João Félix y el Barça no se conforman y apuran sus opciones en la Liga

Equipo
By Equipo
8 Min Read

La extraordinaria dinámica del Barcelona ganó a las necesidades del Cádiz. Con muchas rotaciones, el Barça también salió airoso del Nuevo Mirandilla. Los blaugrana suman 13 partidos sin perder y siguen apurando las opciones que le quedan en la Liga. Un destello de João Félix, futbolista que se está vistiendo de genio en las últimas jornadas, sirvió para certificar el trámite mientras se miraba de reojo al PSG y al Bernabéu. El Barça entró en la semana grande de forma acrobática, con una chilena de una de sus estrellas y una palomita de su portero.

En un partido de paréntesis, encajado entre el doble duelo de Champions con el PSG y con el clásico a la vuelta de la esquina, al Barcelona le faltó sintonía en el campo pero lo suplió con activación y con los detallazos de un futbolista diferente como es João Félix.

Con tantas caras nuevas era muy difícil que el Barça fuese un equipo armónico y reconocible. El equipo parecía un Frankenstein, formado por retales. Xavi, que vio el partido desde una cabina de prensa, hizo ocho cambios en la alineación. Tan solo Ter Stegen, Cubarsí y Sergi Roberto repitieron de los titulares en París mientras daba descanso a Lamine Yamal, Raphinha, Araújo, Koundé y Gündogan, éste último apercibido de sanción y con riesgo de perderse la visita al Bernabéu.

Evidentemente, con varios futbolistas sin demasiadas oportunidades entre los que destacaban Marcos Alonso, que sumaba cinco meses sin jugar o Vitor Roque, que no era titular desde Vigo, a mediados de febrero, el partido no tuvo mucho ritmo. Sin embargo, los blaugrana se hicieron con el dominio gracias a un centro del campo made in La Masia y sobre todo el liderazgo nada silencioso de Pau Cubarsí.

A los 17 años, el central se come el césped sin importarle el rival, el campo o la competición, aprovecha cada día en la élite como si alguien le fuese a despertar del sueño. Un temor infundado pues a cada partido se presenta como imprescindible en este Barça. De ahí que en cuanto vio la amarilla por hacer una falta táctica de veterano, el cuerpo técnico decidió cambiarlo de perfil para que se las viera con Sobrino y no con el potente Chris Ramos. Pero nadie se atrevió a retirarlo.

Ese entusiasmo juvenil que tiene Cubarsí y que también ejemplifica Fermín, con su intensidad y su rapidez por mirar a portería, es del que siempre ha adolecido João Félix. Aunque esta vez, rodeado por Vitor Roque y Ferran Torres, al portugués no le quedó más remedio que ejercer de auténtica referencia en ataque.

Sin Lewandowski, sancionado como Cancelo e Iñigo, Vitor Roque se situó de nueve pero tampoco enseñó gran cosa, muy encimado por la rudeza de Ousou. El brasileño no ha debutado en la Champions y apenas aprovecha la oportunidad de dejar huella en la Liga.

El campeonato está siendo territorio de João Félix, que ha decidido mantener al Barcelona con vida semana tras semana. El extremo ha encontrado esa regularidad que tanto se le reclamaba. Está on fire. Abrió el marcador en el Metropolitano, dio una asistencia decisiva a Raphinha contra el Las Palmas y fue el estilete en Cádiz.

Nadie puede dudar que es un futbolista especial, con una calidad excelsa y una chispa brillante. Cada vez que intervino en el Nuevo Mirandilla fue para iluminar el partido y a su equipo. Jugador de destellos y momentos más que de liderar, esta vez entendió que debía ser él quien condujese al Barça a la victoria con un gol de bandera. Pasada la media hora, Marcos Alonso enroscó un saque de esquina y la defensa gaditana peinó en el primer palo. El rechace fue hacia el segundo palo donde João Félix sorprendió a sus marcadores, Javi Hernández e Iza Carcelén, al sacarse de la chistera un remate acrobático, casi de chilena, de espaldas a la portería, en el corazón del área.

La genialidad del portugués dejó petrificado a Ledesma bajo palos y asestó un duro golpe a la afición del Cádiz, que pelea por mantenerse en Primera. El 0-1 fue obra una delicatessen, la diferencia entre poder permitirse ese lujo que hay en una plantilla y otra.

Y antes del descanso pudo llegar el segundo cuando Sergi Roberto, con la cabeza, dejó en ventaja a Fermín, cuyo disparo despejó sobre la línea Chust cuando ya había superado a Conan Ledesma.

No es uno de los fuertes del equipo amarillo el aspecto realizador, con apenas 21 goles en 31 jornadas. Y la única vez que pudo marcar el tanto no subió al marcador porque Juanmi estaba en fuera de juego. Mientras el Cádiz sumaba delanteros con Maxi Gómez, Machís y Roger Martí, el Barcelona recurría a Koundé, Pedri y Lamine Yamal para tener más control y para asegurarse la presencia de Christensen en el clásico.

Los visitantes sufrieron poco y siempre tenían la carta para recurrir de João Félix, que cada vez que intervenía era una amenaza. Primero remató de volea un centro de Ferran Torres que se marchó rozando el poste y después, con la derecha y desde la frontal, disparó a la base de la madera. El segundo gol merodeó pero no se cerró y al final tuvo que volar Ter Stegen, a un chut de Samassékou, para cerrar su sexta jornada con la portería a cero, certificar la victoria y alargar el método de Xavi. 

Ficha técnica

Cádiz, 0 – Barcelona, 1

Cádiz: Ledesma, Iza, Víctor Chust (Pires 83), Ousou, Javi Hernández, Alcaraz, Álex Fernández (Samassekou 77), Robert Navarro (Machís 77), Sobrino, Chris Ramos (Maxi Gómez 51), Juanmi (Roger 77)

Entrenador: Mauricio Pellegrino

Barcelona: Ter Stegen, Héctor Fort (Pedri 61), Cubarsí, Christensen (Koundé 61), Marcos Alonso, Oriol Romeu, Sergi Roberto, Fermín (Raphinha 80), Ferran Torres, João Félix (Marc Casadó 84), Vitor Roque (Lamine Yamal 61)

Entrenador: Xavi Hernández

Estadio: Nuevo Mirandilla (19.607 espectadores)

Árbitro: Pulido Santana (canario).

Tarjetas: Amarillas a Cubarsí, Sergi Roberto, Alcaraz, Javi Hernández, Ter Stegen, Roger.

Gol: 0-1 João Félix (36).

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *