El asesinato del bebé Callum que conmocionó a Reino Unido podría tener un culpable 26 años después

Equipo
By Equipo
5 Min Read

El bebé Callum no llevaba 24 horas de vida cuando fue asesinado y metido en una bolsa encontrada cerca de un parque de atracciones. Fue en 1998 y la identidad del pequeño, de su madre y del asesino permanecen desde entonces siendo un misterio. La ciudad de Warrington revive ahora el trauma de un caso que durante 25 años de investigación no arrojó apenas respuestas y sí muchas incógnitas.

Ahora, todas las miradas están puestas en el juicio que comienza el próximo martes, después de que la Policía de Cheshire haya arrestado a una mujer acusada del asesinato del bebé, 26 años después de los hechos. Joanne Sharkey, de 54 años, ya fue arrestada en julio de 2023 junto a un hombre por el mismo caso, aunque fue puesta en libertad bajo fianza. Medios locales aseguran que, en este momento, es la única sospechosa relacionada con el crimen.

El pequeño Callum -apodado así por la policía, que nunca pudo verificar su identidad ni localizar a sus padres-, fue hallado en una bolsa negra abandonada en un bosque en los alrededores del parque de atracciones Gulliver’s World, donde lo encontró un viandante en marzo de 1998. Un examen post mortem confirmó que Callum había sido estrangulado y golpeado en la cabeza y que apenas tenía unas horas de vida cuando murió. Pesaba algo más de 3 kilogramos.

El descubrimiento desencadenó una investigación policial a gran escala. Para localizar a sus progenitores se analizó el ADN de casi 500 mujeres, incluido el de muchas colegialas, pero no se encontraron coincidencias. Se entrevistó a miles de personas para ayudar en la investigación y se habilitó un número de teléfono especial para quienes ofrecieran información.

Cuatro meses después de que se descubriera su cuerpo, el bebé fue enterrado en el cementerio de Warrington, gracias a los donativos de los vecinos que recaudaron 888 libras para pagar la lápida, en la que se lee «Bebé Callum, precioso hijo de Dios. Sepultado el 27 de julio de 1998. Con amor, del pueblo de Warrington». Más de 150 personas, entre ellas el alcalde de la ciudad, presentaron sus respetos antes de que fuera enterrado en rodeado de flores y juguetes infantiles.

Allí, una mujer, descrita como «emocionalmente alterada», afirmó ser la madre del bebé, pero nunca fue localizada y su identidad sigue siendo un misterio. El mismo que el de una chica angustiada con un abrigo beige que fue vista en la zona en ese momento. El inspector jefe John Hester que dirigió la investigación describió en su día el caso como «uno de los más inquietantes» de su carrera.

Posible culpable

Es posible que el próximo martes, los interrogantes que rodean la muerte de Callum estén más cerca de obtener respuesta. Durante 25 años la investigación permaneció bloqueada a pesar de los esfuerzos de la policía, hasta que en junio de 2023 se detuvo a dos individuos que podrían guardar relación con el caso. Ambos quedaron en libertad tras pagar la fianza. Ahora, uno de ellos, ha vuelto a ser arrestado en calidad de presunto asesino del bebé.

Se trata de Joanne Sharkey, de 54 años, natural de Liverpool -ciudad cercana a Warrington-, quien deberá comparecer el martes ante un juez, sin que hayan trascendido más detalles de la prensa local. Una inspectora de la policía ha querido rebajar la tensión contra ella y recordar su derecho a la presunción de inocencia: «Entiendo que se trata de un caso muy emotivo que ha atraído mucha atención durante los últimos veintiséis años, pero pido a la gente que no especule. El proceso penal contra Joanne Sharkey está abierto y tiene derecho a un juicio justo».

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *