EE.UU. acepta que Israel ataque Rafah si contiene su represalia a Irán

Equipo
By Equipo
7 Min Read

Israel ha negociado con Estados Unidos, su principal financiero y protector, la entrada de tropas en Rafah, en el sur de la Franja, a cambio de contención en la respuesta militar al ataque de Irán del sábado pasado, según publicaba este jueves el portal estadounidense Axios. «Las dos partes acordaron el objetivo compartido de ver a Hamas derrotado en Rafah», confirmó la Casa Blanca en un comunicado a última hora de la noche.

El presidente Joe Biden ha advertido en las últimas semanas contra el deseo de Beniamin Netanyahu de entrar militarmente en Rafah para asestar lo que considera un golpe a los últimos reductos de Hamas en la Franja. Estados Unidos considera que no hay posibilidad real de evacuar a la población de Rafah antes de una operación militar, con lo que la acción supondría incrementar de manera significativa la cifra cercana a 34.000 muertos palestinos desde que las Fuerzas de Defensa Israelí entraron en Gaza. Ahora, sin embargo, Washington habría cambiado de posición, dispuesto a negociar la operación con Netanyahu. Según el mismo portal Axios, en la reunión del gabinete de guerra israelí el lunes por la noche se discutió seriamente sobre emitir la orden de ataque a Irán, pero la misma noche se comunicó a Washington la decisión de esperar.

Altos oficiales israelíes y estadounidenses mantuvieron ayer tarde una reunión por videoconferencia para tratar el intercambio de Rafah por Irán. La parte norteamericana estaba encabezada por el consejero de seguridad nacional, Jake Sullivan, y la israelí, por su homólogo Tzachi Hanegbi y el ministro para Asuntos Estratégicos, Ron Dermer. Brett McGurk, enviado presidencial para Oriente Medio, era el segundo más importante representante de Estados Unidos. El portavoz de seguridad nacional, Jack Kirby, confirmó ayer tarde a la prensa que la reunión se celebraba.

Joe Biden no quiere llevar al máximo las sanciones a Irán ni un conflicto que suba el precio del petróleo

El origen del cambio de opinión de los estadounidenses sobre la incursión israelí en Rafah radica en su voluntad de evitar que la respuesta a Irán encienda la región y desencadene un conflicto incontrolable. La contención israelí sobre Teherán sería la moneda de cambio de la entrada en Rafah.

Washington y sus aliados occidentales prefieren la vía de las sanciones contra Irán, pero lo cierto es que esta se ha revelado cada vez más difícil como fórmula de presión. El diario Financial Times publicaba este jueves que las exportaciones de petróleo iraní se encuentran en su punto más alto en seis años gracias a las compras que efectúa China, pero según analistas de Washington, Joe Biden no quiere llevar las sanciones al máximo, a fin de evitar un “estrangulamiento inflacionario del suministro mundial de petróleo”. Biden no desea un conflicto que pueda llevar a Irán a cerrar el estrecho de Ormuz, por el que circula entre el 25% y el 30% del petróleo que se extrae en el mundo. Una acción de este tipo provocaría un alza significativa en los precios del crudo y más inflación, algo que podría perjudicar la candidatura de Biden el próximo 5 de noviembre.

Irán asegura que si sus instalaciones nucleares son atacadas, hará lo mismo con las de Israel

Irán, por su parte, ha elevado el tono. Ahmad Haghtalab, jefe de división de Seguridad Nuclear de la Guardia Revolucionaria, advirtió a Israel de que cambiará su “doctrina nuclear” si Tel Aviv acaba por atacar sus instalaciones nucleares. En ese caso, dijo, “las instalaciones nucleares del régimen [israelí] serán objetivo.

El despliegue en las últimas horas de soldados y artillería en las proximidades de la frontera sur de la Franja de Gaza parecería corroborar que los palestinos de Rafah se han convertido efectivamente, y tal como señalaba el portal qatarí Al Araby al Jadeed, “en la moneda de cambio con la que Estados Unidos trata de limitar la respuesta de Israel al ataque iraní del sábado” pasado. Fuentes egipcias citadas por este medio dijeron que “la administración norteamericana mostró su aprobación al plan presentado previamente” para la operación militar en Rafah “a cambio de no llevar a cabo un ataque a gran escala contra Irán”. La noche del miércoles al jueves la aviación israelí bombardeaba Rafah, destruyendo un edificio que albergaba refugiados de otras partes de Gaza y dejando al menos 10 muertos bajo las ruinas. La noche anterior, los cuerpos de ocho miembros de una misma familiar fueron recuperados de otro edificio en el barrio de Al Salam.

Qatar dice que se abusa políticamente de su papel mediador entre Israel y Hamas

En este contexto, Qatar, uno de los principales mediadores entre Israel y Hamas (su líder político, Ismail Haniyeh, reside precisamente en Doha), anunció ayer que se encuentra “en una reevaluación global de nuestro papel”. El primer ministro y ministro de Exteriores qatarí, Sheikh Mohammed bin Abdulrahman bin Jassim Al Thani, dijo que “hay una explotación y abuso del papel de Qatar” por parte de “políticos que intentan realizar campañas electorales menospreciando al Estado de Qatar”. Al Thani se mostró indignado por las declaraciones del congresista demócrata estadounidense Steny Hoyer en las que pidió a Qatar que presione a Hamas por un alto el fuego y la liberación de los rehenes israelíes en Gaza o en caso contrario habría “repercusiones”. Al Thani hablaba en conferencia de prensa junto al ministro de Exteriores turco, Hakan Fidan, quien por su parte acusó a Beniamin Netanyahu que pretender sumir Oriente Medio en una guerra “para permanecer en el poder”.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *