¿Jurassic Park? Una empresa planea obtener ganancias resucitando especies extintas como al mamut lanudo

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Ben Lamm, CEO de Colossal Biosciences, comparte en una videollamada los avances de su empresa hacia la desextinción del mamut lanudo, anticipando la posible presencia de las primeras crías en 2028. (Archivo Infobae)
Ben Lamm, CEO de Colossal Biosciences, comparte en una videollamada los avances de su empresa hacia la desextinción del mamut lanudo, anticipando la posible presencia de las primeras crías en 2028. (Archivo Infobae)

¿Se acuerda de InGen, la empresa protagonista de Parque Jurásico? InGen, abreviatura de International Genetic Technologies (Tecnologías Genéticas Internacionales), tenía un plan de negocio aparentemente descabellado: Resucitar al Tiranosaurio Rex, crear un parque temático increíble y dominar el mundo.

No importa que la economía de los parques temáticos sea dura, incluso antes de añadir criaturas extintas a la mezcla. No importa que este parque temático esté realmente en medio de la nada. Y no importa que no esté nada claro cuáles podrían ser los márgenes en el mejor de los casos.

¿Estoy bromeando? Por supuesto, sé que la economía de Jurassic Park no viene al caso. Pero plantea una cuestión: A medida que los avances tecnológicos hacen que la idea de la “desextinción”, antaño de ciencia ficción, esté más cerca de convertirse en realidad, ¿qué significa realmente que una empresa dedicada a la desextinción sea un negocio real?

Sobre esto me senté a hablar con Ben Lamm, CEO y fundador de Colossal Biosciences. Colossal ha aparecido en los titulares por haber logrado la extinción del mamut lanudo, el tigre de Tasmania y el dodo. La empresa ha recaudado más de USD 225 millones hasta la fecha, y entre sus patrocinadores figuran USIT, Bold Capital Partners, Breyer Capital, Bob Nelsen y At One Ventures, entre otros.

Colossal Biosciences, tras recaudar más de USD 225 millones, colabora con instituciones como la Universidad de Alaska en investigaciones para la conservación y la posible resurrección de especies extintas. (iStock)
Colossal Biosciences, tras recaudar más de USD 225 millones, colabora con instituciones como la Universidad de Alaska en investigaciones para la conservación y la posible resurrección de especies extintas. (iStock)

“Actualmente, estamos en camino de tener nuestras crías de mamut en 2028″, me dijo Lamm recientemente en una videollamada. “Nada está adelantado, pero nada está retrasado”.

Y sí, soy como todo el mundo y estoy obsesionado con la idea de ver un mamut lanudo. Pero lo que realmente quería saber era esto: ¿Cómo se gana dinero haciéndolo? Por suerte, la respuesta no es la bola de carne de mamut lanudo, sino un proyecto de otra empresa dedicada a la carne cultivada en laboratorio. El modelo de monetización del mamut de Colossal hace hincapié en dos esfuerzos a corto y medio plazo, y en un juego a más largo plazo. Empecemos por el corto plazo:

“La educación del consumidor, donde ya obtenemos miles de millones de impresiones mediáticas”, explica Lamm. “Estamos haciendo una docuserie y muchos contenidos educativos. A medio plazo están las empresas tecnológicas que creamos a partir de la monetización, pero tardan un tiempo en tener éxito”.

El tigre de Tasmania, también conocido como tilacino, era un marsupial carnívoro nativo de Australia, Tasmania y Nueva Guinea.  (Archivo Infobae)
El tigre de Tasmania, también conocido como tilacino, era un marsupial carnívoro nativo de Australia, Tasmania y Nueva Guinea. (Archivo Infobae)

No son fantasías, ya están ocurriendo. Por ejemplo, en febrero se dio a conocer que el cineasta James Reed, conocido por la ganadora de un Oscar My Octopus Teacher, iba a rodar una docuserie sobre Colossal, en la que dedicaría una parte de su tiempo a la investigación y el desarrollo de la empresa. Y una de las primeras escisiones es Form Bio, una plataforma informática de ciencias de la vida creada en Colossal y escisionada en 2022, que recaudó USD 30 millones en una serie dirigida por Jazz Venture Partners (también inversor de Colossal).

Luego está la estrategia a largo plazo, vinculada a los ya amplios esfuerzos de conservación de Colossal. “La extinción y la conservación de especies están relacionadas”, afirma Lamm. “A veces la gente quiere separar la conservación de las especies, y yo digo que no, que todo es una misma cosa”.

Los esfuerzos de conservación de Colossal son muy amplios. Por ejemplo, la empresa colabora actualmente con la Universidad de Alaska y la Universidad de Estocolmo en uno de los mayores estudios de datación por radiocarbono de mamuts. El año pasado, Colossal se unió al grupo BioRescue para salvar de la extinción al rinoceronte blanco del norte. Y el dragón sin orejas de las praderas de Victoria, un minúsculo lagarto australiano que se creía extinguido desde 1969. El lagarto fue redescubierto hace poco en su hábitat natural, y Colossal ha creado una colonia de cría y liberación con el zoo de Melbourne dedicada a este pequeño y atractivo reptil.

El dodo era un ave no voladora que vivía en la Isla Mauricio en el Océano Índico. Se extinguió a finales del siglo XVII, aproximadamente en 1681 (Photo by Smith Collection/Gado/Getty Images)
El dodo era un ave no voladora que vivía en la Isla Mauricio en el Océano Índico. Se extinguió a finales del siglo XVII, aproximadamente en 1681 (Photo by Smith Collection/Gado/Getty Images)

Lamm prevé incluso sacar tajada del mercado de créditos de carbono, que según algunas estimaciones alcanzará los USD 2,4 mil millones en 2027. “A largo plazo, si conseguimos poblaciones sostenibles de, por ejemplo, el Thylacine [tigre de Tasmania] en el sur de Australia, obtendremos subvenciones gubernamentales, créditos de carbono, créditos de biodiversidad”.

Lamm no es un dodo y es plenamente consciente de que a muchos oídos todo esto aún les parece inverosímil, pero no le preocupa. “Creemos que nuestro trabajo no es persuadir: Nuestro trabajo es educar y ser transparentes”, afirma.

Algunos de los críticos de Colossal incluso han cambiado de marcha y se han unido a la empresa. Por ejemplo, la nueva Directora Científica de Colossal, Beth Shapiro, una afamada bióloga molecular evolutiva que en un principio quería que Colossal publicara más artículos científicos e investigara más a fondo las repercusiones ecológicas de la recuperación de la naturaleza de los mamuts (un primer estudio está ahora en fase de revisión por pares). Este año, Shapiro pidió una excedencia en la UC Santa Cruz para unirse a Colossal. “No me preocupa que no funcione”, dice Lamm. “De todas las cosas que me quitan el sueño, ésa no es una”.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *