La Dirección General de Consumo responde a las acusaciones del nutricionista Carlos Ríos

Equipo
By Equipo
6 Min Read

El dietista-nutricionista y padre del movimiento Realfooding, Carlos Ríos, vuelve a estar en el centro de la polémica después de publicar una imagen en Instagram con el siguiente mensaje: «Me acaba de llegar una notificación del Ministerio de Consumo y Agenda 2030 diciéndome que no puedo hacer publicidad desleal. Vamos, que no puedo hablar mal de marcas de ultraprocesados». Además, para reforzar la idea de que el Gobierno está intentando difamar sobre su persona, Ríos ha compartido un vídeo en el que explica que en los posts que hace en colaboración con otras marcas siempre indica que se trata de publicidad. «Lo que llevo haciendo muchos años es publicidad gratuita de la comida real y los buenos hábitos», ha añadido. También ha acusado al Gobierno de blanquear ciertos productos ultraprocesados con el sistema NutriScore y asegurado que tiene miedo de salir a la calle por la persecución que está sufriendo. 


Ante las declaraciones de Ríos, este diario ha contactado con la Dirección General de Consumo, integrada en el Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, para que aclare los hechos. A la pregunta de si es cierto que ha mandado esta notificación al nutricionista, la respuesta ha sido la siguiente: «Se han enviado cartas a influencers dentro de una campaña informativa para advertir posibles prácticas de publicidad encubierta con el objetivo de que las personas que reciben estas notificaciones puedan modificar sus conductas». 

Desde este órgano se ha informado que han llevado a cabo una investigación en la que se ha detectado que más de un 70% de los influencers españoles incumplirían la normativa europea sobre prácticas comerciales desleales. El estudio, añaden, se ha realizado junto con las autoridades competentes en materia de protección del consumidor de Catalunya, Islas Baleares y Madrid y han estado coordinadas por la Oficina de Enlace Única española de la Red Europea de Cooperación para la Protección de los Consumidores.

Respuesta a Carlos Ríos

La Dirección General de Consumo ha declarado que la notificación  «no guarda relación con las críticas a ultraprocesados o recientes críticas a hospitales»

«Se enmarca en un barrido de la Red CPC en el que han participado 22 Estados miembros, Noruega e Islandia bajo la coordinación de la Comisión Europea, y su objetivo era comprobar si los influencers publican el contenido publicitario de acuerdo con la legislación europea», han insistido. Además, Carlos Ríos no ha sido el único investigado: se han revisado las publicaciones de 576 influencers, de los cuales el 97% publicaba contenido con carácter comercial, pero se ha detectado que solamente uno de cada cinco lo indicaba de forma correcta.


Lee también

Hada Macià

Los contenidos sobre nutrición son muy populares en TikTok

Además de recibir esta misiva, a los influencers afectados y que, por tanto, «han incurrido en potenciales incumplimientos de la normativa», también recibirán una comunicación en la que se les ofrecerá información y asesoramiento para que su contenido comercial se ajuste a la normativa europea. No se librarán tampoco las empresas que han participado en esa publicidad encubierta, que «serán igualmente informadas de los potenciales incumplimientos y de su responsabilidad al efecto».

Horizontal

Desde la Dirección General de Consumo aseguran estar trabajando en nuevas iniciativas legales para tratar de reducir los alimentos procesados en los comedores escolares

Terceros

El Ministerio declara que entiende que estas infracciones puedan cometerse por desconocimiento y por eso ha optado por, en una primera fase, facilitar información a estos influencers que les permita corregir sus conductas y respetar la legislación europea. Y ha insistido en que la notificación enviada a Carlos Ríos «no guarda relación con las críticas a ultraprocesados o recientes críticas a hospitales». 

De hecho, aseguran estar trabajando en nuevas iniciativas legales para tratar de reducir los alimentos procesados en los comedores escolares y la publicidad de los mismos a la que están expuestos los niños y niñas.

¿Qué se consideran prácticas comerciales desleales?

El organismo dependiente del Gobierno también ha aclarado que, según la ley Competencia Desleal, se consideran prácticas comerciales desleales «aquellas que incluyen, como información, comunicaciones que realmente son para promocionar un bien o servicio, pagando el empresario o profesional por dicha promoción». 

En el artículo 26.1 se indica que será publicidad encubierta aquella que “incluya como información en los medios de comunicación o en servicios de la sociedad de la información o redes sociales, comunicaciones para promocionar un bien o servicio, pagando el empresario o profesional por dicha promoción, sin que quede claramente especificado en el contenido, o a través de imágenes y sonidos claramente identificables para el consumidor o usuario, que se trata de un contenido publicitario”. 

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *