5 experiencias únicas que sólo podrás vivir en Girona

Equipo
By Equipo
11 Min Read

Tierras en las que la alta montaña está cerca del mar Mediterráneo, en las que la arena de calas recónditas se encuentra a pocos quilómetros de volcanes centenarios y acantilados de vértigo, y en las que se puede disfrutar de espléndidos alojamientos eco y deliciosos restaurantes con estrella Michelin. Así es Girona, un destino único para vivir experiencias inolvidables.

1. Elegancia hotelera y ecoturismo

Un viaje a cualquier destino de la comarca del Gironès, La Garrotxa o l’Empordà, significa para muchos la oportunidad de satisfacer su espíritu deportista y aventurero, pero también la de poder relajarse en paisajes prodigiosos y recuperar la serenidad y armonía que tanto se echa de menos en la gran ciudad. 

Son numerosos los hoteles en estos territorios que apuestan por el turismo sostenible, buscando que disfrutemos del entorno no sólo a través de sus magníficas instalaciones, sino también mediante una propuesta de actividades que combinan placer y terapia, como el mindfulness, los baños de bosque, el yoga y los tratamientos en círculos termales.

canbuch girona

La decoración de las habitaciones de Can Buch está cuidadosamente pensada para hacer más agradable la estancia 

Muchos hoteles de la provincia de Girona se erigen sobre masías históricas de los siglos XVI y XVII. Es el caso de Can Buch, en Sant Aniol de Finestres, que abrió sus puertas en julio de 2020. Estamos ante una granja de permacultura que, a la vez, es un coqueto hotel eco. El impulsor de este proyecto, en el corazón de la sierra de Sant Roc, es Gerard Bofill, quien vio truncada su vida como futbolista profesional a los 21 años debido a una enfermedad y encontró en la naturaleza y la sostenibilidad un nuevo proyecto de vida que ahora permite a los huéspedes y los clientes de su excelente restaurante disfrutar de un auténtico contacto con el medio ambiente. 

can buch girona

La histórica masía de Can Buch lleva en funcionamiento dos años  

El hotel cuenta con solo 7 habitaciones, amplias y con interiorismo sumamente cuidado en maderas y mimbres. En la primera planta han ubicado un precioso hammam donde se llevan a cabo masajes ayurvédicos. Can Buch cuenta, además, con una biobalsa en el jardín en la que es posible bañarse entre plantas sin ningún contacto con cloro u otras sustancias químicas.

En el salón se sirven desayunos bufet adaptados a todo tipo de alergias y dietas veganas o vegetarianas. Asimismo, las cenas, a cargo del chef argentino Fede Igardazabal, incluyen delicatesen como la crema de coliflor del huerto, los gnocchi caseros, una espectacular tortilla de patatas hecha con huevos de las gallinas de la finca, entraña de ternera a baja temperatura con chimichurri y cordero de Can Buch deshuesado. 

La provincia de Girona está repleta de espléndidos alojamientos eco y restaurantes con estrella Michelin

De la Garrotxa a la Costa Brava, donde encontramos alojamientos como el rústico Hotel 4 estrellas Mas Salvi o el Hostal Ses Negres, en la misma playa de Sa Riera de Begur, y el Hotel restaurante boutique Es Portal, en Pals, una masía del siglo XVI con 10.000 m2 de jardín y piscina para clientes. El restaurante de Es Portal, a cargo del chef Joan Carles Sánchez, rinde homenaje a la gastronomía del Baix Empordà con menús basados en el arroz o de degustación, uno de seis platos y otro de ocho, con la opción de añadir un maridaje de vinos D.O de la comarca. Entre sus recetas estrella encontramos el laminado de atún rojo con crema de raíz de apio, al estilo ajoblanco, hinojo y anacardos tostados, las cigalas con salsa de mantequilla y espalda ibérica, y el delicioso arroz Es Portal, con gamba roja de Palamós y costilla ibérica.

2. La primera sidrería mediterránea

Si bien a muchos les sorprende que podamos hablar de una sidrería en el Empordà, no hay que olvidar que si circulamos en coche por la zona de Palau-Sator podemos contemplar inmensos campos de manzanas. Así, la familia Planella se lanzó hace 50 años a producir sidra y zumos de esta fruta que hoy pueden degustarse en Mooma, la primera sidrería catalana, de sabor más próximo a la del Reino Unido que a la asturiana, debido al empleo de la manzana Granny Smith.

mooma girona

Mooma es la primera sidrería catalana y su producto es de excelente calidad 

Además de una visita guiada para conocer el proceso de elaboración de la sidra, el establecimiento, que cuenta con terraza y área chill-out, dispone de un restaurante en el que brillan platillos como las gambas de Palamós a la plancha, la chistorra a la sidra Mooma y los fingers de pollo con compota de manzana y miel. Todo ello para dar paso a platos principales y contundentes como el pulpo con parmentier de patata, el rape con verduras o el medio kilo de chuletón de ternera de Girona a la piedra, acompañado de patatas al horno y pimientos del padrón.

3. El chocolate de los hermanos Roca

La riqueza gastronómica de la demarcación de Girona hace que sea un placer sentarse a la mesa y disfrutar de sus platos de mar y montaña. Larga es la lista de restaurantes con Estrella Michelin en esta comarca, desde Les Cols al Miramar, Bo.TiC, la Fonda Xesc, L’Aliança d’Anglès y, sin lugar a dudas, El Celler de Can Roca, uno de los mejores restaurantes del mundo que sigue ostentando sus 3 estrellas Michelin. 

Precisamente uno de los tres hermanos Roca, el menor, Jordi, está considerado uno de los mejores maestros pasteleros del mundo. En febrero de 2020, Jordi pudo hacer realidad su sueño de establecer su propia fábrica de chocolate, que vio la luz bajo el nombre de Casa Cacao y en el formato de un proyecto hotelero para alojar a los clientes internacionales de El Celler de Can Roca. A la vez, se estableció un obrador y tienda en la que es posible conocer todo el proceso de fabricación del chocolate, desde las habas procedentes de Perú, Venezuela o Colombia hasta los bombones o la taza de chocolate caliente bajo el concepto Bean to bar.


El hotel Casa Cacao cuenta con un rooftop abierto tanto a los huéspedes como a cualquier cliente con ganas de disfrutar de un increíble brunch con unas vistas únicas sobre los tejados y cúpulas de la parte antigua de Girona. Platos como el paté de campaña Can Roca con pistacho, queso y jamón ibérico, el huevo con salsa Villeroy y alcachofas, y el canelón de pularda con salsa de foie y mostaza, harán las delicias de todo comensal antes de sucumbir al colofón de este ágape: la torre dulce, con xuxos de chocolate y crema, galleta nevada rellena de chocolate y bombones de fruta de la pasión y plátano recubiertos de cacao.

4. Degustación de vinos con actuaciones musicales

Son varios los viñedos del Empordà que ofrecen degustaciones de sus caldos, pero Can Geli, una masía del siglo XIV reformada en Pals, cerca del castillo de Montgrí, ha sabido diferenciarse de su competencia. No solo por sus garnachas blancas, tintas y rosé, así como las variedades de Macabeu o Subirat Parent, sino por sus múltiples actividades para adentrarse en el mundo del vino, desde catas a actividades como yoga entre viñas, cenas y esmorzars de forquilla, maridajes tras un paseo entre los arrozales y viñas de Pals o a lo largo de un festival con música en vivo, el Mas Geli Fest, que presenta lo mejor del talento de la región.


5. La gastronómica: paseos a pie, en barco y actividades culturales

Clara Antúnez y Jaume Montanyà decidieron dar un nuevo rumbo a sus vidas como enóloga y fisioterapeuta para asentarse en Palamós e invitarnos a disfrutar del paisaje en su vertiente cultural que, como demuestran desde @_lagastronomica, abarca desde la comida y bebida a la música, la poesía, los espacios históricos y, evidentemente, los paisajes recónditos. 

Nada como disfrutar del paseo por el Camí de Ronda desde la playa de Sa Fosca hasta cala S’Alguer, con sus barracas de colores, para descubrir el pasado de esta parte de la Costa Brava, adorada por personalidades como los pintores Josep Maria Sert o el gran Salvador Dalí, y actrices como Ava Gardner o Grace Kelly. Todo ello con la posibilidad de visitar emplazamientos que suelen estar cerrados al gran público y degustar las mejores anchoas y vinos de la región.


Para los más sibaritas, ¿qué mejor plan que embarcarse en un barco histórico de madera, el Popi, con tus allegados, para pasar un día descubriendo calas recónditas y disfrutar, a bordo, de un arroz con gambas de Palamós? Ocho horas surcando el Mediterráneo durante las que también podrás practicar el snorkel y el paddle surf y, si lo deseas, ver ponerse el sol al atardecer. Ensueño absoluto.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *