Barcelona – PSG | Dembélé se olvida del Barça y se prepara para los abucheos en Montjuïc

Equipo
By Equipo
6 Min Read

«Dembélé puede ser el mejor del mundo en su posición” es una de las frases de Xavi que todavía resuenan en Barcelona. Cada vez que el francés acariciaba el balón en el Parque de los Príncipes, al técnico barcelonista se le hacía un nudo en el estómago. Incluso más que con Mbappé. Que Dembélé es uno de los mejores extremos del mundo también lo piensa Luis Enrique, figura clave en la decisión que finalmente tomó el francés cuando en verano cambió Barcelona por París. El asturiano le dijo que “ya era el más desequilibrante” y que en Francia le esperaba “un gran futuro”.

Lee también

“No tengo nada contra ti. Todo lo contrario. Pero en el Barça hay gente que no me quiere. Que percibo que no quieren que siga. ¿Dejo pasar esta oportunidad a cambio de muchas incertidumbres?”, le dijo Dembélé a Xavi mientras estaba en la gira estadounidense. Se refería, sobre todo, al exdirector de fútbol Mateu Alemany, que nunca vio con buenos ojos tener que negociar con su agente, el siempre impredecible Moussa Sissoko. Dembélé no se demoró en tomar su decisión. Pasaron 10 días desde que recibió la oferta parisina, en plena gira veraniega, hasta que dio su ‘sí’. En su mente se perfiló un proyecto ambicioso, que ya cumple en París, donde reside su familia y cerca también de la selección francesa. Un proyecto de cinco años hasta 2028 que, por supuesto, está mejor remunerado que el barcelonista.

Quedaba por saber cómo se repartía el pastel económico. Cabe recordar que en el último contrato de renovación del francés, el Barça aceptó incluir una cláusula de transferencia obligatoria. Si el jugador avisaba antes del 31 de julio de que tenía una propuesta, podía marcharse ingresando 25 millones a repartir con su representante, Moussa Sissoko, de los 50 que percibirá el Barça. Pero la cúpula deportiva, con Alemany al frente, consideró que las negociaciones abiertas por sus agentes con el PSG no se adecuaba al redactado de la cláusula. También creyeron que no le debían nada a Sissoko porque no había trabajado con el club. Por ese motivo le pagaron 15 millones de los 50 a Dembélé. Sissoko, que terminó negociando con Deco cuando todavía no estaba oficialmente en el club, no ha visto ni un euro.

Dembélé sabe que en Barcelona le pitarán. Y eso le motiva.

Dembélé sabe que en Barcelona le pitarán. Y eso le motiva. Ya lo demostró en el Parque de los Príncipes cuando celebró su segundo gol de la temporada como si el escenario fuese el de la final de la Champions. Está feliz en la capital francesa. Su entorno explica que lleva una vida muy familiar y que visita con frecuencia a sus padres. La relación con Luis Enrique es fluida, aunque reconocen que el asturiano es más distante que Xavi. Las mismas fuentes explican que en la temporada 2016-17, la última de Luis Enrique en el Barcelona, el asturiano ya se interesó por él cuando estaba en el Rennes. Sin embargo, Dembélé consideró que aún era pronto. Eligió el Dortmund y el Rennes ingresó 15 millones de euros.

En su última temporada en el Barça, Luis Enrique ya se interesó por Dembélé cuando estaba en el Rennes

A la segunda fue la vencida. A Dembélé, titular indiscutible en el PSG y que apenas ha pasado por la enfermería- molestias puntuales en un muslo, una pequeña distensión en los isquiotibiales, un problema puntual en un oído y poco más- disfruta del intervencionismo del asturiano. Extremo o mediapunta según el rato, el ex del Barça fue claramente el mejor del PSG en la ida. Ha participado en 35 encuentros esta temporada, 8 de ellos en la Champions, competición donde solo se ha perdido un partido y fue por sanción. “Por lo general, tiene más peso en la creación de jugadas de gol que marcando. Por eso tiene que aumentar su cifra goleadora en Barcelona”, cita su entorno. Para el partido de mañana, Luis Enrique le ha pedido que quiere que tenga el balón el mayor tiempo posible. Y Xavi, que sigue intercambiándose mensajes con el francés, tiene claro que mañana el extremo volverá a tener un peso especial. 

En Francia preocupa el hermetismo de Luis Enrique, extremadamente celoso con sus onces y su táctica. “Asensio supo que iba a actuar de falso nueve ante el Barça dos horas antes del partido”, explican. Y esperan que el asturiano en estos seis días que ha tenido para preparar el partido, haya sido más explícito con sus pupilos. A Dembélé se le espera por la banda derecha en un once en el que regresará Hakimi en el lateral derecho.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *