El sorprendente anuncio de Pablo Alborán en ‘El Hormiguero’: «Es muy importante descansar»

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Prácticamente todos los invitados que pasan por ‘El Hormiguero’ cada noche acuden a presentar sus nuevos proyectos. Pablo Alborán fue la excepción. El artista malagueño volvió al programa de Antena 3 este jueves 11 de abril con un motivo muy distinto: agradecer. Alborán cerró la gira ‘La cuarta hoja’ hace unos meses, un ‘tour’ durante dos años ha recorrido España, Latinoamérica y Estados Unidos. Y allá donde iba, colgaba el cartel de ‘no hay entradas’.

«He venido para dar las gracias. Hoy no vengo a promocionar nada en concreto. Quiero agradecer todo el cariño que me ha dado el público», arrancó diciendo.

Tanto tiempo en la carretera, se sinceró el artista, «ha sido muy duro en muchos aspectos», aunque gratificantes en otros tantos. «Pero precisamente por eso quería visitar ‘El Hormiguero’, porque poder dedicarte a la música, hacer música en directo, el que la gente la mantenga viva… Es muy muy difícil, cuesta la confianza de mucha gente». Y eso, reiteró, es gracias a que ese público compra una entrada. «Eres parte de la vida de muchas personas, eso hay que evaluarlo. No me lo tatúo de milagro», insistió el invitado.

El regalo más surrealista de los fans

Al sonar una de las canciones de Alborán tras la vuelta de la publicidad, Pablo Motos cambió el guion para confesar lo que le pasa con él. «Todos los temas tuyos me gustan», afirmó el presentador, que improvisó una pregunta para el artista. «No tenía este plan, pero hablemos de la velocidad a la que va a la música. Cada viernes salen 60 millones de canciones en las plataformas ¿Eso es bueno para la buena música?»

«¿Qué es la buena música?», planteó el cantante y compositor. Reconoció que por este asunto «he estado muy enfadado», si ya se he reconciliado porque se ha dado cuenta de que «al final está bien que tú decidas lo que quieras escuchar». «También es importante que todo el mundo tenga que la oportunidad de mostrar lo que hace, yo no soy nadie para catalogar, aunque sea inevitable. Sí es cierto que el exceso de información, no solo en la música, sino en todo, te hace perder el centro. A mi lo que me importa de verdad es que esa música te emocione. Puede ser un tema de reguetón, clásico…, me da igual. Eso es lo que pienso ahora», reflexionó.

Dicho esto, volvieron a hablar de la gira, pues el artista tenía unas cuantas anécdotas que contar. Motos, que según él había hecho, le mostró una foto de una sandía con su cara que le habían regalado los fans. «Me quedé noqueado», admitió Alborán, que no entendía absolutamente nada del presente. «Al enseñárselo al equipo, no sabían si comérsela o no, por si me faltaban al respeto. Y comerme a mí mismo no me hacía gracia», narró entre risas. Finalmente decidió que era mejor comerla a que se pusiera malo.

Además, el conductor de ‘El Hormiguero’ le sacó los colores al desvelar qué técnica usa para calentar la voz a través de una app. «Me gustaría que la compartieses con todos nosotros. En tu equipo dicen que haces un ruido muy sexual», soltó Motos. «La madre que os parió», reaccionaba el invitado, muy avergonzado. El de Requena no paró hasta que el malagueño replicó el sonido en cuestión. Y él, tan abochornado estaba que se levantó amenazando con abandonar el plató. «Me voy», amenazó en broma.

Cuando Pablo Alborán se quedó sin voz durante la gira

Menos divertida fue otra de las vivencias de la gira que contó. Hasta ahora no había salido a la luz que tuvo graves problemas de voz durante el tour. «Me pasó una cosa brutal», confirmó cuando el conductor de ‘El Hormiguero’ sacó el tema, y apuntando que «voy contar cosas que nadie sabe».

Le ocurrió al arrancar la segunda etapa de la gira. Le tocaba cantar en Quito, donde ya llegó con algo de afonía. «He cantado con anginas, con gastroenteritis, etc., pero con las cuerdas inflamadas, no», relató el artista.

Como estaba malo, decidió hacer cinco días de reposo vocal absoluto. El caso es que el día del concierto llegó a la prueba de sonido super confiado. «El único día que me puse una camiseta que ponía ‘jodido, pero contento’ estaba bien jodido», prosiguió añadiéndole un toque de humor. Al coger el micrófono para entonar, «me di cuenta de que no tenía voz y me rayé un montón».

Su equipo insistió en que no pasaba nada si no podía cantar, pero a regañadientes, se subió al escenario. «Me cambié la camiseta, salí, y logré cantar. Me di cuenta de lo importante que es la cabeza».

Al final de la entrevista, el malagueño dio una noticia muy importante. Y es que después de tanto ajetreo, «necesito barbecho». « Me apetece observar, vivir como espectador la música, estar con los míos, escribir… Eso requiere un tiempo. No se cuánto», reveló.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *