El Atlético no se olvida de ‘su’ Champions y remonta al Girona para afianzar la cuarta plaza

Equipo
By Equipo
5 Min Read

Bajo un imponente sol sobre la capital y unas cálidas temperaturas que advierten de la cercanía del verano y del tramo decisivo de la temporada, el Atlético aparca la Champions para recibir al Girona, un duelo que parece mal encuadrado por la cercanía de la vuelta de los cuartos en Dortmund, pero que enfrenta al tercer y cuarto clasificado. Simeone aseguró en la previa que la prioridad era la Liga y que tenía claro cuáles eran los objetivos del club, ante la amenaza del Athletic para disputar la próxima Liga de Campeones. Pero una cosa son las palabras y otra, los hechos. El argentino opta por repartir esfuerzos y rota a más de la mitad del equipo, con un ojo, quizá más, en el Signal Iduna Park. Toda la defensa a excepción de Molina, Llorente y Morata, al banquillo de inicio.

Menos de cuatro minutos tardan los de Míchel en avisar al conjunto colchonero: no tener los cincos sentidos puestos en vencer al equipo revelación del campeonato es mal negocio. Un mal control de David López a punto está de convertirse en un disgusto ante la presión de Correa, pero el central se repone y la posesión acaba en las botas de Savinho. El brasileño arranca para dejar atrás camisetas rojiblancas como si de conos de entrenamiento se tratasen y encontrar a Yangel Herrera en la frontal. Yan Couto le ofrece su profundidad por la derecha para brindar en bandeja el gol a Dovbyk en el área pequeña. De manual.

Entre lo desigual del cara a cara entre Molina y Savinho y la tardanza o ineficacia de las ayudas, el internacional brasileño hace lo que quiere. Después de deshacerse con extrema facilidad del defensor argentino, asiste para que el ariete ucraniano complete su doblete en apenas diez minutos, pero Dovbyk no acierta a contactar con el balón.

Simeone ve que su equipo no se encuentra y modifica el plan inicial. Tras comenzar con defensa de cuatro y Riquelme de extremo, recoloca al canterano atlético en el carril izquierdo para regresar a su clásica zaga de cinco. El Atlético, más centrado en las protestas a De Burgos Bengoechea que en su juego, se topa con un penalti a favor gracias a una mano infantil de Miguel Gutiérrez y Griezmann no perdona el empate, lo que devuelve el vigor tanto a la grada como a los de corto.

Saúl se retira lesionado antes del descanso, Morata salta al terreno de juego y el partido se vuelve loco. Savinho es derribado dentro del área por Reinildo, pero ni el colegiado de campo ni desde el VAR advierten nada punible. El descuento se alarga hasta los nueve minutos respecto a los cinco otorgados por De Burgos Bengoechea, tiempo suficiente para que el delantero recién ingresado salve la posesión con una ruleta exquisita sobre la línea de fondo y encuentre con precisión la cabeza de Correa para darle la vuelta al marcador.

Simeone, probablemente consciente de que una nueva acción desmedida del mozambiqueño desde que volvió de la lesión debería haber penalizado a su equipo, deja a Reinildo en el vestuario y da entrada a Witsel. Minutos después, Griezmann recoge un despeje defectuoso de Solís y fusila a Gazzaniga para doblar la ventaja local y devolver la tranquilidad al Metropolitano con su segundo tanto. Un sosiego que Dovbyk puede erradicar, pero el ucraniano no logra definir con acierto a puerta vacía tras el excelente envío de Yangel.

Con los ataques de los catalanes controlados y el marcador encaminado a falta de veinte minutos, Dortmund asoma por la cabeza del técnico argentino y retira del campo a Griezmann, ovacionado el francés después de un doblete con el que se reencuentra con el gol en Liga casi cuatro meses después. El Atlético aplica el ahorro de energía, bien replegado y desplegándose al contraataque, para reducir el desgaste físico al mínimo en los minutos finales. La felicidad en la vertiente rojiblanca de Madrid es completa: tres puntos y buena imagen ante un rival directo, mantiene la cuarta plaza una jornada más y el tanque de moral de la plantilla y la grada, desbordante para la final del martes en el Signal Iduna Park.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *