Días de vino y estrellas Michelin en Haro, la ‘milla de oro’ del vino de Rioja

Equipo
By Equipo
11 Min Read

Siempre es buen momento para escaparse a La Rioja y disfrutar de grandes vinos y deliciosos majares. Pero la Cata del Barrio de la Estación de Haro es una de esas celebraciones que no hay que perderse. Y tras dos años cancelada por la dichosa pandemia este año regresa con energías renovadas.

Este enclave bodeguero singular está considerado una especie de «milla de oro» del vino de rioja. No es para menos ya que el Barrio de la Estación es un caso único en el mundo, nada menos que el lugar donde se concentran más bodegas centenarias. Y el próximo 18 de junio es el día propicio para visitar en una sola jornada el interior de todas estas bodegas, degustar sus vinos (dos por cillero) y tapas elaboradas por grandes nombres de la gastronomía. Todo ello en un ambiente festivo.

Haro, Rioja, Spain - November 2, 2017: A view to Haro Station District (La Rioja) where seven of the most emblematic wineries are concentrated. These are Lуpez de Heredia Viсa Tondonia, CVNE, Bodegas Gуmez Cruzado, La Rioja Alta S.A., Bodegas Bilbaнnas, Bodegas Muga and Bodegas RODA.

Vista del Barrio de la Estación de Haro

Getty Images

En las bodegas se podrán degustar doce vinos de alta gama que han sido elegidos especialmente para esta edición. También se incluye la degustación de las seis tapas y el postre que los chefs han concebido para el encuentro. Este paseo gastronómico correrá a cargo de los restaurantes Nublo, Venta Moncalvillo, el santanderino El Serbal y el logroñés Ikaro, todos ellos con una estrella Michelin.

También estará la gastronomía de Cobo Estratos, a cargo de Miguel Cobo y el catering del logroñés Delicious Gastronomía. De la parte dulce se ocupará el maestro chocolatero Juan Ángel Rodrigálvarez. El sumiller Josep Roca, parte del trío creador de El Celler de Can Roca, será el “maquinista” y embajador de esta esperada edición y dirigirá una cata magistral el viernes 17 de junio.


Lee también

Begoña Corzo Suárez

El hotel Áurea palacio de Correos, situado en la plaza San Agustín de Logroño

El Barrio de la Estación empezó a dibujarse en la segunda mitad del siglo XIX cuando el ferrocarril y sus “caminos de hierro” sustituyeron a los carros como medio de transporte del vino. Numerosos bodegueros franceses se instalaron en los alrededores de la estación de ferrocarril provisonal y compraban vinos en La Rioja con los que sustituir las cosechas arrasadas por el oidium (1863) y la filoxera (1867).  Muchos viticultores franceses también se establecieran en Haro ya que sus condiciones de clima y terreno son similares a Burdeos. Con ellos trajeron las técnicas para la fabricación de buen vino.

Plaza del Ayuntamiento de Haro

Plaza del Ayuntamiento de Haro

Dani Duch

Aunque ya no queda en pie ninguno de aquellos almacenes de origen francés, en los 30 años que fueron de 1877 a 1904 se configuró este barrio vinícola tal y como es hoy. La primera bodega en instalarse fue la de Rafael López de Heredia y Landeta (1877); le siguió la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE), en 1879; en 1886, Ángel Gómez de Arteche familiar del cuque de Moctezuma, descendiente del emperador azteca Moctezuma II, funda la bodega Gómez Cruzado; en 1890 se instala La Rioja Alta SA y Bodegas Bilbaínas llegó en 1901. 

En 1970, Muga (fundada en 1932) traslada su sede del caso urbano de Haro al Barrio de la Estación y una década más tarde, Roda pasa también a formar parte de tan singular vecindario. Junto a las bodegas se levantaron también fábricas de aguardientes, de jabones y abonos así como algunas viñas entre los almacenes bodegueros.

Los cilleros fueron transformándose y modernizándose generación tras generación, de modo que una visita al Barrio de la Estación de Haro permite seguir la evolución del vino y la arquitectura del último siglo. Las bodegas han convertido esta población en la capital comercial del vino de la Rioja, pero a esto hay que que añadir un patrimonio artístico, arquitectónico y monumental de gran interés, tanto que su casco antiguo está declarado conjunto histórico artístico.

Plaza de la Paz in the center of Haro, Capital of La Rioja wine region, Spain

Plaza de la Paz, en el corazón de Haro

Getty Images

En 1890, Haro se convirtió en la primera ciudad española junto a Jerez de la Frontera con alumbrado eléctrico público, un servicio entonces sólo al alcance de grandes ciudades europeas. Fue cuando se acuñó la frase “ya estamos en Haro, que se ven las luces” que exclamaban los viajeros de los trenes nocturnos que pasaban cerca de la población. Al año siguiente, la reina regente María Cristina la distinguió con el título de ciudad. Y, solo un año después, se inauguró una Estación Enológica.

Las casas señoriales que jalonan la población se articulan en torno a la plaza de la Paz, donde se erige el Ayuntamiento neoclásico (siglo XVIII). Su fachada, de piedra de sillería, exhibe un escudo barroco de la ciudad. En la misma plaza también se puede visitar un antiguo torreón del siglo XIV, conocido como la Torre de los Presos, único resto existente de la muralla de la ciudad. Hoy alberga un Museo de Arte Contemporáneo.

Casas señoriales

Los mejores palacios son el de los Salazar, el de los condes de Haro y el de Bendaña

Entre los muchos palacios levantados gracias al poderío económico que trajo el vino a La Rioja destacan tres. El palacio de los Salazar (siglo XVIII), construido a dos fachadas, es un buen ejemplo de transición del estilo plateresco al herreriano. Otro caso de transición de estilos, ahora entre el renacimiento y el barroco, es el palacio de los Condes de Haro (XVI-XVII), del que destaca su portada principal ricamente decorada. 

Por último, el palacio de Bendaña (XV-XVIII), situado en la antigua muralla medieval, posee una galería mudéjar con una serie de estrellas y flores entrelazadas única en La Rioja. Actualmente alberga en su planta inferior la Oficina de Turismo.

Otros edificios destacables son la antigua sede de la sucursal del Banco de España, establecida en 1892 para favorecer las transacciones producidas por el vino. El convento de San Agustín, ahora sede del hotel Eurostars Los Agustinos. Y junto a él, el teatro Bretón, construido sobre la antigua iglesia del convento.

De tapeo

Para salir de pintxo-pote en Haro la mejor zona es La Herradura

A los lugareños les encanta salir de tapeo y pintxo-pote (una tapa a precio reducido algunos días de la semana, usualmente los jueves o los viernes), y la mejor zona para ir de vinos es La Herradura, llamada así por la forma de las dos estrechas calles que unen la plaza de la Paz con la de la iglesia de Santo Tomás. 

Tras atravesar La Herradura, se llega a la iglesia parroquial de Santo Tomás (siglos XVI y XVII), emplazada en lo que era el cerro de la Mota. Su portada plateresca es obra del escultor Felipe Vigarny y está concebida como un retablo que contiene escenas del Calvario e imágenes de los apóstoles; también destacan su torre mayor, rematada con una cúpula con linternas barrocas y su retablo mayor, uno de los más grandes de toda La Rioja.

La basílica de Nuestra Señora de la Vega está dedicada a la patrona de la villa. Tiene tres naves cubiertas con bóvedas de arista y fue proyectada por los arquitectos Bernardo de Munilla y Juan de Villanueva. En su interior contiene un interesante retablo mayor de época barroca, que alberga la imagen gótica de la Virgen de la Vega (siglo XIV).

Ermita de San Felices, a las afueras de Haro

Ermita de San Felices, a las afueras de Haro

GTRES

A 6 kilómetros de Haro se encuentra uno de sus rincones más bonitos e instagrameables: la ermita de San Felices. En 2014 obtuvo el primer puesto (junto con el puente de Alcántara de Cáceres ) como el mejor rincón por votación popular anual de la Guía Repsol. Se encuentra en los Riscos de Bilibio, desde donde se contempla uno de los monumentos naturales más impresionantes de La Rioja, la Concha de Haro, cuyo nombre se debe a la forma de este macizo rocoso. 

Miles de personas participan en la tradicional Batalla del Vino de Haro, declarada de interés turístico nacional

Miles de personas participan en la tradicional Batalla del Vino de Haro, declarada de interés turístico nacional

Efe

29 de junio

La Batalla del Vino, diversión desenfrenada

En las proximidades de la localidad, en los Riscos de Bilibio se celebra la famosa Batalla del Vino de Haro, que este año se celebra el 29 de junio. A primera hora de la mañana del día de San Pedro, todos los que allí acuden se entregan al disfrute y la diversión desenfrenada. Tanto durante la Cata del Barrio de la Estación como durante la Batalla del Vino, Haro está a rebosar, así que un buen plan puede ser instalarse en Logroño, como punto de partida para después moverse por diferentes zonas dentro de la región. ​La organización de la Cata del Barrio de la Estación programa trenes de ida y vuelta desde Logroño a Haro, de modo que se puede viajar cómodamente entre ambas poblaciones sin tener que recurrir al coche.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *