Pinchazo cruel de un Liverpool que se aleja de la lucha por la Premier

Equipo
By Equipo
4 Min Read

Ver para creer. El Liverpool cedió una dolorosa y frustrante derrota en Anfield ante el Crystal Palace que le aleja del liderato de la Premier League. Los reds fueron maniatados por el conjunto londinense en la primera parte, en la que encajaron el único tanto del partido, obra de Eze, pero en la segunda dispusieron de varias ocasiones muy claras para dar la vuelta al marcador. Ninguna entró y los reds se quedan a dos puntos de la primera plaza, en manos del Manchester City a la espera del partido del Arsenal. 

Quizá aún afectados por la dura derrota encajada el jueves contra el Atalanta (0-3), en la ida de los cuartos de la Europa League, los de Klopp saltaron al césped a menos revoluciones de las habituales, también por el buen hacer de los Oliver Glasner. Las águilas, en la parte baja de la tabla, saltaron sin complejos al césped. Dieron de probar su misma medicina a un Liverpool al que le costó sortear la intensidad de los visitantes, especialmente en la zona de creación de los de Merseyside.

El primer aviso del Crystal Palace llegó cuando apenas se habían jugado unos segundos. Mitchell y Eze tantearon a Alisson que reaparecía de lesión. Sin embargo, el brasileño no pudo hacer al cuarto de hora, cuando una buena jugada colectiva acabó en gol. Combinaron con excesiva facilidad por la izquierda Wharton, Mitchell y Olise, que centró al área para que Eze, totalmente a placer y sin oposición, rematara a la red.

Aún aturdido por el tanto el Liverpool, un inoportuno resbalón de Van Dijk tres minutos después provocó que Mateta se plantara en el mano a mano con Alisson. El delantero superó al portero, pero Robertson salvó sobre la línea de gol el segundo de las águilas. La mejor ocasión de los reds en la primera parte llegó en una acción acrobática de Luis Díaz que desbarató Henderson, la primera de varias del portero.

Horizontal

Eze marca en Anfield. 

Michael Steele / Getty

Tras la reanudación, aún tuvo un fogonazo el Crystal Palace antes de que el Liverpool activara su maquinaria. Como suelen hacer con sus rivales en Anfield, los locales empezaron a avasallar a los londinenses con constantes llegadas, la mayoría ocasiones a bocajarro que no acabaron en el tanto del empate de milagro. La primera fue Núñez, que hizo lucir de nuevo a Henderson con un disparo a quemarropa prácticamente en el área pequeña. Aún más clara fue la de Jota a puerta vacía, salvado el tanto por Clyne. 

En pleno aluvión red el Crystal Palace pudo sentenciar el partido en el minuto 74, también en una ocasión muy clara. Sacó una falta lateral Eze, la bajó Andersen y Mateta se encontró con la mano milagrosa a Alisson en un disparo en boca de gol. Sin respiro, Curtis Jones malograba un mano a mano, con un disparo fuera, ante la desesperación en la banda de Klopp. 

La última de los reds en el minuto 91, y no menos clara, fue de Salah. El egipcio, muy gris todo el encuentro, no se creía que  Mitchell le hubiera sacado el balón sobre la línea de gol. El Liverpool siguió empujando, agobiando a las águilas, pero esta vez no hubo remontada en Anfield para felicidad del Palace, del Manchester City y del Arsenal.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *