a la estación, con una gran cúpula de tejas cerámicas y de un volumen considerable. La obra fue diseñada por el arquitecto Laureà Arroyo y en un principio, pensada para atender espiritualmente a los trabajadores del tren, pero a la larga se convirtió en la iglesia de la colonia de veraneantes de Caldetes. La iglesia se inauguró en 1903 y como dato anecdótico, los ángeles de las pinturas murales, tienen las caras de la familia Pi Gibert. Se puede decir que Elvira Gibert de Olivas fue la primera veraneante, personaje de la alta sociedad barcelonesa, que puso de moda esta población, y al poco tiempo, se fue desarrollando el Passeig dels Anglesos y el del Marqués de Casa Riera, su continuación en Sant Vicenç de Montalt (entonces Sant Vicenç de Llavaneres). Su padre, Manuel Gibert, contribuyó al desarrollo de la comarca con la ampliación del tren y ella, Elvira, puso de moda Caldetes.

Elvira descansa en la cripta de la capilla que ella hizo construir.

Capilla del Carme, Caldes d'Estrac

Capilla del Carme, Caldes d’Estrac

Astaracum

Jubileo papal,1887

Jubileo papal,1887

Coloreada por J. Nubiola

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *