5 Paradores en conventos únicos

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Existen lugares especiales, además de por su belleza o confort, por la historia que recogen sus paredes. Como los antiguos conventos y monasterios, hoy en día convertidos en Paradores. Lugares únicos conservados a lo largo del tiempo de los que ahora podemos disfrutar como alojamientos increíblemente singulares.

¿Te imaginas pasear por un claustro siguiendo las huellas de antiguos monjes? ¿O disfrutar de un café en lo que fue la capilla del convento? ¿O entregarte a la conversación, arropado por la vegetación de un patio con siglos de vida? Te llevamos de ruta por los Paradores de Granada, Cuenca, Santo Estevo, Corias y Chinchón. Caerás rendido a todos ellos.

Parador de Granada

El lujo de dormir en la Alhambra

Parador de Granada

Parador de Granada 

Paradores

Este antiguo convento, construido por decisión de los Reyes Católicos, nació sobre un palacio nazarí del que aún se conservan restos como la Al Qubba y la Sala Nazarí. Pasar una noche en el recinto de la Alhambra, entre jardines y fuentes que evocan un pasado donde se mezcla lo árabe y lo cristiano, es un privilegio. 

En el claustro y las estancias interiores, te esperan obras de arte y excepcionales piezas de mobiliario. En el restaurante y la terraza de verano, las vistas de los jardines del Generalife mientras disfrutas de la cocina más típica: remojón granadino, habitas con jamón y piononos de Santa Fe o los mejores platos nazaríes. ¡No hay velada “gastrovisual” más perfecta!

Parador de Cuenca

Las mejores vistas de la ciudad

Parador de Cuenca

Parador de Cuenca 

Paradores

Se encuentra en uno de los lugares más especiales de la capital conquense, junto al puente de San Pablo, y disfruta de unas privilegiadas vistas frente a las Casas Colgadas. El convento de San Pablo data del siglo XVI y fue construido para la orden de los dominicos. Hoy en día, es uno de los monumentos más representativos de Cuenca.

El Parador presume de un precioso claustro acristalado con arcos de medio punto y un patio central en el que podrás tomar algo en las noches de verano. Si te gusta el arte, una serie del pintor madrileño Julián Casado, considerada como su obra maestra, se expone de manera permanente en el claustro. Otros de los lugares más espectaculares del Parador son la cafetería, situada en lo que fue la capilla del convento, y la piscina, con una espectacular panorámica de la ciudad. ¡Baño con vistas!

Parador de Santo Estevo

Diseño y vanguardia en el corazón de la Ribeira Sacra

Parador de Santo Estevo

Parador de Santo Estevo 

Paradores

En el interior de Galicia, en un espacio natural de original belleza entre los valles del Sil y el Miño, el Monasterio de Santo Estevo promete una experiencia inolvidable. Entre otras cosas, por sus tres impresionantes claustros, cada uno de un estilo diferente: uno románico, uno gótico y otro renacentista.

El edificio fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1923 y dispone de 77 habitaciones, todas ellas diferentes. Su monumentalidad combina a la perfección con su decoración moderna y vanguardista y con el confort y relax que buscan sus huéspedes, entre otras cosas, gracias a su spa. El Parador de Santo Estevo está considerado como uno de los monasterios más importantes y mejor conservados de toda Galicia: se cree que su origen se remonta a los siglos VI y VII. ¡Se respira historia!

Parador de Corias

Historia, arte y naturaleza

Parador de Corias

Parador de Corias 

Paradores

El antiguo monasterio de San Juan Bautista, conocido también como “El Escorial de Asturias” por la rotundidad de su aspecto y la austeridad de su fachada, que recuerdan al estilo herreriano, es actualmente el Parador de Corias. Ha vivido muchas transformaciones. Considerado el monasterio de benedictinos más importante del occidente astur, fue construido entre los años 1022 y 1044, reformado en estilo renacentista en el siglo XVI y, tras un incendio en 1744, ampliado y reconstruido en estilo neoclásico bajo la supervisión de Ventura Rodríguez, arquitecto encargado de proyectos tan prestigiosos como la capilla del Palacio Real de Madrid. 

En su imponente biblioteca, acoge una instalación del artista portugués Rui Macedo. En el sótano del edificio, se han encontrado los restos de la iglesia fundacional del monasterio del siglo XI. El espacio se ha musealizado y muestra los hallazgos aparecidos en la excavación arqueológica. ¡Como un sarcófago de la época!

Parador de Chinchón

Desconexión entre árboles frutales a un paso de Madrid

Parador de Chinchón

Parador de Chinchón 

Paradores

En pleno centro de la villa medieval madrileña, a un paso de la famosa Plaza Mayor, un convento de monjes agustinos acoge el Parador de Chinchón, cuyo edificio data del siglo XVII. Sus amplios jardines y una huerta que usaban los monjes y que ahora está llena de árboles frutales como granados, almendros, manzanos o perales, conquistan a primera vista. Pero hay más: el convento tiene un claustro acristalado en el que puedes disfrutar de una espectacular colección de arte religioso en cualquier momento del año. 

Ya en el exterior, la fuente y la vegetación del patio se convierten en un escenario idílico para disfrutar de un café en las mañanas de primavera o para descansar en las noches de verano. ¿Te apetece un baño refrescante? La piscina se encuentra en los antiguos establos. Darse un chapuzón es una experiencia obligada.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *