La rutina nos hace olvidar que vivimos con otras personas con sentimientos

Equipo
By Equipo
16 Min Read

La segundas oportunidades pueden llegar cuando menos nos lo esperamos. El cambio acostumbra a ser un contratiempo pero aunque no lo parezca, siempre es puntual. Para algunos llega tarde, para otros el tiempo es relativo y para Pilar, la protagonista de Un lugar común, supone una revelación. La película es el debut en solitario de Celia Giraldo, hasta ahora directora de videoclips de la cantante catalana Rigoberta Bandini (Perra, Así bailaba) y de algunos episodios de la serie Esto no es Suecia, llega justo a tiempo para responder a varias preguntas sobre libertad, reconexión y el cuidado mutuo.

Un lugar común cuenta la historia de una mujer, interpretada por Eva Llorach, que vive inmersa en una rutina que nunca se ha cuestionado: trabajo, familia y tareas del hogar. Hasta el día en que la despiden repentinamente y entra en una profunda crisis de identidad. Producida por la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Catalunya (Escac), en la que la directora se formó, la película se ha presentado en el D’A, el festival barcelonés de cine de autor. En ciernes de irse a Cannes a seguir rodando, Giraldo se ha reunido con La Vanguardia en el hotel Pulitzer de Barcelona para dialogar sobre su debut. 

Fotograma de la película 'Un lugar común', dirigida por Celia Giraldo y protagonizada por Eva Llorach

Fotograma de la película ‘Un lugar común’, dirigida por Celia Giraldo y protagonizada por Eva Llorach 

Escac

La canción Hace frío ya atraviesa la película con una pregunta: ¿Qué es la vida si no hay cariño?

La pregunta orbita en toda la película y es una de las razones por las que empecé a pensar esta peli. Sobre todo, porque veía que en el ámbito doméstico, en el ámbito de la gente que tenemos más cerca, las relaciones tampoco suelen ser tan profundas. Es muy habitual compartir casa con alguien, con tu familia o amigos, y no hacerte según que preguntas, dar por sentado ciertas cosas con tus padres, tus hijos, tus hermanos, es algo que yo hago y que todos hacemos, ¿no?

 ¿Y por eso la elección de la canción?

La canción le iba muy al pego a lo que sentía la protagonista. Y en el fondo creo que de alguna manera, aunque no sean muy conscientes, el resto de personajes también sienten. No tienen un espacio real para ser vulnerables y no es tan fácil encontrar un espacio en el que serlo y mostrarte con todas tus taras y miserias.

No es tan fácil encontrar un espacio en el que ser vulnerable, un espacio donde mostrar tus taras y miserias»


Celia GiraldoDirectora de cine 

Paradójico hablando de familia, ¿por qué no se dan estos espacios en los que poder conectar o cuidarse profundamente?

Siento que hay algo en la concepción de familia y la rutina que nos hace olvidarnos de que vivimos con otras personas con sentimientos que requieren de un cuidado afectivo. Asumimos demasiado.

¿Tienen las pantallas algo que ver?

Sí, las pantallas forman parte de nuestras vidas 100%, dentro del propio hogar. En la película hay un momento en el que para hablar con su familia la protagonista manda un WhatsApp que llega a la vez a todas las habitaciones. Las pantallas evidencian una desconexión que se retroalimenta y que no sé si antes existía. La misma protagonista forma parte de esta desconexión. Y en realidad todos necesitan que el otro les escuche, la hija también necesita que ella le escuche, pero hay interferencias constantes en esta conexión.

¿Es la naturaleza un factor importante en la reconexión?

Sí,aunque suene a cliché. Quería jugar con el lugar común de todas las familias, sacarlos de su zona de confort, que resulta no ser confortable del todo por esa desconexión anímica de la que hablamos. Sacarlos de su hábitat natural para llevarlos a una masía a la que iban de pequeños pero que ahora resulta haberse transformado en algo esperpéntico donde tampoco se sienten cómodos.

Fotograma de la película 'Un lugar común'

Fotograma de la película ‘Un lugar común’

Escac

¿Cree en las segundas oportunidades?

Sí, hombre, las segundas y las terceras y las cuartas también. Creo que justamente mi generación entiende la vida a corto plazo, la reforma puede ser mucho más constante. La generación de mis padres en general suelen entenderlo como empezar cuando tienes 20 años en una empresa y quedarse hasta el día que te jubilas. Eso hace que transformar tu vida suponga una ruptura mucho más fuerte. Una segunda oportunidad para mis padres es la octava para mí. 

Y, ¿qué papel tiene el juicio en todo esto?

En mi película se juzgan todas entre ellas y se dicen cómo han de vivir. Y eso pasa porque me parece natural. Yo juzgo, aunque no tenga que hacerlo, y eso es porque hay algo de protección en la elección de vida que tomas. Es un mecanismo de defensa de mis elecciones porque a la que me lo cuestiono se me cae un poco el castillo, que es lo que le pasa a la protagonista. Empatizar con otros modos de vida puede poner en jaque las decisiones vitales tomadas. Por eso me interesaba el personaje más joven, la niña pequeña, que aún no ha pasado por ese principio del juicio y solo se mueve por curiosidad con inocencia.

La protagonista pasa de lo rígido y establecido a conectar con una parte mucho más juguetona. Hay que abrazar el ‘cringe'»

Ella es la primera que pregunta: ¿quién te cuida a ti?

Exacto. Y esa pregunta guía el resto de la película hasta que la protagonista pasa de lo rígido y establecido a conectar con una parte mucho más juguetona. Hay que abrazar el cringe.

¿Eso tiene mucho que ver con el clímax de la película?

Sí, de pronto, el buscar ser lo que no se es, atreverse a ser, es como intentar convertirse en una persona conectada con su niña interior y experimentar lo que experimentan otras personas. Y también tiene que ver con permitirse desear otras cosas porque quizá tengo otras creencias y no me he permitido ni siquiera explorarlas. Y de hecho desde ese lugar es cuando la protagonista empieza a pensar y verbalizar el cambio. Es difícil quedarse, pero también es difícil irse. Es afrontar la valentía de irse y también de renunciar.

Y como se cuestiona la protagonista, ¿quién cuida a nuestras madres?

El personaje de Pilar plantea esa pregunta con la relación con su hija que al mismo tiempo le da qué pensar sobre la relación de ella con su madre, y su madre con la suya etc. Hay algo de “como yo me estoy sintiendo, ¿se han estado sintiendo las mujeres que venían antes que yo, y no he puesto el foco en eso?”. Hemos de darnos cuenta de que todos lo damos por sentado y es algo transgeneracional. Muy intrínseco en la cultura.

Lee también

Los que sueñan sueñan con…

Eva Llorach, actriz

¿Cómo le llegó la propuesta de protagonizar Un lugar común?
 
Fue ella, ella a mí. Por parte de mi representante, me llegó este guión y me quedé muy sorprendida porque sabía que venía de una persona joven, no tanto, como luego descubrí. Me fascinó la idea porque precisamente no es fácil encontrar un guión con una protagonista de cierta edad que hable de lo que hable. Últimamente las nuevas generaciones de directoras hablan siempre desde un lugar de autoficción.
Uno de los motores que mueven a Celia para trabajar es el miedo. Ella tiene mucho miedo al futuro. Se proyectaba mucho ahí, para mi suerte. (Ríe)

¿Cómo la convencieron para embarcarse?

Hicieron una cosa muy bonita que es coger un coche y bajar a Madrid. Eso a un actor le gusta mucho. Yo no paraba de preguntar, ‘¿De verdad habéis venido solo para verme a mi?’ Sí, sí, hemos venido por ti, decían. Cuando la conocí ese talento que había intuido en el guión, lo vi en ella y dije: esta persona es una maravilla, es brillante. Realmente es una persona muy inteligente, muy sensible, muy talentosísima. Así que estuve encantada de participar en esta ópera prima.

Y, ¿ha merecido la pena?

Ha merecido la pena. Es una historia súper bonita y estoy deseando que todas las madres del mundo la vean y me encanta que un chico como tú, un chico joven, sea también capaz de empatizar porque me da esperanza en el mundo. Es una película accesible y le puede gustar a casi cualquier persona pero cuenta con un subtexto y una complejidad que circula por debajo. 

La directora Celia Giraldo con la actriz Eva Llorach en el rodaje de 'Un lugar común'

La directora Celia Giraldo con la actriz Eva Llorach en el rodaje de ‘Un lugar común’

VIVA FILMS

«Soy una mujer, es muy complicado que no sea feminista»

Giraldo cuenta una historia que le queda lejos, o quizá no tanto?

Es que no le queda tan lejos. Está hablando de su madre, de ella, de su proyección en su madre, de la relación, de la familia. Ella se proyecta en Clara (la hija), pero también en la propia Pilar (protagonista).

Y en la niña pequeña… 

También. Ella es un poco todas, todas las mujeres de esa familia. Aquí la menos Pilar soy yo. (Ríe)

¿De qué habla el personaje de Pilar?

Para crearlo me inspiré mucho en mi madre y en una tía mía. En esta cosa que tienen las madres de enfado, de descuido, cuidado y de peso asumido.
Habla de esta obligatoriedad hacia las madres con los cuidados. La hemos depositado sobre ellas de una manera casi obligatoria y creo que en ese acto subyace un cierto enfado,un poquito de agresividad. Y me parece muy bonito como Celia lo ha reflejado, además, desde la comicidad, desde esa forma de me río de esto, de la incomodidad, de su humor absurdo…

¿Un final abierto?

La película supone un viaje y espero y deseo que la protagonista empiece a hacerse preguntas sobre su existencia y de quién es ella fuera de sus cuidados, que es muy importante. Es el principio de su nueva vida. 

¿Cuánto te identificas con Pilar?

Al igual que ella presiento el principio de una nueva vida.
Creo que ahora empieza mi tercera vida, fíjate. Hasta el momento he tenido dos.Yo decidí ser a los 30. Y lo dejé todo. Mi transformación vital fue muy bestia. Tenía mi trabajo, mi familia en mi casa, en mi ciudad, y lo dejé todo y empecé a estudiar. y en la película se repite mucho esa idea: nunca es tarde para transformarse. Puede haber una segunda, una tercera, una cuarta, y creo es saludable. Lo que yo pienso hoy no tiene por qué ser lo que pensaba ayer. La capacidad de transformarse y reinventarse es lo que nos tiene que mantener vivos en todo momento.

Una especie de reencarnación, pero en vida…

Exacto. La teoría de la reencarnación pero en vida. Qué bonito.

La directora de 'Un lugar común', Celia Giraldo y la actriz Eva Llorach en la presentación de la película en el festival D'A

La directora de ‘Un lugar común’, Celia Giraldo y la actriz Eva Llorach en la presentación de la película en el festival D’A

VIVA FILMS

Y, ¿dice que esta empezando una tercera vida ahora?

Lo siento así, estoy en ello. Creo que tiene que ver con la menopausia. (Ríe) 

¿Podemos existir en un lugar común?

Un lugar común puede tener dos significados, tendrá muchos pero se me ocurren dos significados: un lugar común como algo muy manido, una cosa muy común, o un lugar común como lugar en el que estamos juntos.
Sí, creo que podemos vivir en un lugar común. Si lo sacamos de la rutina y nos centramos en lo compartido. Creo que sí que se puede vivir en un lugar común siempre que sea eso y no sea lo de siempre. Que no tiene por qué ser malo lo de siempre, tampoco. Me estoy dando cuenta. 
Si ese lugar común significa casa, amabilidad, ternura, amor, cariño, cuidados… pero cuidados por parte de todos, no por parte de una persona.
Si un lugar común, en la peor acepción de la que te he hablado al principio, significa que los cuidados vienen solo de una persona, no. Pero si es un lugar común que compartimos todos, comunitario, entonces sí. 

La importancia de la palabra cuidar y ser igualitarios…

En la película se abren muchos melones. Como por ejemplo el del mundo en el que vivimos. Un mundo material y patriarcal en el que el éxito masculino es mucho más importante. Y el femenino está constantemente bajo juicio. Y nos preguntan todo el rato por cosas que basta ya. Soy una mujer, es muy complicado que no sea feminista. Si soy una mujer y no soy feminista, es que tengo un problema grave de personalidad, con mi propia identidad y género.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *