Todo lo que no deberías perderte de Edimburgo (según un guía local)

Equipo
By Equipo
18 Min Read

A veces pensamos que estamos viajando y en realidad solo nos estamos moviendo de un punto a otro. Y es que el acto de viajar va un poco más allá. No consiste en poner una banderita en un destino, sino que tiene que ver con el conocimiento del lugar. Es como decir que conoces a una persona cuando únicamente has intercambiado algunas palabras con él. No conoces su pasado. No sabes de dónde viene.

Digo esto por lo que me comenta durante la entrevista Jonás, guía local de Civitatis, sobre algunos turistas que aterrizan en Edimburgo. “La mayoría de visitantes se marchan sin una idea clara de lo que representa esta ciudad a nivel histórico”. Y remata: “Hay tantos detalles relevantes en sus calles que, si no sabes que están allí, pasas de largo y acabas perdiéndote lo que realmente significa la localidad”.

Lee también

¿Tú la conoces bien, verdad?

Sí, muy bien. Puedo decir que estoy enamorado de esta ciudad. Llegué de Murcia el 14 de abril de 2012, es decir, hace diez años y lo cierto es que no fue un flechazo. Al principio fue puro interés: necesitaba aprender inglés. Pero como pasa con los amores naturales, me fui enganchando poco a poco. Fue un largo romance. Edimburgo es una capital europea pequeña, con solo medio millón de habitantes, lo que la hace bastante cómoda. Si a esto le sumamos que el nivel de vida es bueno y que los escoceses son gente abierta y acogedora, no es de extrañar que me sintiera rápidamente como en casa.

De tus palabras deduzco que muchos visitantes no se están en la ciudad el tiempo suficiente para engancharse…

No es realmente una cuestión de tiempo. Es más bien el querer conocerla. Me parece que la mayoría de los visitantes se van de Edimburgo, por ejemplo, sin una imagen clara de lo que ha representado a nivel histórico la Ilustración escocesa; un periodo intelectual que colocó a Escocia a la vanguardia cultural europea y que hizo que muchos de los logros conseguidos en el campo de las artes, humanidades y ciencias encumbraran a sus vecinos como los mejores inventores, médicos o filósofos de su época.

Panorámica de Edimburgo, con el castillo como telón de fondo

Panorámica de Edimburgo, con el castillo como telón de fondo

Getty Images

¿Qué tiene esta capital que la hace única?

Creo que Edimburgo es una ciudad muy auténtica, por la que puedes pasear durante horas y sumergirte en sus calles de marcado estilo neogótico. Atraviesas la Old Town y alcanzas el puerto de Leith sin que cambie la arquitectura. Solo hace falta salir del casco antiguo para comprobar que, al contrario que en otras capitales, no se trata de unas pocas calles bonitas, sino que toda la ciudad te transporta a otras épocas. También contamos con la New Town, un inmenso barrio de estilo neoclásico característico de Edimburgo. Ambos entornos son patrimonio de la humanidad desde 1995. Además, al ser una ciudad pequeña, permite al visitante recorrer todo el centro sin necesidad de tomar el transporte público y esto la hace un destino interesante para los que vienen a pasar muchos días o solo un fin de semana.

¿Qué recomendarías no perderse ningún concepto?

Podría estar días hablando de ello. Lo primero que sugiero a todos los visitantes que lleguen a Edimburgo por primera vez es entrar en nuestros museos y galerías de arte. Contamos con un buen número de edificios en los que la entrada es gratuita. Centros como el museo Nacional de Escocia; el Edinburgh Museum; la Galeria Nacional de Arte de Escocia, donde encontramos Vieja friendo huevos de Diego de Velázquez, o la Galería Nacional del Retrato, dedicada exclusivamente a retratos y fotografías. Por supuesto, no podemos olvidar la catedral de St. Giles, en Royal Mile, en pleno corazón de la ciudad, que nos descubrirá la historia de la Iglesia presbiteriana, religión mayoritaria de Escocia.

Remomiendo pasear por la Royal Mile s y aprovechar para conocer los ‘closes’”


Jonás CrespoGuía

¿Vale la pena empezar caminando por el centro histórico?

Sí, es fundamental. De hecho, hablando con los visitantes, me doy cuenta de que muchos de ellos se van de la ciudad sin recorrer a pie la Royal Mile, la arteria principal, que une el castillo de Edimburgo y el palacio de Holyrood. Esta es una actividad que creo indispensable para conocer perfectamente el casco antiguo y que permitirá llevarnos una imagen definida de su entramado urbano. Una de sus principales recomendaciones es pasear por sus casi dos kilómetros y aprovechar para conocer los closes, los estrechos callejones que comunican este espacio abierto con calles paralelas y plazas interiores.

El casco antiguo debe de ser como meterse en una máquina del tiempo…

Totalmente. Tanto el casco antiguo como la ciudad nueva, que data del siglo XVIII, están protegidos en aspectos como la inviolabilidad de sus fachadas. Cabe resaltar que fuera del centro sí que ha habido cambios significativos y hablamos del barrio portuario de Leith. La que fuera una zona deprimida económicamente se ha convertido, según la revista Time Out, en el cuarto barrio más cool del mundo para vivir. Personalmente, he vivido en este barrio los últimos ocho años y el cambio ha sido espectacular.

El histórico puerto de Leith al atardecer

El histórico puerto de Leith al atardecer

Getty Images/iStockphoto

¿Qué actividad consideras más interesante?

Una buena idea es asistir a un ceilidh, que es una reunión social en la que se bailan viejas canciones del folklore escocés. Estas fiestas se celebran en el centro de la capital varias veces por semana y seguro que si le preguntas a tu guía turístico te sabrá recomendar alguna.

¿Aconseja un recorrido con un guía?

Por supuesto. Ese sería el primero de mis consejos: contar con algún guía de free tour para que nos muestre cada rincón de la ciudad. E insisto: pasear es una actividad que de por sí merece la pena, pero si quieres conocer todos los detalles y tener una imagen clara de la historia, de las costumbres, e incluso la gastronomía, deberías contar con los mejores profesionales. Podrías pasar varias veces por un punto céntrico de la capital, pero si no cuentas con un guía, te vas a perder muchas cosas. Y no lo digo por el hecho de que yo sea guía.

Sigamos. ¿Qué más no nos podemos perder?

La visita a Dean Village, una antigua villa molinera del siglo XII que se ha convertido en uno de los barrios más pintorescos de Edimburgo. El visitante puede aprovechar algún tour por la zona para conocer de primera mano este entorno que te hace sentir cómo si estuvieras en un pueblo escocés a escasa distancia del centro. Es uno de mis rincones favoritos, ya que aúna historia y naturaleza. Yo no me lo perdería.

Dean Village, una antigua villa molinera del siglo XII, es uno de los barrios más pintorescos de Edimburgo”


Jonás CrespoGuía

¿Recomiendas alguna ruta larga a pie?

Yo destacaría el recorrido todo el río Water of Leith. Se trata de un paseo perfectamente pavimentado, en el cual podemos ir desde su nacimiento, en la Sierra de Pentlands, hasta el puerto de Leith. En una ruta de cuatro horas, atravesaremos unos bosques extraordinarios, iglesias históricas, la Galería de Arte Moderno y pasaremos cerca del Real Jardín Botánico de Edimburgo, una de las catedrales de la botánica internacional.

Salgamos un poco del centro…

Un corto viaje en autobús urbano nos permite visitar también la capilla Rosslyn, un templo del siglo XV de un precioso estilo gótico que, tanto si has leído El Código Da Vinci como si todavía lo tienes entre tus lecturas futuras, te va a dejar impresionado. Para los amantes de la naturaleza, una buena opción es la subida a Arthur’s Seat, un antiguo volcán que entró en erupción hace 350 millones de años y que forma parte del parque de Holyrood, justo enfrente del Parlamento escocés. Se puede recorrer durante horas y cuenta con tres lagos y las mejores vistas sobre la ciudad. También en Calton Hill podemos disfrutar de excelentes panorámicas la ciudad. Es mucho más accesible y sus atardeceres son preciosos.

¿Nos darías algún consejo para dormir en Edimburgo?

Dependerá de la edad que tengan los visitantes o del presupuesto. A los más jóvenes, les recomiendo hospedarse en un hostel. En Edimburgo hay una gran cantidad de establecimientos para mochileros internacionales que pueden hacer de tu estancia una aventura inolvidable. Compartir alojamiento y cocina con gente de cualquier país que se nos venga a la cabeza es una de las experiencias más enriquecedoras que se me ocurren. Seguro que encuentras gente con la que moverte por la ciudad y con la que muy posiblemente mantengas una amistad duradera. Además, es una oportunidad fantástica para mejorar tu nivel de inglés. En general, eso sí, recomiendo alojarse en el centro, sobre todo si los visitantes vienen a pasar un fin de semana, ya que estar en la zona centro significa tener un acceso más directo a las actividades que se suelen realizar.

El centro de Edimburgo es patrimonio de la humanidad

El centro de Edimburgo es patrimonio de la humanidad

Alicia G

¿Dónde comer?

Mis dos restaurantes típicos en la zona del casco antiguo son Deacon Brodies, en Royal Mile, y el Last Drop, en la céntrica plaza de Grassmarket. Tiene una buena carta y precios medios.

¿Qué platos de la gastronomía local debemos probar?

Probar todos los platos de la gastronomía escocesa es tan importante como acercarse a su historia. Disponemos de manjares nacionales como el haggis, neeps and tatties, que es un picadillo de la casquería del cordero, mezclado con vegetales, avena y especias, y que da como resultado un embutido sabroso y aromático que se sirve con purés de patata y de nabo. Tampoco debemos olvidar las sopas cock-a-leekie o el cullen skink, geniales para combatir el frío, o el stovies, un guiso de carnes con salchichas y patatas que podremos encontrar en bastantes restaurantes. Todo esto regado con las mejores cervezas y whiskies nacionales. La gente se sorprende de que aquí hablemos del pollo tikka masala como uno de los platos nacionales, ya que es una creación de un chef indio de un restaurante de Glasgow. En 2001, el ministro de Exteriores, Robin Cook, mencionó este plato al hablar de los beneficios de la multiculturalidad británica, asegurando que era el más internacional de los platos escoceses.

Si disponemos de más tiempo y queremos conocer algo más de Escocia, ¿dónde podemos hacer una excursión?

La visita a Glasgow me parece muy interesante siempre y cuando se haga con un guía. Creo que es la gran olvidada y cuando llegué a Edimburgo tardé mucho en ir a visitarla, ya que todo el mundo me decía que era una ciudad fea o poco interesante. Pienso todo lo contrario. Su catedral gótica es anterior a la de Notre Dame en París y la necrópolis que la acompaña me parece fascinante. Además, tiene más del triple de población que Edimburgo, lo que la hace una ciudad cosmopolita con un panorama musical y festivo extraordinario. Es uno de los tours que hacen que me lo pase genial trabajando. Muy recomendable.

Merece la pena una escapada a las Tierras Altas para completar nuestra visita”


Jonás CrespoGuía

¿Y las Highlands?

Son imprescindibles y un viaje en sí mismo. Merece la pena una escapada a las Tierras Altas para completar nuestra visita. Ya sea en un viaje organizado de un día a la costa este o al famosísimo lago Ness, o bien en un periplo de tres días a la isla de Skye. Sin lugar a dudas, Stirling es mi lugar favorito y recomiendo como visita obligada el castillo de Stirling o el monumento a William Wallace, conocido por la película Braveheart de Mel Gibson. Son excursiones de un día que con precios muy asequibles puedes disfrutar de la mejor experiencia.

Para finalizar, aconséjanos alguna serie, documental, película o libro que nos sirva de inspiración para nuestro próximo viaje a Edimburgo

La ciudad se convirtió en octubre de 2004 en la primera ciudad de la literatura de la Red de Ciudades Creativas por la Unesco, así que tenemos mucho de lo que hablar. En primer lugar, cabe destacar el vínculo entre Edimburgo y la saga de novelas de Harry Potter, ya que su autora J. K. Rowling se inspiró en alguno de los rincones de la capital para ambientar su obra. Cualquiera que contrate un tour de Harry Potter puede acercarse a las cafeterías donde la autora escribió buena parte de sus obras, o a cementerios de los que se sacaron nombres de personajes de la saga, lo que hará las delicias de los amantes de la novela y quizá atraiga a nuevos lectores entre los más pequeños.

Jonás Crespo en el cementerio de Canongate

Jonás Crespo en el cementerio de Canongate

Jonás Crespo

¿Y algo más clásico?

Piensa que esta ciudad ha sido cuna de aventuras como las de La Isla del Tesoro de Robert Louis Stevenson, quien también escribió aquí El Curioso Caso del Dr Jekyll y Mr Hyde, inspirándose en un conocido vecino del centro. Otro de nuestros insignes escritores es Arthur Conan Doyle, quien dio vida a Sherlock Holmes en esta ciudad a finales del siglo XIX. Y si hablamos de literatura contemporánea nos tendremos que referir a la novela y película de culto Trainspotting, de Irvine Welsh, que yo siempre recomiendo empezar a leer el dia 1 de agosto, día en el que parte la historia de la novela y también el festival internacional Fringe de artes escénicas.

Por cierto, yo soy un seguidor de ‘Outlander’…

Cierto. Hemos de mencionar también la novela que posiblemente haya traído más turismo a este país en los últimos años, Outlander, de Diana Gabaldon. Tanto la novela como la serie cuentan con multitud de seguidores que vienen a Escocia a conocer los emplazamientos donde se rodó la serie y que han hecho que proliferen excursiones de un día hacia el norte en busca de un acercamiento a sus personajes.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *