Renfe intensifica la ofensiva para ofrecer trenes dentro de Francia

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Los problemas que les están poniendo los franceses a Renfe para poder llegar a París están dando tiempo a la operadora pública española para armar una ofensiva mejor preparada el día que empiece la batalla. La conexión entre Barcelona y la capital francesa en AVE está ya planificada a nivel comercial, solo a la espera de obtener unos permisos del gestor de infraestructuras y la homologación de los nuevos trenes que no se sabe cuando llegara.

Una vez asumido que eso no sucederá antes de los Juegos Olímpicos de este verano, el personal de la división de Renfe Internacional está centrando todos sus esfuerzos en dar forma a una línea doméstica de alta velocidad que algún día circulará exclusivamente por Francia: la París-Lyon, que en algunas de sus circulaciones se extenderá hasta Marsella. Se trata del corredor más cotizado en el país vecino, lo más parecido al Barcelona-Madrid en el que la operadora francesa SNCF se ha hecho fuerte mediante su marca de bajo coste Ouigo.

Lo que pretende hacer Renfe, en cierta manera, es jugar la misma carta que ha hecho su homóloga francesa SNCF entre las dos grandes ciudades españolas, amparándose en una liberalización del sector a nivel europeo que debería ser igual para unos y para otros en ambos lugares aunque a día de hoy es mucho más abierta en España que en Francia. Eso sí, los responsables de la operadora española tienen claro que no ofrecerán un servicio de bajo coste en el país vecino. Aunque obviamente entrarán a disputar la batalla con precios bajos de entrada, quieren mantener la marca AVE en Francia con personal a bordo y trenes nuevos a diferencia de lo que ha hecho SNCF con Ouigo en España.

“Estamos haciendo una apuesta decidida por un corredor con mucha movilidad”, asegura Susana Lozano, responsable de Renfe Internacional, que calcula un potencial “cinco veces mayor en el París-Lyon que el Madrid-Barcelona” para dar cuenta de la magnitud de negocio que se abre con estos trenes domésticos de alta velocidad cuando el gestor de infraestructuras francés les de luz verde. A su vez, ese aspecto también ayuda a explicar la actitud llena de trabas que SNCF Reseau está poniendo a la entrada de competencia

El equipo de Renfe Internacional, repartido entre Madrid, Barcelona y Lyon, está focalizado ahora en preparar una oferta atractiva en el principal corredor francés, en el que actualmente operan la compañía pública francesa (SNCF) y la italiana (Trenitalia). El día que la española consiga los permisos para entrar, se replicará en terreno contrario el “juego de trenes” que acuñó Renfe para recibir la competencia en el Barcelona-Madrid.

Al margen de las circulaciones domésticas que se están planificando en Francia, el objetivo de Renfe es cuadriplicar su oferta actual de trenes internacionales, ampliando el número de circulaciones e incorporando los nuevos trenes Talgo Avril, que supondrán un aumento de la capacidad al llevar más de 500 plazas por tren.

La ocupación de los trenes internacionales desde el verano pasado está siendo superior a la prevista inicialmente

El tiempo de espera hasta llegar a París también le está sirviendo a la compañía española para desplegar su estrategia comercial en las ciudades del sur de Francia por las que ya pasa con su circulación diaria a Lyon y Marsella. “El aprovechamiento y la ocupación están por encima de lo previsto”, asegura Lozano, que cifra en alrededor del 80% los asientos ocupados y más de medio millón de viajeros transportados desde que se estrenó el pasado mes de julio la ruta Barcelona-Lyon y pocas semanas después la Madrid-Marsella con parada en la capital catalana, así como en Girona y Figueres en ambos casos. 

Empezaron circulando solo en fin de semana y desde octubre ya lo hacen a diario. Si bien en el lanzamiento se hizo una campaña muy agresiva de precios, con el paso del tiempo han incrementado y se aplica el sistema dinámico de fijación de precios igual que en las líneas de alta velocidad españolas. La misma política tarifaria se seguirá el día indeterminado que se consiga poner en marcha el tren a París.

Primer paquete turístico de Renfe en el mercado francés

La mayor demanda en los trenes internacionales entre España y Francia se está dando en los viajes a Lyon y Marsella, las dos estaciones que actúan de cabecera de línea. La tercera parada con más viajeros de Renfe en el país vecino es Narbona. Y una gran parte de ellos escogen este destino para ir al restaurante Les Grands Buffets, un lugar para el que hay que reservar mesa con ocho meses de antelación. 

Renfe ha firmado este miércoles un acuerdo con el Ayuntamiento de la ciudad y el restaurante para empezar a ofrecer paquetes combinados de billetes de tren con hotel y reserva para el restaurante. Es el primer paquete turístico que Renfe comercializa en Francia, siguiendo la estela de los billetes combinados del AVE que se ofrecen junto a entradas para los musicales más populares de Madrid. El objetivo no es solo captar turistas españoles, sino también franceses de otras ciudades por las que pasa el tren.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *