Camparino in Galleria, así es el bar milanés en el que se inventó el Campari

Equipo
By Equipo
6 Min Read

-«¿Has visitado Camparino in Galleria?». 

– «No».

– «Pues ve». 

El chivatazo nos lo da Oriol Castro, uno de los tres cocineros del Disfrutar, segundo mejor restaurante del mundo según The World’s 50 Best Restaurants. Así que, viniendo la recomendación de un chef con tanto olfato, no nos queda otra que enfundarnos la chaqueta y salir corriendo a la milanesa Piazza Duomo para descubrir Camparino in Galleria. 

Situado en una de las esquinas de la Galleria Vittorio Emmanuele II, rodeado de lujosas boutiques, nada más llegar entendemos el porqué de la recomendación: no todo el mundo sabe que este bar cambió la historia del aperitivo italiano. De hecho, sin él, tragos como el negroni o el spritz nunca hubieran existido, ya que en su sótano Gaspare Campari inventó a principios del siglo XX un líquido revolucionario: ese blend de hierbas amargas, plantas aromáticas, fruta en alcohol y agua que hoy conocemos como Campari, cuya receta sigue siendo secreta. 

Camparino en Galleria

Camparino en Galleria

CLV

Camparino en Galleria

Así era Camparino in Galleria a principios del siglo XX 

CLV

Frecuentado por turistas (que posiblemente no tienen remota idea de lo que pasó allí) y por milaneses a partes iguales, cuando uno llega a la planta baja de Camparino in Galleria tiene la sensación de que el tiempo se ha parado, ya que casi todo el interiorismo se conserva fiel a la esencia de cuando abrió en 1915. La barra de ébano que se instaló hace 109 años sigue intacta, así como los mosaicos del suelo, los detalles en plata y acero o esas lámparas que fueron fabricadas a mano por el mismo artesano que creó las del Duomo de Milán.

La planta de arriba (a la que es imposible acceder si no se reserva) sí ha pasado por una completa remodelación en los últimos años de la mano del estudio Lissoni Casal Ribeiro, que ha tratado de conservar la esencia de la arquitectura de la época combinándola con elementos de diseño contemporáneos y modernos. En la nueva Sala Gaspare Campari, el sótano donde se inventó el Campari reconvertido ahora en speakeasy, encontrará guardados bajo llave los libros de la época en los que está escrita la receta del Campari original. ¿Nos dejarán echar un vistazo para saber qué lleva? Evidentemente no.

Un histórico de Milán

Camparino in Galleria lo abrió en 1915 la familia Campari para servir su revolucionaria receta 

Lo que sí nos dejan probar son algunas de las botellas que también guardan, como si se tratase de un tesoro, en el antiguo laboratorio de Gaspare Campari: un Campari de los años 70 sorprendentemente dulce, un Cinzano de los 60 y una viejísima botella de ginebra Bombay que por la etiqueta luce casi  irreconocible. 

Camparino en Galleria

Camparino en Galleria

CLV

«Esta es la casa del aperitivo italiano desde hace más de 100 años», cuenta Tommaso Cecca, bar manager de esta coctelería que en 2021 consiguió hacerse hueco en el ránking de los mejores bares del mundo (este año, ocupa el puesto 85). Lo fue y lo sigue siendo. Lo demuestran las cifras, ya que de las 1.300 personas que pasan diariamente por Camparino in Galleria, un 80% son italianos, que han transmitido la tradición de seguir acudiendo a esta bar generación tras generación.

El menú de cócteles que ofrecen está dividido en tres capítulos: uno con recetas del pasado basadas en libros como el The Savoy Cocktail Book, publicado en 1969 por el barman Joe Gilmore; otro dedicado a la visión de Gaspare Campari, en el que se ofrecen tragos inspirados en las recetas del creador del Campari; y un último capítulo que homenaje la historia líquida con cócteles exclusivos elaborados con espirituosos vintage.  

Camparino en Galleria

Camparino en Galleria

CLV

¿Su combinado estrella? El negroni, porque el corazón de este cóctel se nutre evidentemente de Campari y porque gracias a este trago el Camparino se consolidó como gran referente del aperitivo italiano (nacido en Milán) a nivel mundial.

También merece la pena probar el Campari Seltz, otra de sus propuestas más populares. “Este bar ha visto pasar dos guerras y diversas revoluciones sociales y culturales y su esencia sigue intacta”, explica Cecca, mencionando que cuando fue inventado este último cóctel se servía con la misma máquina de soda que hoy se replica en la barra del local. 

Camparino in Galleria




DIRECCIÓN

P.za del Duomo, 21, 20121 Milano MI, Italia


+390286464435



https://www.camparino.com/


Camparino in Galleria, así es el bar milanés en el que se inventó el Campari

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *