De la mesa a la pizza, por Alfredo Pastor

Equipo
By Equipo
4 Min Read

En nuestra parte del mundo, la mesa ocupa un lugar central en la casa: en torno a ella se reúnen los miembros de la familia, para comer, para hacer los deberes o para charlar. Es algo indispensable en la política. Fuera del quirófano, la mesa nos evoca momentos de sosiego y reflexión. Al iniciarse un periodo de agitación electoral, acudir a la imagen de la mesa quizá nos ayude a no perder la calma ni el buen humor.

En uno de los salones del Banco de España se conserva una mesa isabelina, redonda, de mediano diámetro, provista de media docena de cajoncitos; dentro de cada uno, un abanico. Es una mesa de Consejo de Ministros de la época de la Restauración. En las plaquitas de marfil que adornan los cajoncitos, se lee Estado (hoy Exteriores), Guerra (Defensa), Gracia y Justicia (Justicia), Gobernación (Interior) y Hacienda. Creo recordar que no hay más etiquetas.

Felix Bolaños Pilar llop en el Ministerio de Justicia

 

Dani Duch

La mesa corresponde a lo que son competencias irrenunciables de todo Estado moderno. Es algo que nuestros políticos deberían tener presente a lo largo de las campañas electorales, para huir de exigencias imposibles y de pasos en falso.

Las competencias estatales (las que una Constitución federal llamaría “federales”) no deberían ser susceptibles de cesión. Sin embargo, la administración de esas competencias, o de alguna de ellas, podría confiarse a un organismo de ámbito autonómico. En un artículo reciente, Andreu Mas-Colell pone como ejemplo la posibilidad de una agencia tributaria única. No se le escapan las enormes reticencias de la administración central frente a tal cambio. El autor las atribuye al recelo de que ese paso fuera considerado como la antesala de la independencia de Catalunya. No le falta razón, aunque puede que en la reticencia pese menos el patriotismo que la aversión a ceder poder.

Hay algo en mi opinión no menos grave: en Catalunya, los inclinados a la independencia no dejan de repetir que cualquier cesión por parte del Estado no es más que un punto de partida en el camino hacia la independencia. ¿Cómo no vamos a recelar los demás?

Nos rodean amenazas, la unión es ahora una condición indispensable de supervivencia

Tiene razón Mas-Colell al decir que la independencia es fruto o de un acuerdo o de un cataclismo. El acuerdo no es posible, nadie desea un cataclismo, pero el independentismo se niega a afrontar el dilema, no cambia su discurso. En el resto de España, esa actitud produce una enorme desconfianza, y las instituciones, por bueno que sea su diseño, no pueden suplir la falta de confianza, que es mutua.

Esa es una situación que no nos podemos permitir. Nos rodean amenazas cuyos contornos apenas si logramos discernir, pero que sabemos que son reales: cambio climático, la mal llamada inteligencia artificial, conflictos bélicos. Dominan los factores que llevan a la división y al enfrentamiento, dentro de los países y entre ellos; crecen las desigualdades a la vez que se exacerban los sentimientos de identidad. La unión, que conlleva ahora un esfuerzo consciente en contra de otros impulsos, es una condición indispensable de supervivencia. No extendamos sobre la mesa del diálogo una pizza de la que cada cual pretenda servirse a su conveniencia.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *