Una misa watusiana para convertir la novela de Casavella en una pieza teatral

Equipo
By Equipo
6 Min Read

El día del Watusi es una novela singular por muchas razones: por su magnitud, por el punto de vista de una Barcelona desde los márgenes y porque su autor, Francisco Casavella, murió a los 45 años. La singularidad de esta novela que consta de tres partes es la aproximación a la Barcelona de la época de la transición democrática que ha sido poco explorada por la literatura. Considerada novela de culto, el dramaturgo y director teatral Iván Morales la ha querido convertir en una pieza teatral, que se estrena este miércoles en el Teatre Lliure de Gràcia (hasta el 5 de mayo) y que ya ha vendido todas las localidades.

“Ya hace un tiempo que dirijo teatro –explica Morales, desde que en el 2011 estrenó la mítica Sé de un lugar – y ahora tengo la misma sensación que tuve cuando hice la primera obra: sentía que eso no se podría hacer y lo hemos hecho. Es una de las sensaciones más importantes que como artista se puede dar. Esta historia reivindica un relato que está más a la sombra, y sus personajes tienen que ver con quién soy y de dónde vengo. Me tocaba a mí, de alguna manera, coger a ese testigo y mostrarlo a las nuevas generaciones”.

Huimos de un teatro literario, para dar al público algo que lo sorprenda


Iván MoralesAdaptador y director

“La novela contagia muchas cosas y sobre todo contagia ambición, ambición hacia dentro –continúa Morales–. Se busca un relato propio para después destruirlo. Creo que Casavella acabó inundado por esta historia, por las ganas de explicar esta historia. Para nosotros ha sido lo mismo, persiguiendo la ballena blanca”.

El reparto lo encabeza Enric Auquer, que interpreta a Fernando Atienza, y lo acompañan Guillem Balart, David Climent, Bruna Cusí, Raquel Ferri, Vicenta Ndongo y Xavi Sáez. “ El día del Watusi pasa entre el 15 de agosto de 1971 y el 1 de marzo de 1986 –refiere Auquer–. Es la historia de un desclasado, que nace en las casitas de Montjuïc. Su madre dice que será catedrático pero él toma decisiones erróneas. La obra también habla de la destrucción del relato que nos construimos para vivir. Todo eso para explicarlo en esta historia barroca de Casavella. Cuando lo conseguimos, se produce una magia fantástica”.

Balart considera que la novela “es literatura pura”. “Por eso la obra la hemos montado muy performática. Auquer es al único que interpreta un personaje desde el principio hasta el final y los otros nos vamos moviendo. De mis personajes, le tengo cariño a Pepito, un amigo de infancia de Atienza. Representa muy bien la invención de ese mundo, como el Watusi, para sobrevivir a la miseria en la que viven”.

Imagen de 'El día del Watusi', de Iván Morales,  con Enric Auquer, a partir de la novela de Francisco Casavella

Imagen de ‘El día del Watusi’, de Iván Morales, con Enric Auquer, a partir de la novela de Francisco Casavella

Jose Novoa

Ndongo recuerda que conoció a Casavella, “quien hace un retrato de una Barcelona que no hemos visto en el teatro; es una Barcelona escondida, donde había las casitas, los merenderos de la Barceloneta, la heroína… Es una Barcelona que también tiene su poesía. Hoy está todo muy segmentado y entonces estaba todo mezclado, y en un mismo bar se juntaba gente de todo tipo”. Uno de sus personajes es la madre: “A través de ella rendimos homenaje a todas esas mujeres que dieron una educación a sus hijos”.

El adaptador y director da más claves: “Se ha cuestionado mucho el relato de la transición, y Casavella habla sin ningún complejo de la lucha de clases. El formato de la obra son las misses evangélicas de los domingos en lugares como l’Hospitalet. Me parecía que argumental y espiritualmente, El día del Watusi necesitaba este formato. Tiene, como en una misa, música, testimonio, sacrificio… Cuando lees la obra de Casavella, tienes música en la cabeza todo el rato, por lo tanto, celebramos una misa watusiana, huyendo de un teatro literario, para dar al público algo que lo sorprenda. Tenemos una palabra brutal, también música, movimiento… El formato evoluciona y va cambiando”, concluye Morales. 

Enric Auquer:

«Acabo destrozado»

Enric Auquer, que tiene la responsabilidad de interpretar al personaje de Fernando Atienza, el protagonista de El día del Watusi, reflexiona: “Casavella es menos frívolo que muchos discursos de los que hay hoy día en Barcelona. Es un discurso que acaba siendo intelectual y una reflexión política que surge del relato. Hoy se habla mucho desde el privilegio, pero Casavella no lo hace desde este sitio. Escribe un relato muy grotesco y al mismo tiempo asqueroso de todos esos oportunistas que aprovechan las circunstancias en beneficio propio”. El reconocido actor considera que la propuesta de Morales “es una obra con margen para el error: lo que es bonito es que es imperfecta”. Y confiesa que, después de más de cuatro horas de función, acaba “destrozado”: “Es muy agotador. Es el primer protagonista que hago en un teatro y espero aguantar todo el mes”.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *