Tarjeta roja de la Eurocámara a Von der Leyen

Equipo
By Equipo
7 Min Read

El pleno del Parlamento Europeo ha lanzado hoy jueves un severo aviso a Ursula von der Leyen, candidata a repetir como presidenta de la Comisión Europea en la próxima legislatura, al reclamar la anulación del nombramiento del alemán Markus Pieper, correligionario de la conservadora alemana en el seno de la CDU, como “enviado de la UE para las pequeñas y medianas empresas”, un alto cargo que será remunerado con casi 20.000 euros al mes.

La petición de la Eurocámara, desde donde se acusa a Von der Leyen de favoritismo político, no es vinculante pero representa una tarjeta roja en toda regla para la alemana. De ser propuesta por los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete en junio para un segundo mandato, Von der Leyen necesitará conseguir el aval de los eurodiputados para ser confirmada en el cargo. Y la Eurocámara, en uno de sus últimos votos de la legislatura, le ha dejado claro hoy que no se lo va a poner fácil.

Breton, Borrell, Schmidt y Gentiloni cuestionan el proceso de selección

La Eurocámara reclama «la rescinsión del nombramiento y la puesta en marcha de un proceso verdaderamente transparente y abierto», afirma la enmienda propuesta por Daniel Freund (Verdes), que ha sido respaldada este mediodía por una amplia mayoría de eurodiputados socialdemócratas, liberales, conservadores, ecologistas, la Izquierda y la extrema derecha. La petición se ha aprobado por 382 votos a favor, 144 en contra y 80 abstenciones. Pieper, que actualmente es eurodiputado y se sitúa dentro del ala crítica del PPE con Von der Leyen, debería asumir sus nuevas funciones este mismo martes. La Comisión no ha dado señales de que vaya a reconsiderar su decisión, al contrario. Sus portavoces ha reiterado hoy que la presidenta considera que Pieper era el mejor candidato y ha confirmado que asumirá sus funciones el 16 de abril. 

La Comisión sostiene que tiene «plena autonomía institucional» en sus nombramientos pero no solo la Eurocámara, que «cuestiona» que el nombramiento tuviera en cuenta «los principios de mérito, género y equilibrio geográfico», ha pedido cuentas a su presidenta. Para la oenegé Transparencia Internacional, el nombramiento de Pieper «sugiere que los altos puestos de la Comisión se prometen a aquellos que pueden beneficiar políticamente a la presidente, antes que a aquellos que han demostrado mejor su aptitud para el cargo».El asunto fue debatido ayer en el colegio de comisarios a raíz de las reservas expresadas en una reciente carta firmada por el vicepresidente Josep Borrell, y los comisarios Thierry Breton (Mercado Interior), Nicolas Schmit (Trabajo) y Paolo Gentiloni (Economía), en la que argumentan que el nombramiento de Pieper plantea “cuestiones sobre la transparencia y la imparcialidad del proceso» de selección.

Una de las candidatas rechazada ha recurrido la decisión de la CE

Según reveló a finales de febrero la newsletter especializada en asuntos de la UE La Matinale Européenne, Pieper no fue el candidato que obtuvo las mejores cualificaciones para el cargo. Acabó tercero, por detrás de dos mujeres y una de ellas, Martina Dlabajova, eurodiputada liberal checa, ha presentado un recurso contra su desenlace ante los servicios de recurso humanos de la Comisión. La decisión sobre el nombramoento fue adoptada por el colegio de comisarios a finales de febrero. Los equipos de Von der Leyen y Breton, titular de la cartera correspondiente al ámbito de trabajo del nuevo alto cargo europeo, habían entrevistado a los tres finalistas y la presidenta decidió que apostaría por el candidato alemán. Breton le advertió que no estaba de acuerdo y que expresaría sus reservas cuando el colegio de comisarios analizara el tema, pero el tema se zanjó en una reunión en la que era conocido que él no estaría presente, pues debía representar a la Comisión en el consejo de ministros de Defensa. 

En el debate interno instigado por los cuatro comisarios críticos con la decisión de Von der Leyen, que tuvo lugar ayer, tomaron la palabra en pimer lugar la decena de comisarios pertenecientes al PPE, todos con argumentos similares sobre la autonomía organizativa de la Comisión y la necesidad de evitar la politización de sus decisiones, según han explicado varias fuentes comunitarias. Finalmente intervinieron Breton y Borrell, que esgrimen que el nombramiento de Pieper violó el principio de colegialidad y replican que precisamente a lo que se oponen es al uso político de la institución.

La polémica reposa sobre las acusaciones internas de centralismo que han dominado el mandato de Von der Leyen, que hasta ahora no le habían pasando factura. Partió como favorita para presidir la próxima Comisión Europea pero, a  juicio de diferentes fuentes europeas, el voto de hoy debilita seriamente su candidatura pues ya cabía el riesgo de que el acercamiento del PPE a la ultraderecha le privara de los apoyos que necesita en el ala progresista de la cámara. «La actitud desafiante de la Comisión Von der Leyen ante el escrutinio democrático es sorprendente. Ella, o al menos su partido, el PPE, deberían recordar que van a necesitar el voto del nuevo Parlamento Europeo», no solo del Consejo Europeo, afirma el profesor de Derecho comunitario Alberto Alemanno.

 

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *