Las migas se ponen ‘Rumberas’

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Las Migas todavía saborean el Grammy Latino a mejor álbum flamenco logrado el 2022 con su álbum Libres, que ya se preparan para presentar nueva música con el explícito título de Rumberas, sexto disco del cuarteto barcelonés que presentan este viernes en la sala Apolo dentro del festival Empremtes (el 21 de junio lo harán en el teatro Albéniz de Madrid en la programación del Universal Music Fest), punto de partida de una gira que les llevará por España y Europa. Un título que “hace alusión a nuestra manera de vivir, a cómo nos tomamos las cosas”, explica Marta Robles, guitarrista y la única componente de la formación original sobre un disco que es una continuación de su anterior trabajo. “Ahora lo que queremos es espacio para las mujeres, sobre todo en el mundo de la música, donde vemos que las programaciones están llenas de hombres”. Y por supuesto, Rumberas también está llena de rumba “y canciones para bailar, hemos dado un salto hacia ese género”.

Que el concierto será una fiesta lo refleja el single de adelanto que acaban de presentar junto a Stay Homas, “Buen rollo”, probablemente la mejor definición del estado de ánimo de la banda, que este 2024 celebran 20 años en los que han vivido numerosos cambios de formación sin perder el espíritu explorador donde el flamenco es la base para volar por toda la música. Además del trío nacido en la pandemia, en su nuevo disco colabora un nutrido elenco femenino formado al que han incorporado Alba Armengou y Aina López, así como la colaboración de Elena Gadel, Suu, Anna Colom, así como Sheila Quero y Ester González de las Maruja Limón.

Stay Homas participan en el nuevo trabajo junto con Elena Gadel, Suu o Anna Colom

El disco incluye un tema en catalán, “Una mica més”, compuesto en recuerdo a su tío Rafa de la mano de por un primo andaluz de Marta, “la he escrito en catalán con todo su arte”, comenta orgullosa sobre una canción “que surge de ese llanto, pero si lo escuchas es esperanzador y te dan calma. Las pérdidas están ahí, en el ser humano, y también están ahí estas canciones para quien les pueda servir para estar un poquito más feliz”.

Aunque el disco coincide con los 20 años de Las Migas, la efeméride no ha influido en su creación, “lo del aniversario me suena como si fuera ya de recogida, y nosotras estamos como si estuviéramos empezando, con el último trabajo nos han empezado a conocer en muchos sitios, hemos ido a muchísimos países nuevos, hemos notado el Latin Grammy”.

Junto a Marta Robles, Las Migas son hoy en día Alicia Grillo a la guitarra, Carolina Fernández a la voz y Laura Palacios, la última incorporación, al violín. Una formación que ha mutado con el tiempo. “La primera vez que cambiamos de cantante, cuando se fue Sílvia, fue bastante duro, pero aprendimos que los cambios en la música deben aprovecharse para crecer y conocer a gente nueva. Hay muchísimo talento femenino en Barcelona y en el mundo entero, así que cada cambio es un regalo porque abre de nuevo esa puerta, empieza todo a cambiar otra vez y es una nueva aventura”. 

Robles pone como ejemplo a Laura, “es mucho más joven, estamos conviviendo prácticamente dos generaciones, acaba de terminar hace muy poco su carrera en el Liceu de violín jazz y viene con las cosas súper estudiadas, con muchísima disciplina”. Un refuerzo al que suman en el espectáculo a Alba Armengou y Aina López, saxo, trompeta y voces que vienen del mundo del jazz y del moderno. “Ellas nos abren mil mundos, no hace falta cerrarnos al cuarteto, podemos hacer un poco lo que nos dé la gana. Podríamos cerrarnos a intentar hacer lo mismo o seguir arriesgándonos, y el riesgo está en eso, en convivir con diferentes personas, con diferentes mujeres, también por eso el título de Rumberas, porque somos nosotras y todas las que se nos acerquen”.

«Podríamos intentar hacer lo mismo o seguir arriesgándonos, y el riesgo está en eso, en convivir con diferentes mujeres»

La voluntad de experimentar forma parte de Las Migas desde sus orígenes, de ahí que tardaran tantos años en publicar su primer disco, Reinas del Matute, con la producción de Raül Refree. Fue el único donde puso la voz Sílvia Pérez, reemplazada por Alba Carmona para dar lugar a una sonoridad más intimista. “Queríamos aprender cosas nuevas y poco a poco nos fuimos forjando un estilo personal donde al final ya no importaba tanto con qué nos estábamos mezclando, sino hacer buenas canciones”. Este aprendizaje no estuvo exento del deseo de triunfar entre el gran público, “pero no pasó”. A cambio, aprendieron a dejar de preocuparse por las audiencias, “desde ese momento empezamos a respirar de verdad y a tener éxito. De ahí sale todo lo que tenemos ahora mismo, un camino más verdadero, más poco a poco”. Por eso al echar la vista atrás Marta no tiene ninguna duda: “Aquello fue un acierto”.


Lee también

Sergio Lozano

Sheryl Crow ha ganado 9 grammys en sus más de 30 años de carrera

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *