Granada más allá de la Alhambra

Equipo
By Equipo
9 Min Read

Andalucía esconde auténticos tesoros, pero, sin desmerecer a ciudades como Sevilla, Córdoba o Málaga, Granada es probablemente una de las preferidas por todos los que la visitan. Y es que ya lo dijo Ernest Hemingway: “Si tuviéramos que visitar una sola ciudad en España, esa debería ser Granada”. Es cierto que la Alhambra es uno de los conjuntos monumentales más impresionantes del mundo y ha servido de inspiración para artistas, viajeros y poetas desde su construcción en el siglo XIII. Sin embargo, la tierra soñada es mucho más que un solo monumento y estamos dispuestos a demostrároslo.

La ciudad nazarí está llena de rincones inolvidables a los que merece la pena volver una y otra vez. Parajes naturales, calles llenas de historia y un inmenso abanico de experiencias culturales son algunos de los atractivos que posee Granada más allá del imponente palacio. ¿Acaso es casualidad que sea una de las ciudades españolas más visitadas? Por supuesto que no. Seguir las huellas íberas, romanas, nazaríes y cristianas mientras se pasea por sus calles ensancha el alma y aumenta las ansias de conocer todo lo que sucedió en el sureste de la península Ibérica.

Lee también

El Sacromonte, la cuna del flamenco

Para comprender la historia de este emblemático barrio de Granada, tenemos que remontarnos a principios del siglo XVI, cuando la población judía y musulmana tuvo que abandonar la ciudad por orden del decreto de expulsión firmado por los Reyes Católicos. Para contrarrestar el despoblamiento que se había formado, se permitió el asentamiento de gitanos en la parte alta del Albaicín, lo que hoy en día se conoce como el Sacromonte.

Las casas que edificaron para vivir son la auténtica seña de identidad del barrio, las famosas cuevas. Gente humilde, artistas y bohemios construyeron sus viviendas en la roca, dando paso a un aire de embrujo en el que se desarrolló la auténtica esencia de los tablaos flamencos. Para comprender aún mejor esta forma de vida, es muy recomendable adentrarse en el Museo Cuevas del Sacromonte.

Vista del Sacromonte

Vista del Sacromonte

Getty Images/iStockphoto

La abadía del Sacromonte

Además, lo que no muchos saben es que en el Sacromonte granadino nació una de las primeras universidades privadas de Europa. Se trata del Colegio Viejo o el Colegio de San Dionisio, en la abadía del Sacromonte. Figuras como el escritor y diplomático Juan Varela o el militar y político Francisco de Saavedra se formaron en sus aulas.

Aunque parte de esta antigua edificación no se puede visitar, el antiguo edificio de Canónigos funciona como archivo, biblioteca y salas de uso académico y de investigación y se pueden contemplar obras de gran valor como un escrito original del tratado de medicina de Averroes o una carta de Pizarro al emperador Carlos V.

La madraza y el oratorio, un tesoro oculto

Oratorio de la madraza de Granada, cuya ventanas permitían a los fieles oobservar el paisaje y reflexionar sobre la grandeza de la naturaleza y la creación divina

Oratorio de la madraza de Granada, cuya ventanas permitían a los fieles observar el paisaje y reflexionar sobre la grandeza de la naturaleza y la creación divina

Getty Images/iStockphoto

Y de la primera universidad privada de Europa nos trasladados directamente a la primera universidad pública de Al Ándalus. El rey nazarí Yasuf I mandó construir junto a la antigua gran mezquita un centro para jóvenes en el que se impartieran clases de matemáticas, derecho, teología o astrología. Según se recoge en documentos históricos, en la madraza de Granada se podía consultar una gran biblioteca, una residencia permanente de estudiantes y hasta un laboratorio. Tal fue su fama, que poetas de la talla de Ibn al-Jatib o Ibn Zamrak estudiaron en sus aulas.

Con la Reconquista, todos los libros de la biblioteca fueron quemados en la calle, perdiéndose un gran legado cultural y artístico y siendo posesión de los cristianos. Se pasó de la educación a realizar funciones administrativas. Ya que no podemos volver al pasado, el palacio de la madraza es actualmente la sede del Centro de Cultura Contemporánea y de la Academia de Bellas Artes de Granada.

Si la madraza es un punto de obligada visita, sus vecinas, la capilla real y la catedral no pueden ser menos

Pero, sin duda alguna, uno de los puntos fuertes de la madraza es su oratorio. Se conservan los arcos de herradura, las celosías y yeserías del techo y, para culminar la belleza del pasado, se pueden contemplar los colores originales de la sala nazarí.

El lugar de descanso de Isabel y Fernando

Si la madraza es un punto de obligada visita de Granada, sus vecinas, la capilla real y la catedral no pueden ser menos. La presencia de los Reyes Católicos marcó un antes y un después, proyectando una apariencia más cristiana erigiendo colosales construcciones. La principal y más ambiciosa fue la catedral y la capilla real, destinada a acoger los restos de Isabel y Fernando.

Capilla Real de Granada acoge los restos de los Reyes Católicos

Capilla real de Granada acoge los restos de los Reyes Católicos

Leon Rafael

Pero como todo en la vida no se puede planear, la repentina muerte de la reina Isabel motivó la temprana construcción de la capilla real para darle sepultura y postergar la edificación de la catedral hasta el año 1523.

La fusión de estilos de la catedral de Granada

Otra de las curiosidades de este templo es el paso del estilo gótico al renacentista debido al cambio de arquitecto. La intención de los Reyes Católicos era la de crear la mayor catedral gótica del momento. Pero la muerte volvió a marcar el destino del patrimonio arquitectónico de Granada y el arquitecto principal tuvo que ser sustituido por Diego de Siloé, que modificó todo el diseño anterior para levantar una majestuosa catedral renacentista.

La capilla mayor atesora obras pictóricas de Alonso Cano

¿El resultado? Cinco naves, una gran torre de 50 metros, una de las fachadas más bonitas de las catedrales de España y un interior en el que se puede disfrutar del arte en todas sus variantes. Si aún no os ha parecido suficiente, la capilla mayor atesora obras pictóricas de Alonso Cano. Su belleza no os ha de extrañar, estaba diseñada para ser el panteón de los Austrias.

Sus miradores

Hablar de Granada y no centrarnos solamente en la Alhambra es posible. Pero hablar de Granada y no detenernos en sus miradores es como si no hubiéramos estado en la tierra que ansiaba conquistar Isabel la Católica. La ciudad cuenta con numerosos enclaves en los que contemplar las vistas de los lugares más emblemáticos desde una perspectiva diferente. Y no peor, para nada. La panorámica que tendréis será espectacular.

Vista panorámica de Granada desde la Alhambra

Vista panorámica de Granada desde la Alhambra

Paolo Gallo Modena

Os aconsejamos comenzar por el plato fuerte. Ascender hasta el punto más alto de la ciudad, concretamente hasta el cerro de San Miguel Alto, a donde se puede acceder tanto en coche para los más cómodos, como a pie para los que no les importa caminar por una buena cuesta. Al llegar, os espera imponente Sierra Nevada, los pinares del valle del Darro, el Sacromonte, el Albaicín, el Generalife y, cómo no, la Alhambra.

Para despedirnos como es debido, no podemos pasar por alto otros miradores como el de San Cristóbal y el de los Carvajales, en la parte alta y baja del Albaicín y, por supuesto, el famosísimo mirador de San Nicolás, desde donde se toma la fotografía más representativa de “la roja”.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *