La pelota pasa de Xavi a Laporta, por Joan Josep Pallàs

Equipo
By Equipo
8 Min Read

La eliminación del FC Barcelona en manos del PSG no deja tras de sí un páramo emocional ni desperfectos irreparables como en otras ocasiones (léase la catástrofe de Lisboa). En los últimos meses ha brotado un proyecto de equipo que ha sido capaz de llegar hasta los cuartos de final de la Champions League y competir de igual a igual con sus adversarios, meta que se había planteado como objetivo al principio de la temporada y se veía imposible durante alguno de sus tramos. El final de la aventura europea tiene pues cierto sabor a inicio, y no estropear esa sensación es la obligación del club a partir de ahora. El balón que poseía Xavi está en el tejado de Laporta. La directiva debe mejorar las prestaciones futuras del equipo con una gestión que alberga dudas tanto económicas como de capacidad. Las decisiones tomadas durante estos tres años no han sido las mejores. La opacidad y la improvisación han pasado de preocupantes tics a patrones habituales de comportamiento.

Nuevo entrenador

Xavi Hernández no seguirá la próxima temporada. El club ya empieza a filtrar el nombre de Rafa Márquez como principal alternativa, una opción que genera poco entusiasmo entre la afición, pero cuyas ventajas para Laporta son obvias: bajo coste y buena sintonía con Deco, el director técnico que debe marcar la línea de las altas y las bajas. El mexicano, entrenador del Barça B, está hoy representado por Enrique Nieto, quien a su vez mantiene desde hace años una buena relación con el representante Jorge Mendes. Laporta ya dijo en campaña que es bueno tener contactos con los grandes agentes, y el portugués lo es. Muchas operaciones llevadas a cabo hasta ahora llevan su sello, por ejemplo las cesiones de João Cancelo y João Félix no pedidas pero aceptadas por Xavi. Otro agente que gravita alrededor de Laporta (gozó de cinco asientos en Montjuïc el martes) es Pini Zahavi. El israelí trajo a Lewandowski a Barcelona y tiene en su cartera a Hansi Flick. El técnico alemán ganó el triplete con el Bayern y tiene más edad (59) y currículum que Márquez (el filial blaugrana va segundo en su grupo de Primera Federación), pero comparte con el mexicano unas enormes ganas de venir. Los grandes entrenadores del mercado son inalcanzables económicamente. Xavi, por su parte, no ha cambiado su intención de irse.

La solución a día de hoy es Rafa Márquez, un entrenador de la cuerda de la cúpula y con poco coste

La temporada acabará en blanco si no se produce un milagro en la Liga, el banquillo le ha desgastado mucho y no está dispuesto a pasar por la experiencia del verano pasado: pidió a Zubimendi y a Bernardo Silva, y no le trajeron a ninguno tras tenerlos apalabrados personalmente. En invierno llegó Vitor Roque de la mano de André Cury, un intermediario que ha hecho carrera parasitando al Barça con la connivencia de sucesivas presidencias. Roque no ha jugado un solo minuto ni en octavos ni en cuartos de la Champions. Operaciones como las de Gündogan o Christensen, que llegaron a coste cero firmadas por Mateu Alemany y Jordi Cruyff, contrastan con esa gravosa excentricidad. A Mateu, por cierto, le comunicaron que lo echaban mientras presenciaba un entrenamiento. Jordi Cruyff tampoco está. Las formas no son el fuerte de esta junta: Paco Seirul·lo, una institución, fue también invitado a marcharse. El otro día presentó su libro y nadie del club acudió.

Araújo, en el escaparate

La situación económica del Barça no ha mejorado. Las palancas amortiguaron la caída pospandemia a costa de laminar el patrimonio de la entidad, pero no pueden aplicarse cada verano. La salida a bolsa de Barça Media que se vendió como garantía de flotabilidad es a día de hoy un yunque más atado a las tuercas de lo que queda de la caja fuerte, mientras el botín supuestamente multimillonario de la Superliga está en fase de retirada de cable, convertido hoy en un ino­portuno souvenir, recuerdo del golpe de Estado fallido impulsado contra la UEFA con un aliado antinatural: el Real Madrid. No es casual que expulsar al central del Barça salga gratis.

GRAFCAT2788. SANT JOAN DESPÍ (BARCELONA) (ESPAÑA), 15/04/2024.-El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta (d) saluda al técnico azulgrana, Xavi Hernández (i) al inicio del entrenamiento que realiza la plantilla barcelonista en la Ciudad Deportiva Joan Gamper para preparar el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones que disputarán mañana en el Estadio Olímpico Lluís Companys ante el Paris Saint-Germain.EFE/ Alberto Estévez

Xavi saluda a Joan Laporta el pasado lunes, un día antes del Barça-PSG

Alberto Estévez / EFE

La eliminación en la Champions ha supuesto la pérdida de 20 millones de beneficios, divididos entre el premio escabullido por no pasar a semifinales y la recaudación estimada del partido que no se jugará en Montjuïc. Solo se atisba una buena noticia de índole económica: el contrato con Nike. El viaje de uno de los altos ejecutivos de la empresa americana en el avión del Barça a París ya hacía presagiar una posible reconciliación. El contrato expira en el 2028, pero si se confirma una renegociación, equivaldría a una mejora de ingresos. De todas formas, la solución a los problemas más acuciantes ( fair play financiero) pasará por vender jugadores. Araújo, sin amortización, tiene una oferta del Bayern de Múnich que podría alcanzar los 80 millones. La campaña de desprestigio del mejor central corrector de la plantilla ya arrancó antes de su error ante el PSG, muy parecida a la que desde el club se promovió contra De Jong dos temporadas atrás. El neerlandés, cuyo rendimiento ha bajado desde entonces, volverá a estar en el escaparate, así como otros jugadores. La línea roja son los canteranos estrella, en especial Lamine Yamal, Cubarsí y Gavi.

El vestuario y Gündogan

La resistencia mental del vestuario después de la cruel manera de caer ante el PSG es una incógnita. Los jugadores tienen un clásico a la vuelta de la esquina que puede servir para echar la persiana de la temporada en caso de derrota (y de inaugurar a falta de seis partidos la insufrible rumorología) o de alargar la lucha por la Liga, aunque con opciones lejanas de conseguirla. En los malos momentos también se hace más difícil que unas declaraciones como las de Gündogan, recriminando públicamente la acción de Araújo en la expulsión como un error evitable, no dejen herida. El alemán deberá tomar la iniciativa de puertas adentro para que la cicatriz cierre cuanto antes mejor.

Lee también

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *