El clima amenaza la economía española, por Editorial

Equipo
By Equipo
5 Min Read

La economía española lidera las estimaciones de crecimiento en Europa para este año y el próximo. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), además, será la segunda economía avanzada del mundo que más crezca, con un aumento del producto interior bruto (PIB) del 1,9% en el 2024 y del 2,1% en el 2025, según las últimas previsiones. No son porcentajes espectaculares, pero se encuentran entre los más elevados de los países industrializados. La clave está en el consumo como motor de crecimiento, sobre todo gracias al buen comportamiento del turismo, a la evolución de las exportaciones, a las inversiones de los fondos europeos Next Generation y a la expansión del gasto público. Todo ello compensa la caída que registra la inversión privada.

Junto a estas relativas buenas perspectivas a corto plazo, sin embargo, hay previsiones preocupantes para la economía española a medio y largo plazo como consecuencia del cambio climático. El Instituto de Investigación del Impacto de Clima de Potsdam (Alemania) advirtió ayer que la economía española será la más perjudicada de Europa por el calentamiento del clima y sus efectos asociados. El citado instituto, uno de los más prestigiosos en su especialidad, llega a predecir que la renta per cápita española reducirá su potencial de crecimiento en un 17,8% desde ahora hasta el 2049. Ello no supone una previsión de decrecimiento económico, sino la variación respecto a lo que ocurriría en ausencia de cambio climático. Pero es una alerta preocupante.

El cambio climático reducirá casi un 20% el crecimiento potencial de ahora al 2049

El aumento de las temperaturas medias, según dicho estudios, afectará a la productividad agrícola y a la productividad laboral, que ya es una de las más bajas de Europa. Estos dos factores provocarían el 70% de la reducción esperada de renta per cápita. Otro 25% se atribuye a la mayor variabilidad de las temperaturas –la diferencia entre temperaturas máximas y mínimas a lo largo del año–, que también afecta a la productividad agrícola, así como a la salud física y mental de los ciudadanos. El 5% restante se atribuye a cambios en las precipitaciones, con efectos perjudiciales en la agricultura y la movilidad de los ciudadanos, y por las consecuencias de las inundaciones.

Extremadura sería la comunidad más afectada, con una merma de la renta per cápita del 21,5%, seguida de Andalucía (20,3%) y Madrid (19,9%). En Catalunya dicha merma sería del 17,6%, cerca de la media del conjunto de España. La elevación del nivel del mar, los efectos de las olas de calor y el recrudecimiento de ciclones tropicales como huracanes y tifones son impactos que no han sido valorados por los autores del estudio y que, por tanto, podrían empeorar las citadas previsiones.

Tal como advierten los expertos del Instituto de Investigación del Impacto de Clima de Potsdam, los efectos en la economía del calentamiento global variarán en función de las acciones que se tomen para la reducción global de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero, además de eso, a nadie se le oculta la necesidad de planificar con más urgencia e intensidad planes de acción para mitigar el impacto del cambio climático en la economía. La advertencia del citado instituto debería activar, en este sentido, todas las alarmas para empezar a adoptar medidas, tales como el avance en sistemas de regadío inteligentes, la adopción de cultivos más adecuados a las mayores temperaturas, la protección de los bosques frente al mayor riesgo de incendios, la creación de refugios climáticos en los centros de trabajo o ayudas para acondicionar las viviendas, entre muchas otras medidas, tales como la protección de las zonas del litoral más vulnerables a la subida del nivel del mar y la construcción de más plantas desalinizadoras.

Para hacer frente al impacto climático en la economía que se prevé a partir de ahora, en suma, será necesario un enorme incremento de la inversión –ahora en retroceso–, lo que exige mejorar la seguridad jurídica y la confianza en el país para atraer mayor capital y poder garantizar un futuro de progreso.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *