“La gente que vive en ‘cohousing’ tiene niveles más altos de felicidad”

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Ganas de compartir

Pese a reconocerse como la típica estadounidense individualista, ha vivido en un kibutz, entre otras alternativas comunitarias. Fue elegida en el 2012 presidenta de la Society for Humanistic Anthropology y ha recibido múltiples becas para investigación. Entre otros temas, ha estudiado todas esas alternativas de vida a la organización social imperante desde hace más de 2.500 años, formas utópicas y colaborativas de vivir que expone en su libro Utopías cotidianas (Capitán Swing), donde explica desde el exitoso movimiento de vivienda colaborativa en Dinamarca hasta las prósperas ecoaldeas de Colombia y Portugal y las nuevas propuestas educativas del programa Educación para la Autosuficiencia de Tanzania, y analiza cómo el cohousing se extiende por Occidente: “Son los jóvenes y la gente mayor los que apuestan por vivir en comunidad”.

Una de mis ecoaldeas favoritas está en San Galo, en Suiza, donde un grupo de personas se han prejubilado o abandonado empleos muy bien pagados para convivir y reconstruir un monasterio benedictino del siglo XIX en plena naturaleza.

¿Y por qué le gusta?

Lo están recuperando usando recursos locales, oficios tradicionales casi extintos e inventando formas realmente interesantes de usar tecnología moderna, como los ordenadores solares.

¿Una comunidad utópica?

Todos somos hijos de personas que soñaron con una forma distinta de vivir. La historia del mundo es la consecuencia de soñadores utópicos.

Marcados por la aventura.

En algún momento del pasado unos cuantos decidieron irse de África Oriental y hacer algo totalmente distinto de lo que habían hecho sus padres y abuelos.

Hace 2.500 años Pitágoras fundó una comuna en el sur de Italia.

Sí, es un ejemplo muy temprano de un grupo de personas que no estaban satisfechas con la forma en que la vida estaba organizada en la Grecia antigua, y Pitágoras y sus seguidores tuvieron esta idea descabellada.

¿Dónde se instalaron?

En Cretona, con la idea de convivir en armonía y estudiar los misterios de las matemáticas y el universo compartiendo propiedades e instaurando la igualdad entre hombres y mujeres, cosas que en aquel momento estaban muy lejos de la sociedad griega.

¿Cómo fue el experimento?

Fue tan influyente en Grecia que Platón se inspiró en el estilo de vida de Pitágoras para escribir La república, uno de los textos fundacionales de la filosofía occidental.

¿Qué nos enseñan 2.500 años de esos intentos de crear sociedades utópicas?

Los griegos crearon el concepto de familia, el clásico papá, mamá e hijos que viven en su piso con sus objetos privados; los romanos lo adoptaron y luego la Iglesia lo extendió.

Modelo que sigue dominando.

La gran mayoría de la humanidad tiene el sesgo del statu quo, no quieren cambiar nada, pero la historia del progreso humano responde a esa minoría de soñadores utópicos que lucharon, por ejemplo, contra la esclavitud, y por la educación gratuita o el divorcio.

¿Qué utopías sociales triunfan hoy?

Hay un movimiento en Alemania, Bélgica y los Países Bajos de comunidades de mujeres de cierta edad que deciden convivir.

¿Y cómo les va?

Estudios científicos evidencian cómo la gente que vive en cohousing tiene niveles más altos de felicidad, índices más bajos de soledad no deseada y un uso más satisfactorio de su tiempo.

La convivencia no es sencilla.

El cohousing es un bonito equilibrio entre el espacio privado y espacios compartidos con una serie de reglas y normas dentro de cada comunidad. La pandemia nos mostró lo solitario que es estar encerrados en nuestros pisos; queremos estar conectados con los demás y el cohousing es un modelo de éxito.

Cuando los hijos han volado.

Sí, es muy fascinante porque estas alternativas sociales las estamos viendo entre gente de menos de 35 años y de más de 60, todos los que estamos en medio seguimos aferrándonos al modelo de la familia nuclear en una vivienda unifamiliar, y es muy irónico.

¿Por qué?

Porque en la época de crianza es cuando más nos beneficiaríamos de vivir de formas más colectivas y colaborativas, pero es cuando nos aislamos. La gente más joven y la gente más mayor escogen este camino que les permite reducir sus gastos y poder disfrutar, por ejemplo, de jardines y huertos comunitarios.

¿Quiénes apuestan por el cohousing?

Por el momento, personas bien posicionadas que quieren vivir colectivamente en un lugar deseable, y me parece muy positivo.

¿Qué más dicen los estudios sobre esa alternativa de vida?

La gente es más feliz y afirman tener un nivel de bienestar mayor consumiendo menos, con una huella ecológica menor. Mucha gente piensa que más es la clave para vivir mejor, pero estudios como el de Harvard –un estudio que está en marcha desde hace 70 años– subrayan que la satisfacción está en las relaciones con otras personas.

Se ha estudiado cómo crecen los niños en las ecoaldeas, y el hecho de tener más interacción con gente diferente les va muy bien; los niños están preparados para tejer vínculos afectivos con múltiples adultos y no solo con uno o dos. Como dicen en África, para criar a un niño hace falta una tribu.

¿Qué nos enseñan las utopías fallidas?

La utopía siempre está en el horizonte, siempre en desarrollo. Tienen que ser flexibles y participativas. En el momento en el que se vuelven rígidas y dogmáticas fracasan.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *