Las ciudades contra la oligarquía del fútbol, por Miquel Molina

Equipo
By Equipo
5 Min Read

La pérdida de espacios de socialización ahora que todo se puede comprar online es una de las preocupaciones de quienes planifican el futuro de las ciudades. Una de sus derivadas más evidentes es la soledad, gran epidemia contemporánea. Pero hay otras que tienen incluso implicaciones políticas.

En la imprescindible exposición Subúrbia del CCCB, comisariada por Philipp Engel, se apunta uno de los efectos más negativos del modelo suburbial americano, extensible a cualquier país que se haya apuntado a la fórmula del urbanismo disperso. El auge del comercio online –se nos recuerda allí– está provocando el cierre masivo de malls . Estas grandes superficies comerciales y de ocio, donde se desarrolla la vida social en las grandes urbanizaciones, están siendo a su vez reconvertidas en centros logísticos de Amazon. 

Como resultado, la vida comunitaria de los residentes se canaliza sobre todo a través de las redes sociales, con las temibles consecuencias que nos podemos imaginar.

En las ciudades, donde la gente vive cada vez más aislada, el fútbol ayuda a socializar

El problema no es exclusivo del territorio disperso de las casas con piscina y barbacoa: también las ciudades pierden espacio de socialización en la medida en que retrocede la presencia del comercio tradicional. 

Recuperar esos puntos de encuentro es un reto del urbanismo moderno (en Barcelona, la rehabilitación de mercados de barrio, la red de bibliotecas o las supermanzanas ), pero también debería serlo preservar otros ámbitos que no parecen tan obvios y que están seriamente amenazados.

Uno de ellos es el fútbol entendido como un factor de identidad del barrio y de la ciudad, ya sea esta pequeña, mediana o grande. Es decir, del tipo de fútbol que está amenazado por el proyecto de crear una superliga cerrada en la que solo jueguen los equipos que interesan a las audiencias globales.

Soccer Football - Copa del Rey - Athletic Bilbao celebrate winning the Copa del Rey - Bilbao, Spain - April 11, 2024 General view as Athletic Bilbao players celebrate on a barge called La Gabarra during a parade on the River Nervion after winning the Copa del Rey REUTERS/Vincent West

Modernidad y tradición en la celebración de la Copa del Athletic Club de Bilbao

Vincent West / Reuters

En Bilbao, Vallecas, Newcastle o Gràcia el fútbol de km. cero goza de buena salud

El fenómeno del fútbol como factor de cohesión de la barriada tiene ejemplos muy claros en ciudades como Madrid o Barcelona. En la capital es muy relevante, con equipos menores consolidados en primera división como el Rayo Vallecano y otros de buen nivel como el Getafe, el Alcorcón o el Leganés. 

En Barcelona, la tendencia es más reciente y modesta. El apogeo del Europa y el Sant Andreu en la segunda federación (lo que vendría a ser una cuarta categoría nacional), con las gradas llenas en algunos partidos, es tan interesante como inesperado. Sin olvidar, por supuesto, la prodigiosa temporada de un modesto plenamente identificado con su ciudad como es el Girona.

FOTO ALEX GARCIA PARTIDO DE LA LIGA DE LA SEGUNDA FEDERACIONEN EL ESTADIO NARCIS SALA CON RESULTADO FINAL UE SANT ANDREU 2-EUROPA 3 2024/01/28

Una imagen del Sant Andreu-Europa, en el Narcís Sala de Barcelona 

Àlex Garcia

Pero pocos casos como el del Athletic Club de Bilbao ponen de relieve la injusticia que supondría restringir el fútbol a los equipos de élite. La final de Copa disputada por los bilbaínos y el Mallorca trascendió a sus aficiones al capturar el interés de los apasionados del fútbol de todo el país, como demuestra la audiencia que obtuvo TVE: 4,3 millones de espectadores y una cuota de pantalla del 34,8%. 

¿Por qué se interesaron por este partido carente de jugadores mediáticos (con el perdón de Nico Williams) los aficionados de clubes que forman parte de la oligarquía del fútbol y que están acostumbrados a contar con balones de oro en sus filas? Quizás porque lo que está en juego es la esencia misma de este deporte: pasión, identificación y la complicidad general con un club de bajo presupuesto como el RCD Mallorca, capaz de llegar donde no pudieron los grandes.

El desfile popular y victorioso de la gabarra del Athletic Club, que se asomó a las portadas de los principales periódicos del país, se deslizó en sentido opuesto a la huida hacia adelante del Real Madrid de Florentino Pérez y el Barça de Joan Laporta,

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *