Los bancos enfilan una rebaja en la remuneración de los depósitos

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Salvo sorpresas, los depósitos bancarios pasarán sin pena ni gloria por el actual ciclo de subidas de tipos de interés. Su rentabilidad habrá experimentado una tardía subida a finales del 2022, alcanzado un discreto máximo en el 2023 e iniciado las bajadas en el 2024 de forma anticipada, antes de que el BCE empiece a reducir los tipos de interés en junio, según las previsiones de los analistas.

La remuneración de los depósitos bancarios acumula tres meses a la baja y se encuentra ya en los niveles de septiembre del año pasado, en el 2,36%, según los últimos datos del Banco de España, correspondientes a febrero. Es un porcentaje cada vez más alejado del 2,6% alcanzado en noviembre del 2023 y, por descontado, una referencia muy inferior a la inflación, del 3,2% en marzo.

Hay excepciones entre los neobancos y entidades más pequeñas, pero las rentabilidades en España se sitúan un 34% por debajo de la media de la zona euro, del 3,17%, según datos del BCE. Entre las principales economías, Italia registra un 3,7%, Francia un 3,6% y Alemania un 3,2%.

Las entidades se anticipan a las bajadas de tipos del BCE, que los analistas esperan para junio

La baja remuneración de los depósitos ha merecido comentario aparte del vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, que ha insistido repetidamente en que las subidas de tipos “son ­para todos”. El ministro de Economía, Carlos Cuerpo, ha ex­plicado estos días que el Gobierno también ha pedido a la CNMC que analice si hay una competencia efectiva en los depósitos.

Las fuentes bancarias consultadas ofrecen cuatro argumentos. El primero: cuando los tipos del BCE eran negativos, los bancos ya daban algo, aunque poco, por los depósitos. El segundo: los depósitos rinden menos que en la zona euro, pero los créditos hipotecarios también son más bajos, en ningún caso al nivel del 4,5% de los tipos de interés. El tercero: sigue habiendo una enorme liquidez en el sistema pese a la devolución de los préstamos especiales de la pandemia, de modo que los bancos no tienen necesidad de captar recursos de los particulares. Y el cuarto: los españoles tienden a dejar el dinero en las cuentas corrientes antes que a retenerlo en depósitos. Dicho de otro modo, ya guardan el dinero en el banco, y la entidad no tiene incentivos para remunerarlo.

En lo que va de año, los hogares españoles han trasvasado cerca de 28.000 millones de ­euros de cuentas corrientes a depósitos a un año, según datos del Banco de España. Es el mayor ritmo desde el 2017 y responde, según muestran los informes de S&P, a esta querencia de los españoles por mantener una elevada cantidad de dinero disponible en las cuentas corrientes sin llegar a invertirlo en depósitos a plazo.

Los bancos dicen que sigue habiendo mucha liquidez y que también están dando crédito más barato

El Banco de España calcula que los hogares españoles tienen ahora 856.890 millones de euros en cuentas corrientes y 142.250 millones en depósitos a plazo, cuando a comienzos del año 2023 disponían de 928.375 millones de euros a la vista y 65.473 millones a plazo. Mientras que elevan, al menos discretamente la rentabilidad de su dinero, los hogares tienen ahora la menor deuda desde el 2006, de unos 452.000 millones.

Las letras del Tesoro también pierden fuelle

El Tesoro colocó ayer 5.231 millones de euros en letras a seis y doce meses. Ambas modalidades también han experimentado un descenso de rentabilidad; la primera, hasta el 3,6%, y la segunda, hasta el 3,4%. Que las referencias temporales a corto plazo den más rendimiento que las más a largo plazo es otro indicio de que el mercado descuenta bajadas de tipos de interés. En todo caso, las letras siguen batiendo en rentabilidad a la inflación, a diferencia de los depósitos.
La subasta de ayer se celebró dos días antes de la reunión de este jueves del BCE. No se esperan cambios en los tipos de interés con respecto al nivel actual, del 4,5%, y la previsión sigue siendo que las bajadas comiencen a partir de junio.
“Se espera que el BCE mantenga el statu quo en su reunión de este jueves, pero debería dar alguna indicación sobre un primer recorte de los tipos de interés, que estimamos que será en junio” dice Franck Dixmier, de Allianz Global Investors.
Alexis Bienvenu, gestor de fondos de Financière de l’Echiquier (LFDE), apunta a que el PIB de Alemania habrá experimentado una nueva contracción en el primer trimestre, lo que supone “otra razón para que el BCE no se demore en recortar los tipos”. Desde Pimco, la previsión es que el BCE mantenga este jueves los tipos y un enfoque datadependiente, en línea con la “hipótesis de base de una bajada de tipos en junio”.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *