Pendientes de la respuesta israelí, por Editorial

Equipo
By Equipo
5 Min Read

La gran pregunta que se hacen los líderes mundiales y la comunidad internacional es cuál será la respuesta del primer ministro de Israel, Beniamin Netanyahu, tras el preavisado y propagandístico ataque iraní contra el territorio israelí. La incógnita es saber si el premier israelí optará, como represalia, por una respuesta rápida y contundente contra el país de los ayatolás, como le exigen sus socios de gobierno ultranacionalistas, o bien, a la vista del nulo impacto destructivo del ataque y la ausencia de víctimas mortales, apuesta por la retención barajando represalias indirectas y encubiertas en un próximo futuro.

Por ahora, los hechos parecen confirmar la segunda opción, que viene condicionada por la presión occidental, encabezada por EE.UU., a favor de la contención y de no provocar una escalada de consecuencias imprevisibles en la región. Ayer volvió a reunirse el gabinete de guerra israelí sin que trascendiera ninguna decisión relevante. Se discutió lanzar un golpe “doloroso” contra Irán, que no desencadene una guerra regional y que esté coordinado con Washington. Israel responderá, falta saber cuándo y cómo. Mientras, el Gobierno hebreo ve en este nuevo marco la oportunidad de forjar una alianza estratégica contra Irán, como ha señalado el ministro de Defensa, Yoav Gallant, mientras que Benny Gantz, ministro sin cartera y número dos del gabinete de guerra, también habla de formar una coalición regional contra Teherán.

Llamada internacional a Netanyahu a la contención y a evitar una escalada regional

La agresión iraní ha sido más política que militar, para consumo interno y para que Teherán pueda dar una imagen de disuasión y de firmeza ante sus aliados regionales y milicias afines. Irán ha dado por cerrado este capítulo e insiste en que solo volverá a atacar a Israel si este lanza una acción militar directa contra su territorio. Reitera que no busca una escalada regional y que por eso, aunque su ataque fue directo, hubo el preaviso suficiente para que Israel preparara su defensa.

Teherán sabe que no puede asumir el coste militar y económico de una guerra total con Israel y, por alianza, con EE.UU., aunque el presidente Joe Biden haya dejado claro que no respalda un ataque directo israelí en suelo iraní. Pero la acción del pasado sábado, por muy coreografiada que fuera, supone un salto cualitativo que puede provocar una escalada bélica y que prueba que la guerra en la sombra que ambos países libraban desde hace años es ahora abierta y directa.

Por eso toda la atención está puesta en Netanyahu. Debilitado políticamente en su país y muy aislado internacionalmente por su gestión de la guerra de Gaza, el ataque iraní ha sido como un regalo para el premier. Internamente, le ha permitido recobrar el apoyo de gran parte de la sociedad israelí al poder exhibir la fortaleza y efectividad de los sistemas de defensa antiaérea, la cúpula de hierro que, junto con la ayuda de EE.UU., Reino Unido, Francia y Jordania, le permitió derribar el 99% de los drones y misiles iraníes. Internacionalmente, el ataque le sirve para recuperar el apoyo y la solidaridad de una comunidad internacional muy crítica con su política en Gaza. Y le permite abrir un nuevo frente, prolongar la guerra gracias a la cual sigue en el poder y hacer que los focos mediáticos no se fijen tanto en lo que sucede en la franja.

En este marco de tensión ha sido, es y será fundamental el papel de Washington. Por un lado, EE.UU. ha reafirmado su compromiso total con Israel ante un ataque externo, pero por otro mantiene la presión para que Israel apueste por la contención y le recuerda que no se involucrará en un ataque directo contra Irán. Biden se juega mucho en este envite, no solo para mostrar su capacidad de condicionar las actuaciones de Netanyahu, sino porque parte de sus posibilidades de ser reelegido en noviembre pasan por lo que suceda en Oriente Medio.

La Casa Blanca no puede permitir ahora un conflicto que incendiaría la región y que podría tener repercusiones globales. Por eso, junto con la diplomacia internacional, llama a Israel a la contención y la moderación.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *