Los mejores hoteles, bibliotecas y librerías para dormir entre dramas y aventuras

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Durante los primeros meses de pandemia, muchas personas encontraron en los libros una vía de escape a la angustia e incertidumbre del confinamiento. Tanto es así que el número de lectores alcanzó en nuestro país su máximo histórico.

 La buena noticia es que las cifras se mantienen, y según el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España, el 64,4% de los españoles leyó por ocio en 2021. El 52,7%, además, lo hizo con una frecuencia al menos semanal.

Al alza

En España, el 64,4% de los españoles leyó por ocio en 2021 y el 52,7%, además, lo hizo con una frecuencia al menos semanal

Quienes sienten una pasión extremada por la literatura pueden pasar el día, y ahora también la noche, entre ellos. Pueden ser hoteles con material de lectura desde el suelo hasta el techo, pero también bibliotecas o librerías.

 En Hawarden (Gales), por ejemplo, se encuentra la Gladstone’s Library, una impresionante biblioteca que cuenta con una colección de más de 150.000 libros. Por sus salas de lectura pasan cada día escritores, investigadores y estudiantes en busca de un espacio silencioso en el que trabajar, aunque también hay un salón para reuniones y un restaurante. Además, existe la posibilidad de hospedarse en una de las 26 habitaciones.

Gladstone’s Library: La biblioteca de la localidad de Hawarden (norte de Gales) lleva el nombre del cuatro veces primer ministro William Gladstone (1809-1898)

Gladstone’s Library: La biblioteca de la localidad de Hawarden (norte de Gales) lleva el nombre del cuatro veces primer ministro William Gladstone (1809-1898)

Archivo

Shakespeare and Company, es una librería histórica del centro de París en la que antiguamente se reunían escritores destacados como Ernest Hemingway o Francis Scott Fitzgerald. En la década de 1950, el propietario inauguró la tradición de que los intelectuales que pasaran por la tienda pudieran quedarse a dormir en camas improvisadas en medio de los pasillos.

El programa, llamado Tumbleweeds, todavía continúa, y los interesados pueden alojarse gratis a cambio de ayudar un par de horas en la tienda y escribir una autobiografía de una página.

El Hotel B2, en Zúrich, está instalado en una vieja cervecera

El Hotel B2, en Zúrich, está instalado en una vieja cervecera

Judith Stadler & André Uster

En la capital francesa también se está llevando a cabo un proyecto para restaurar establecimientos tradicionales que han quedado en desuso y convertirlos en alojamientos. Uno de ellos es La Librairie, una suite de 45 m2 situada en el barrio del Marais, frente al mercado parisino más antiguo, con paredes repletas de libros.

The Open Book, en la localidad escocesa de Wigtown, es perfecta para los que sueñan con regentar una librería. Los huéspedes pueden alojarse en el apartamento de arriba y administrar el local durante su estancia. Otro de los atractivos es que Wigtown está declarada Ciudad Nacional del Libro: 10 librerías ¡para 1.000 habitantes! 

The Literary Man se halla en la  ciudad de Óbidos (Portugal), en un convento del  siglo XIX con una de las mayores colecciones de libros en un hotel

The Literary Man se halla en la ciudad de Óbidos (Portugal), en un convento del siglo XIX con una de las mayores colecciones de libros en un hotel

Archivo

En esta misma línea tenemos Óbidos, en Portugal, clasificada como Ciudad Literaria por la Unesco y que hace algunos años impulsó la creación de una decena de librerías en lugares insólitos. 

The Literary Man, por ejemplo, se halla en un antiguo convento del siglo XIX que se vanagloria de atesorar una de las mayores colecciones de libros dentro de un establecimiento hotelero. Están por todas partes y los huéspedes pueden llevárselos prestados, comprarlos a un módico precio o intercambiarlos por otros.

Óbidos (Portugal)

The Literary Man se halla en un antiguo convento del siglo XIX y alberga una de las mayores colecciones de libros en un hotel

En el B2 Boutique Hotel + Spa Zurich,, sin embargo, los libros se concentran solo en el bar, pero el espacio es verdaderamente impresionante. En la Wine Library destaca una enorme biblioteca con estanterías de 13 metros de altura que contiene 30.000 libros comprados a un anticuario local.

Este hotel suizo ocupa una antigua fábrica cervecera, por lo que en el espacio no podían faltar unos originales candelabros hechos con botellas de cerveza originales.

Libary Hotel, Nueva York

Desayunando entre libros en el Library Hotel, Nueva York

Library Hotel

En el neoyorquino Library Hotel se han inspirado en la cercana Biblioteca Pública de Nueva York para organizar sus más de 6.000 libros. Cada una de las 10 plantas rinde homenaje a una de las categorías del Sistema de Clasificación Decimal Dewey (ciencias sociales, tecnología y ciencias aplicadas…). La decoración de las habitaciones también es de temática bibliófila, y en el bar de la azotea se sirven cócteles inspirados en la literatura.

En el lado opuesto, alejado de la ciudad y rodeado de naturaleza, se erige The Library, un complejo hotelero de 12.800 m2 de terreno frente a las paradisíacas playas de la isla tailandesa de Koh Samui. 

The Library (Tailandia):biblioteca en el complejo hotelero de 12.800 m2  frente a las paradisíacas playas de la isla tailandesa de Koh Samui

The Library (Tailandia):biblioteca en el complejo hotelero de 12.800 m2 frente a las paradisíacas playas de la isla de Koh Samui

Archivo

El visitante puede comprobar que los edificios del hotel están estructurados como un libro, con nombres tan sugerentes como The Page, The Editor, The Writer o The Bookmark. Además de las lujosas villas y suites, destaca la biblioteca, un luminoso espacio de relax con más de 1.400 libros y películas.

Para los que tengan un presupuesto más ajustado o les guste compartir su pasión por la lectura con los otros huéspedes está pensado el Book and Bed de Tokyo. Este albergue, construido en un izakaya o típico bar japonés, dispone de camas empotradas en estanterías de libros. En horario diurno, cualquier visitante puede entrar para hojear libros y ejemplares raros o incluso dormir una siesta.  

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *