Quería algo sexy, sudoroso y violento y Kristen Stewart lo ha dado todo

Equipo
By Equipo
11 Min Read

El nombre de la británica Rose Glass irrumpió en la industria cinematográfica hace cinco años con su inquietante ópera prima de terror, Saint Maud, que cosechó críticas de lo más positivas. Con su segundo largometraje, Sangre en los labios, sube el nivel con un potente thriller lésbico repleto de sudor, violencia, gasolina, vómito y esteroides. Protagonizado por Kristen Stewart en la piel de una introvertida gerente de un gimnasio local de Nuevo México, y Katy O’Brian como una culturista que se cruza en su camino mientras se dirige a una competición en Las Vegas, el filme se estrena este viernes 12 de abril en los cines españoles de la mano de Filmin y Avalon tras revolucionar la pasada Berlinale. 

¿Qué le llevó a querer escribir y dirigir una historia tan brutal como esta?

Bueno, Saint Maud la escribí yo sola y para esta película acudí a mi amiga Weronika Tofilska y le presenté una versión muy vaga de la idea, algo que tenía que ver con una culturista que está teniendo una especie de crisis nerviosa mientras vuelve a  entrenar para una competición. Las dos básicamente nos encerramos en una habitación y pasamos muchas, muchas semanas intentando llevar la historia en diferentes direcciones y con ganas de hacer reír y entretener al público tanto como fuera posible. 

¿Y por qué se decantó por el culturismo? ¿Qué le atraía de la década de los ochenta?

La década llegó más tarde. Quiero decir, el culturismo definitivamente fue lo importante desde el principio. Realmente me encantó la idea de contar una historia sobre una mujer que quiere convertirse en culturista porque creo que es una especie de arte escénico deportivo realmente fascinante. Hay algo bastante anárquico, hermoso y extraño en el culturismo en sí. Te vuelcas en toda esa increíble fuerza y entrenamiento, te vuelves muy fuerte físicamente, pero al final te acaban juzgando por algo completamente estético y nada que ver con la fuerza física. Así que me pareció un tipo de territorio interesante, psicológicamente interesante. Y luego, supongo, los años 80 eran perfectos para ese tipo de mundo. En retrospectiva, la consideramos como una década de excesos y, no sé, ambición, avaricia, todo ese tipo de cosas. Era el telón de fondo más apropiado y fue divertido lograrlo.

Fotograma de la película

Fotograma de la película

A24

Supongo que no fue nada fácil dar con la actriz perfecta para dar vida a la culturista Jackie…

En realidad fue muy difícil. Me sentí bastante ingenua, porque al abordarlo pensé que sería fácil. Pensé que debía haber muchas, porque el culturismo es una cosa tan artística que creí que habría actrices increíbles rondando por ahí. Comenzamos a buscar meses antes de comenzar a filmar y vimos a tantas personas y culturistas diferentes, pero también levantadoras de pesas, luchadoras, todos estos diferentes tipos de mujeres deportistas que en realidad no habían actuado antes. Desde el principio, supe que era muy importante encontrar a alguien que realmente convenciera como culturista. Pero también el personaje de Jackie implica un gran papel dramático, por mucho que ella tenga esa fuerza intensa y musculosa en ese aspecto, el personaje es en realidad bastante dulce e ingenuo  considerando el mundo en el que se mueve. Así que empezamos a ponernos muy nerviosos porque yo ya estaba en Estados Unidos con los preparativos y todavía no habíamos dado con Jackie. Por suerte, Katy vio un tuit que nuestros directores de casting habían publicado y nos contactó. Ella es actriz y tenía experiencia en culturismo. Es una artista marcial, así que constantemente durante toda su vida ha estado entrenando y creo que dijo que le gustan los entrenamientos de culturismo por diversión. Nos envió su cinta y todos respiramos aliviados. 

¿Siempre pensó en Kristen Stewart para el personaje de Lou?

Sí. Con ella fue todo mucho más fácil. Empecé a imaginarla cuando empezamos a escribir porque siempre piensas en tu casting ideal. Otra cosa es que luego acepten o no. Yo rezaba en secreto para que dijera que sí.  Kristen había visto Saint Maud y le gustó, por lo que se apuntó enseguida.

La directora y guionista británica Rose Glass

La directora y guionista británica Rose Glass

IMDB

¿Cómo ha sido trabajar con ella?

Ha sido un placer trabajar con ella. Nos caímos bien desde el primer día. Y eso que yo estaba muy nerviosa en nuestro primer encuentro. Ella es muy modesta y creo que le encanta hacer películas, en un nivel práctico. Disfruta ser parte del equipo y todo ese tipo de cosas. No es nada vanidosa, lo cual es una suerte, porque en esta película al principio ya la vemos con el brazo limpiando a fondo un inodoro. Ella estaba dispuesta a cualquier cosa para hacer creíble esta película y se lanzó de cabeza.

¿Le sorprendió el revuelo que se creó en la Berlinale por las escenas de sexo? 

La verdad es que sí, pero a lo mejor es que, de nuevo, podría ser algo ingenuo por mi parte. Cuando estás haciendo una película en cierto modo pierdes de vista qué cosas van a llamar la atención de la gente. Por la forma en que la gente ha estado hablando de ello, uno pensaría que había mucho más sexo en la película del que realmente hay. La película muestra a dos personas que se enamoran por primera vez, así que el sexo siempre será una parte importante. Y supongo que, como ocurre con cualquier escena, simplemente quieres hacerla bien y convincente. Cuando la escribí con Weronica intentamos que fuera lo más real y detallada posible. El sexo cinematográfico a menudo termina siendo bastante repetitivo y yo quería un poco de variedad. 

La película muestra a dos personas que se enamoran por primera vez, así que el sexo siempre será una parte importante

También abunda la violencia explícita…

El sexo y la violencia son ingredientes importantes del cine y, para ser honesta, es muy divertido escribir y filmar ambos. Y en ambos aspectos, con escenas de sexo y violencia, es algo que disfruto de la película. En el fondo es un poco como una coreografía. Y sí, creo que al empezar la película, siempre supe que quería que fuera algo sexy, sudoroso y violento a nivel grandilocuente. En el fondo, la película trata sobre alguien que es culturista y existe una especie de fisicidad extrema y natural. Tal vez no tenga sentido hasta que la gente haya visto la película, pero hay ciertas cosas que hacen los personajes y necesitábamos algo muy extremo para motivarlos a hacerlo. Se trataba de analizar la moral de la gente, cómo la gente justifica la violencia ante sí misma. No sé. Es divertido llevarlo todo al extremo. Quizás no soy una persona muy sutil.

Hay varios momentos en la película que recuerdan el cine de Tarantino y de Nicolas Winding Refn. ¿Son directores que admira? 

De adolescente me emocionó mucho ver las películas de Tarantino por primera vez. Con mis amigos jugábamos a imitar  escenas de Reservoir Dogs y cosas así. Pero nunca pensé conscientemente ni en él ni en Winding Refn a la hora de dirigir la película. Estaba un poco cohibida por no querer que la película tuviese como referencia películas muy reconocibles. Simplemente no revisité ninguna película violenta de los ochenta, pero a los actores sí les sugerí que vieran Showgirls,  Fiebre del sábado noche y Crash. Quizás la película exista en algún lugar de esa mezcla, en una especie de sección transversal extraña, pero con muchos cambios y muy exagerados.

O'Brian y Stewart vivirán un romance peligroso en la película

O’Brian y Stewart vivirán un romance peligroso en la película

A24

Si en Saint Maud hablaba de un terror psicológico, en Sangre en los labios se podría decir que el terror viene de una familia tóxica con Ed Harris como el padre criminal de Lou

Sí, el padre de Lou es un criminal y ella querría dejar la ciudad y emprender un camino por su cuenta. Pero como ocurre con muchos de nosotros, ella lleva a cuestas el peso de una carga familiar que la frena. Supongo que el tipo de problema al que se enfrenta es que está demasiado paralizada y se siente cobarde para hacer algo al respecto. Su hermana Beth vive una horrible situación con un hombre que abusa de ella, pero ella dice que lo ama. Es una de esas situaciones desesperadas en las que, desde una perspectiva externa, parece imposible saber qué hacer. Por eso, cuando aparece Jackie, obviamente se muestra en un escenario bastante exagerado, pero ella representa todo lo que Lou quiere hacer para ayudar a su hermana. Y en ese sentido, la aparición en su vida de Jackie, que es toda acción, es como si se cumpliera un deseo. Creo que la gente es muy buena diciendo: ‘Oh, yo nunca haría eso, no me parezco en nada a mi familia’. Pero quizás es muy fácil terminar pareciéndose más a tus padres de lo que te gustaría admitir.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *