¿La próxima recesión se llama cambio climático?

Equipo
By Equipo
6 Min Read

Un total de 35.000 millones de euros. O lo que es lo mismo el 2,46% del PIB de España o el presupuesto anual del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (35.977 millones de euros) o tres veces el dinero disponible que tiene Margarita Robles para gestionar el Ministerio de Defensa de España (12.825 millones de euros) o los ingresos anuales de Inditex en 2022. Esta es la cifra que cada año se come el cambio climático de la economía mundial.

«Nuestro análisis muestra que el cambio climático causará daños económicos masivos en los próximos 25 años en casi todos los países del mundo», señala Leonie Wenz, autora de la investigación y miembro del Instituto de Potsdam para la investigación del impacto climático (PIK). La investigación, publicada este miércoles en la revista Nature, revela que los daños globales producidos por el cambio climático ascienden a los 38.000 millones de dólares, unos 35.000 millones de euros al cambio actual. Aunque la horquilla de pérdidas es más amplia y va desde los 18.000 millones de euros hasta los 55.500 millones hasta 2050. «Y afectará a la mayoría de las regiones del mundo», apuntan los investigadores.

Por países, las proyecciones señalan que la renta media per cápita en España podría llegar reducirse el 17,8% de aquí a mediados de siglo, en comparación con un escenario sin cambio climático. En Italia sería del 15%; Francia 13%; Alemania 11,1% y en Estados Unidos del 11,2%. Entre los países más afectados, Mauritania (26,4) o Sudán (26,2) y en el extremo opuesto Mongolia (1,1) o Noruega (1,4).

Sin embargo, la factura se eleva a medida que avanzan los años y se alcanza el final del S.XXI. Las pérdidas económicas serán un 60% mayores al llegar 2100 y afectarán, especialmente, al sur global. «Se prevé que los países menos responsables del cambio climático sufrirán una mayor pérdida», explica Wenz. Una realidad que ya es visible y es objeto de debate en cada reunión que tiene como centro de debate el impacto del cambio climático.

Pakistán es responsable de menos del 1% de los gases que calientan el planeta, según muestran los datos de la Unión Europea, pero es la octava nación más vulnerable a la crisis climática y está pagando un alto precio, no solo con vidas sino también con escuelas, casas y puentes destruidos. En 2022, unas inundaciones históricas dejaron a medio país sumergido bajo el agua con un coste de 10.000 millones de euros, según varias organizaciones no gubernamentales, y que suponen el 2,6% del total de su producto interior bruto.

«El pueblo de Pakistán está pagando el precio con sus vidas, sus medios de subsistencia por la industrialización de los países ricos que ha resultado en este cambio climático», denunció en 2022 el ejecutivo pakistaní. Este ejemplo no es el único, el Cuerno de África también tiene pérdidas millonarias por la sequía y muchos estados insulares del Pacífico han perdido hectáreas de cultivo por la subida del mar. Las proyecciones apuntan a que los menos responsables por el cambio climático sufrirán una pérdida de ingresos un 60% mayor que la de los países de mayores ingresos y un 40% mayor que la de los países con mayores emisiones. Además, también son los que tienen menos recursos para adaptarse a sus impactos.

Para ello, en la última cumbre del clima celebrada en Dubái (Emiratos Árabes Unidos), todos los países representados en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) acordaron por unanimidad poner en marcha un Fondo de Pérdidas y Daños para los países más afectados por los impactos del calentamiento global. Sin embargo, lo recaudado hasta el momento apenas llega al 0,2% del total. «Estos daños a corto plazo son el resultado de nuestras emisiones pasadas», alerta Wenz. «La temperatura del planeta sólo podrá estabilizarse si dejamos de quemar petróleo, gas y carbón», afirma Anders Levermann, jefe del Departamento de Investigación de Ciencias de la Complejidad del Instituto de Potsdam y coautor del estudio.

Share This Article
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *