Manchester, la efervescencia creativa de la ciudad más ‘hipster’ del Reino Unido

Equipo
By Equipo
12 Min Read

De los primeros telares movidos a vapor y el primer ferrocarril para pasajeros al primer ordenador personal y la primera conquista de la lucha sufragista. Manchester es todo esto y mucho más. Meca del llamado sonido Madchester, con infinidad de bares y salas de conciertos, es también un enorme pulmón verde rodeado de edificios de gran valor arquitectónico, galerías de arte y tiendas de diseño contemporáneo.

Los locales suelen decir que todo el mundo encuentra su sitio en el Gran Manchester. Y es así no solo por la diversidad que engloba, sino por esa constante capacidad de adaptación a las grandes transformaciones que ha sufrido a lo largo de su historia reciente. Manchester es sinónimo de espíritu creativo, de adaptación y de transformación. En definitiva, de simbiosis. No en vano, la gran urbe alberga desde las instituciones y manifestaciones culturales más ancestrales a las más contemporáneas, siendo la ciudad hipster por excelencia de todo el Reino Unido.


Lee también

Rafael Ramos

Horizontal

Amalgama arquitectónica

Basta pasear por sus calles para sorprenderse no ya con su conocida arquitectura y urbanismo industrial, con sus fábricas y almacenes de ladrillo, canales y viaductos, convertidos en iconos del pasado industrial, sino con vestigios de edificios medievales, georgianos, neogóticos, barrocos, eduardianos, modernistas, art déco, neoclásicos o constructivistas. A todo ello se unen inmuebles de estilo contemporáneo proyectados por los grandes nombres que se han licenciado durante las cuatro últimas décadas en su célebre universidad, la MA Architecture and Urbanism, calificada entre las diez mejores del mundo.

Una buena idea para comenzar a descubrir una ciudad tan peculiar y, a su vez, tan auténtica, es comenzar por el principio, por Castlefield, el lugar elegido por las legiones romanas para establecer el núcleo primigenio de Manucium, que dio nombre a la ciudad. Aún se conservan restos de las primeras fortificaciones en lo que hoy es una agradable zona serpenteada por canales, antiguas naves industriales que hoy acogen desde coworkings a todo tipo de pubs y varios parques ahora en pleno esplendor primaveral. Desde allí, los ríos Irwell y Medlock se convirtieron en canales navegables hasta el mar, lo que permitió el despegue industrial y comercial de la ciudad en los siglos XVIII y XIX.

Manchester skyline

Manchester skyline

manchester Tourism

A su alrededor, de norte a oeste, encontraremos lo que se puede definir como el actual centro de la ciudad: los barrios de Spinningfields, una suerte de City que ofrece una interesante oferta cultural y de ocio; el Central Retail District, el barrio comercial, como su nombre indica, con el shopping centre Manchester Arndale, con su gran fachada de cristal, y el Gay Village alrededor de Canal Street.

Precisamente en el centro se encuentra el mejor alojamiento de lujo de la ciudad, el Kimpton Clocktower Hotel, un magnífico edificio cuya historia se remonta a 1890. El lobby del hotel cuenta con un caballo de bronce de tres metros de altura de la artista Sophie Dickens, que representa el «círculo de giro» de caballos y carruajes que solía tener lugar en esa zona.

Barrios en plena efervescencia

Llaman poderosamente la atención dos zonas fronterizas: el Northern Quarter, donde se puede encontrar desde arte urbano a todo tipo de mercadillos, pubs, galerías, tiendas de ropa, discos y antigüedades, y el que se viene a considerar como el primer suburbio industrial del mundo: Ancoats, que gana terreno como referente de la ciudad. Y si bien alberga numerosos edificios residenciales de reciente construcción y su vecindario sigue una estructura más familiar, New Islington es una buena alternativa de paseo y relax entre canales que le han valido el sobrenombre de Manchester’s Little Amsterdam.

Todo apasionado de los vinilos encontrará en Eastern Bloc, en Piccadilly Records o en Vinyl Exchange auténticos tesoros de segunda mano. Otro hotspot es el Manchester Craft and Design Center, que promueve el trabajo de los diseñadores independientes locales, tanto en ropa como en accesorios y decoración. Además, los segundos domingos de cada mes tiene lugar en Northern Quarter el The Markers Market, una plataforma para diseñadores con música en directo.

Chinatown es el segundo barrio chino más grande del Reino Unido por detrás del de Liverpool y el tercero de Europa

Otro de los barrios que deben visitarse en esta ciudad es Chinatown, el segundo barrio chino más grande del Reino Unido por detrás del de Liverpool y el tercero más grande de Europa. Basta cruzar el arco de Paifang, no en vano traído desde China, para tener la completa sensación de adentrarse en otro mundo. A la gran oferta gastronómica china, que asalta a los paseantes, se suman locales originarios de otros países asiáticos como Tailandia, Japón, Vietnam, Nepal o Malasia.

Escena artística

Museos de todo tipo dan buena cuenta del pasado industrial y sindical de Manchester, a la sazón la ciudad donde Karl Marx y Friedrich Engels alumbraron una nueva era dominada por la clase obrera y parte importante de la historia de las sufragistas que lideró Emmeline Pankhurst, sin dejar de lado la ciencia, la tecnología o la música, ya que Manchester destaca aún como la cuna de nuevas tendencias que arrancan en el pop y rock británico y llegan hasta las últimas tendencias del mercado anglosajón con bandas icónicas como Joy Division, que dio paso a New Order tras la muerte de Ian Curtis, The Smiths, Happy Mondays, The Stone Roses, Blur y Oasis, cuyo nombre rinde homenaje a The Beatles, quienes tocaron por primera vez en Manchester en el Club Oasis.

En Piccadilly Records se encuentran auténticos tesoros de segunda mano

En Piccadilly Records se encuentran auténticos tesoros de segunda mano

Manchester Recovery Campaign

Manchester cuenta con numerosas galerías de arte y espacios de exhibición, lugares que han puesto de relieve, anticipándose a museos de prestigio internacional, el trabajo de varios ganadores de premios Turner. Destacan la Artzu Gallery, considerada una de las galerías independientes más progresistas de la ciudad, y HOME, fundada en 1985 por el fondo Greater Manchester Visual Arts Trust. Alberga tres pisos de galerías y opera un servicio de distribución internacional para publicaciones y catálogos de artes visuales, incluidos el teatro y el cine.

Tampoco hay que perderse las llamadas “batallas de arte” que organiza Art Battle Manchester. Tienen lugar en edificios abandonados en los que los artistas plásticos locales compiten en directo acompañados de música. Es el público asistente quien decide el ganador.

Exquisiteces para el paladar

Para los amantes del buen comer, visita obligada es el restaurante 63 degrees, a cargo de una familia de chefs galos que ofrecen platos de alta gastronomía francesa contemporánea. Caso de preferir la comida italiana, en Sugo se puede degustar “la vera pasta italiana” y las mejores especialidades del sur del país transalpino.

El 63 degrees, a cargo de una familia de chefs galos, ofrece alta gastronomía francesa contemporánea

Teniendo en cuenta la relevancia de la cultura india en Reino Unido, hasta el punto de que el Chicken Tikka Massala se haya convertido en el plato nacional de Inglaterra, no hay que dejar de acudir al This and That Café, famoso también por su arroz con tres curris.

THE BUTCHER ofrece comida rápida de alta costura. Ubicado en el último piso del centro comercial Arndalem ofrece las mejores hamburguesas de la ciudad, desde la elaborada con carne angus THE BUTCHER, la notoria La Fea, el Silencio del Cordero, la hamburguesa de pollo THE BUTCHER’s Wife’s Favourite, y, obviamente, platos de fish & chips.

Los aficionados a la mixología encontraran en Cain & Grain, ubicado en el Northern Quarter, uno de los mejores locales de la ciudad, con un tiki bar para viajar al trópico no solo a través del paladar. En la misma zona se encuentra El Capo, de aura melancólica y en el que destacan los cócteles de autor. Y que no falten, lógicamente, ni la cerveza, ni el whisky. La oferta de pubs en Mánchester es tan extensa como en cualquier rincón de Inglaterra, si bien una buena idea puede ser darse una vuelta por Shambles Square, un rincón con encanto entre edificios medievales. Allí está The Old Wellington Inn, construido en madera en el año 1552, y Sinclairs Oyster Bar, un histórico edificio que sobrevivió milagrosamente a los bombardeos nazis de la Segunda Guerra Mundial y a un atentado del IRA.

Mark Birchall, formado en El Celler de Can Roca elabora platos con flores de invernadero

Mark Birchall, formado en El Celler de Can Roca elabora platos con flores de invernadero

Moor Hall

A menos de una hora en coche, en Aughton, se encuentra uno de los restaurantes más interesantes de toda Inglaterra, el Moor Hall, galardonado con dos estrellas Michelin y ubicado en una propiedad de dos hectáreas de extensión, con terraza al aire libre y un hotel boutique. El chef, Mark Birchall se formó en El Celler de Can Roca y ofrece menús degustación con exquisiteces como ostras; anguila ahumada, patata, ajo fermentado y flores del invernadero de la finca; vieira de la Isla de Mull con tomate verde fermentado, coliflor y cereales; o ciervo con col rizada, remolacha y saúco, entre otras delicias.

Una visita a Manchester ayuda a entender el sentido de una frase histórica que aún sobrevive: “Lo que Manchester hace hoy, el resto del mundo lo hace mañana”.


Lee también

Redacción

Horizontal

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *