El mismo Nadal de siempre regresa con una victoria en el Godó

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Rafa Nadal es un icono. El ganador de 22 Grand Slams. El rey de la tierra. El mosquetero de Roland Garros. El chico de Manacor. El orgullo de un país. La garra. La superación. La resiliencia. Historia viva del tenis. Para muchos el mejor de siempre. Es tanto que ya no importa su posición en el ranking o su balance de victorias y derrotas. Su sola presencia en una pista, a sus 37 años, ya es motivo de celebración para el deporte de la raqueta. Un regalo del que este martes disfrutó el público del Trofeo Conde de Godó.

Tras tres meses de ausencia, aquejado de sus contantes problemas físicos, el mallorquín reapareció en el RCTB-1899, su segunda casa. El centenario club estaba de enhorabuena para recibir, después de tres años de ausencia, a su mejor referente. Se notaba en el ambiente, entregado al balear el público de la pista central, la que precisamente lleva el nombre del 12 veces ganador del torneo barcelonés. Más que un partido de tenis era una bienvenida. Un gracias por todo. Se aplaudía cada punto importante como si fuera el último. Y además, ganó a Fabio Cobolli en su debut (6-2 y 6-3). “Estaba nervioso por cómo iba a estar. Me ponía nervioso cuando ganaba, imagina cómo estaba hoy. Pero eso es lo bonito del deporte, la emoción”, dijo tras su victoria Nadal, que en la segunda ronda deberá subir el nivel ante Alex De Miñaur, número 11 del mundo.

Casi se podían escuchar las dudas que rondaban en la cabeza de los espectadores. ¿Será el mismo de antes? ¿Cómo estará su físico? ¿Puede que sea su último partido en Barcelona? La primera respuesta fue la inactividad.

Nadal comenzó frío, con un error y una doble falta. Se le notaba la falta de rodaje. Aún no tenía cogida las medidas de su pista y las bolas se le iban largas. Lo subsanó con experiencia y su saque. Las sensaciones empezaron a brotar en el balear cuando se cumplía el cuarto juego. Una dejada dio paso al primer “¡vamos!”. La confianza comenzaba a notarse en la raqueta de Nadal. Los nervios daban paso a sus enormes recursos en pista y en una subida a la red, de las pocas del partido, logró el primer break debido a un fallo de Cobolli.

Nadal despegaba y el italiano era un invitado más de la fiesta. Demasiado errático el joven florentino en su debut en el Godó, presa fácil para cualquier versión del balear. En su siguiente saque Cobolli salvó cuatro bolas de break gracias a su saque, dos de ellas con un ace. Pero en el octavo juego volvió a sucumbir. Nadal, que crecía en cada punto, aupado por un público entregado, sacó parte de su repertorio para cerrar el set. Un intercambio de quilates, un revés cruzado profundo a la línea y su clásica defensa numantina fueron el epílogo de la manga inicial.

En el primer juego del segundo parcial Nadal tuvo que salvar su primera bola de break. Solventó el problema con una dejada espectacular y enlazó el momento rompiendo el servicio del transalpino. El partido estaba encarrilado, pero entonces Nadal notó el peso de tantos contratiempos, de tantos meses apartado del tenis. Las piernas pesaron y el brazo se le agarrotó por un instante. Una doble falta y un error con el revés le hicieron ceder su servicio. Cobolli aún estaba con vida.

Era la hora de repasar el librillo para el mallorquín, de volver a recordar las virtudes de su tenis. Dicho y hecho. El gigante de Manacor empezó a mover a un Cobolli de mecha corta, demasiado impaciente para un partido en tierra batida. Al italiano le invadía una desesperación que contrastaba con las efusivas celebraciones de un Nadal que por momentos recordó al de sus mejores tiempos. Volvió el jugador que se agarra a la línea de fondo. El de la zurda que dibuja parábolas y ángulos inverosímiles. El de los puntos imposibles. El ídolo de la afición. 

Nadal ya no dejó escapar su servicio, ahora sí flotando sobre la pista, disfrutando de su regreso. Se sentía otra vez jugador, al fin. Y ahí volvía a estar, en el centro de la pista celebrando un triunfo en el Godó como si no hubieran pasado 20 años. “Este torneo es especial. He vivido mucho aquí en mi carrera. Es una sensación difícil de explicar, de alegría”, concluyó un Nadal que gozó de nuevo del tenis en su casa, en el Trofeo Conde de Godó.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *